Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mercado global del petróleo se estabilizará en 2017, según prevé Estados Unidos

Bolsamanía Bolsamanía 01/07/2016 Bolsamanía

El mercado global del petróleo se estabilizará en 2017, según prevé Estados Unidos. Esa es al menos la estimación del secretario de Energía de EEUU, Ernest Moniz, quien ha añadido que el mercado seguirá bien abastecido durante los dos próximos años.

En declaraciones recogidas por la agencia Reuters, y tras reunirse con el ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid al-Falih, Moniz ha explicado que tanto como EEUU como el principal productor del mundo anticipan que la oferta global de crudo excederá a la demanda a corto plazo. "A menos que haya grandes sorpresas todavía estamos en una situación donde la producción es mayor que la demanda. La brecha se está acortando a medida que la demanda global se desacelera", ha explicado Moniz.

"La afirmación (de Falih) es que probablemente se alcanzará un equilibrio en la oferta y la demanda a fines de este año. Esto es razonable, pero también podría ser el próximo año", ha señalado. Su previsión es que si el petróleo cotiza entre 50 y 60 dólares por barril, la producción de crudo aumentará de nuevo en EEUU. "Así que estructuralmente el mercado luce bastante bien abastecido, no hay razón para pensar que habrá grandes cambios en los próximos dos años", ha concluido Moniz.

EL CRUDO SIGUE SIENDO UN REFERENTE PARA LA ECONOMÍA MUNDIAL

El crudo sigue siendo un elemento básico para la economía mundial y un activo que vigilan muy de cerca todos los inversores, analistas, expertos y cualquier profesional de los mercados financieros. Sin embargo, la materia prima parece haberse estabilizado, al menos por ahora, aunque podría ser una tregua tras un 2015 y un primer trimestre en 2016 fatídicos para los productores y, en última instancia, para las bolsas.

A principios de año, era difícil encontrar un titular sobre bolsa que no mencionara el petróleo. El crudo recuperó la tendencia a la baja del pasado año y se desplomó hasta perder los 30 dólares, en mínimos de 12 años. A primera instancia, lo lógico es pensar que el crudo barato favorece a las economías desarrolladas que, como es el caso de la zona euro, son en general netamente importadoras de esta commodity. Sin embargo, el hundimiento de los precios pareció provocar una correlación temporal entre bolsas y petróleo.

De hecho, en febrero el desplome del petróleo dividió a inversores, economistas y analistas. ¿Es bueno o malo para las bolsas un crudo barato? Una de las conclusiones que parecieron aceptar todos los agentes del mercado es que la velocidad con que se produjo la correlación añadió incertidumbre sobre la economía mundial, que ya de por sí era elevada con la desaceleración de China y datos macro pobres en Estados Unidos después de que la Reserva Federal (Fed) subiera tipos en diciembre por primera vez en casi una década (25 puntos básicos más hasta el nivel de 0,25%-0,5%).

Otro elemento aceptado por muchos fue que las economías importadoras se vieron favorecidas por el beneficio producido por el petróleo barato. Sin embargo, en Capital Economics argumentan que “los costos de los productores han sido proporcionalmente mucho más grandes (con relación a sus ingresos) que los beneficios para los consumidores”. Además, en JP Morgan recuerdan que el peso del sector manufacturero respecto al de servicios es mucho mayor en los índices de renta variable que en el conjunto de la economía.

Aquellos mínimos de 12 años y previsiones de grandes bancos de inversión de que el petróleo podría caer hasta 20 dólares han quedado muy atrás. El crudo rebotó más de un 80% entre febrero y mayo, y desde entonces parece haberse estabilizado, más allá de movimientos abruptos puntuales, en el entorno de los 50 dólares. "Es un precio razonable tanto para los productores como para los demandantes, y ambas partes se sienten confortables con este nivel", explica Ramón Morell, analista de ETX Capital.

¿CUÁLES SERÁN LOS PRÓXIMOS PASOS EN EL MERCADO?

© Proporcionado por Bolsamanía

El último precedente de reunión de productores fue el encuentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) celebrado el pasado 2 de junio acabó sin acuerdo para congelar la producción de crudo o fijar algún tipo de techo, algo que preveía el mercado después del fracaso dos meses antes de la esperada reunión de Doha. Así, volvió a quedar latente el desencuentro de Arabia Saudí e Irán, dos países que hay que tener en cuenta que tienen posiciones encontradas en Oriente Medio.

El ejecutivo saudí ha asegurado en varias ocasiones estar dispuesto a congelar la producción, siempre y cuando lo haga también Irán, país que se niega ante su objetivo de recuperar la cuota de mercado perdida durante las sanciones y embargo petroleo de la Unión Europea y Estados Unidos, que estuvo vigente desde 2013 hasta el mes de enero de este año.

Lo que se preguntan ahora los expertos es si podría prolongarse el rebote reciente del petróleo. “Los precios del petróleo han repuntado debido a los recortes del gasto en capital que hemos visto en países ajenos a la OPEP, lo que ha golpeado a la oferta, mientras la demanda se está recuperando. En Estados Unidos el número de equipos para producir esquisto (crudo extraído con el fracking) se ha reducido un 80% desde 2014, con lo que el suministro en el país ha comenzado a declinar”, explica Bolsamanía el analista Nitesh Shah, de ETF Securities.

A estos niveles “aún puede haber elementos que impulsen los precios, como la presión sobre los pozos petroleros en Estados Unidos”, indica Shah. Además, en el caso de la OPEP, este experto recuerda que según cálculos de ETF Securities Arabia Saudí necesita un precio de 90 dólares por barril para alcanzar un equilibrio fiscal. Pese a ello, los precios por encima de los 100 dólares vistos en el pasado podrían ser una realidad muy lejana. “Tenemos dudas de que volvamos a verlos”, admite Nitesh Shah. “En su plan estratégico 'Visión 2030' Arabia Saudí ha anunciado que quiere reducir su dependencia del crudo. En el pasado ayudó a mantener los precios para impulsar los ingresos públicos. Con el cambio de estrategia del país y la falta general de cohesión en el resto de la OPEP, es difícil que el petróleo vuelva a los 100 dólares”.

Además, también hay predicciones de fuertes caídas. Los analistas de Morgan Stanley aseguran que podrían regresar los 30 dólares, aunque a corto plazo el repunte se extendería hasta los 65 dólares. Para estos expertos, los problemas en el suministro tras los incendios de Canadá, la abundancia de reservas de crudo en la OPEP y el freno a la caída de la producción vía fracking en Estados Unidos con precios de 50 dólares son argumentos suficientes para provocar un nuevo desplome como el del primer trimestre.

¿QUÉ DICE EL ANÁLISIS TÉCNICO?

"Técnicamente el crudo perforó a la baja a mediados de mes la impecable directriz alcista desde los mínimos del año, pero eso simplemente le resta momentum (o velocidad de crucero) a las subidas. Para nada estamos hablando de un cambio de tendencia más allá de caídas puntuales en los precios", explica José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía.

No obstante, "en el corto plazo deberemos vigilar la resistencia de los 51,24 dólares ya que por encima podría quedar confirmada una pequeña figura de vuelta en 'doble suelo' con objetivo de subida claramente por encima de los máximos del año. Por abajo, por el lado de los soportes, el más inmediato lo encontramos en los 46,69 dólares (mínimo de junio). Por debajo de este nivel no descartaríamos una visita a la media móvil simple de 200 sesiones (media de 200 sesiones), ahora en los 42,64 dólares", argumenta el experto.

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon