Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El ministro de Interior Jorge Fernández Díaz mantiene su agenda: informará de las votaciones la noche del 26J

Bolsamanía Bolsamanía 23/06/2016 Virginia Mora

El ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, sigue ajeno a la polémica que han desatado las grabaciones de sus encuentros con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso. Pese a los rumores que habían surgido en las últimas horas sobre una posible ausencia del ministro en la noche electoral de este domingo, parece que va a mantener su agenda y saldrá junto a la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, a informar de los resultados del 26J.

Así lo han confirmado a Bolsamanía fuentes del Ministerio de Interior. "Está previsto que el ministro del Interior comparezca en su habitual rueda de prensa del domingo a las 22:30h aproximadamente junto a la vicepresidenta, como viene siendo habitual en cada proceso electoral que organiza el Ministerio del Interior", han dicho las fuentes consultadas. Desmienten así los rumores que circulaban sobre la posible ausencia de Fernández Díaz por el asunto de las grabaciones.

La polémica se desató este martes, cuando Público dio a conocer una serie de grabaciones que se habían realizado de los encuentros que mantuvieron Fernández Díaz y De Alfonso en el despacho del ministro de Interior, en Madrid, antes de la consulta independentista que se celebró en Cataluña el 9 de noviembre de 2014. En ellas se podía oír al ministro insistir en que se debía encontrar algún dato comprometedor contra familiares y miembros de los principales partidos independentistas, ERC y CDC, con el objetivo, según este diario, de fabricar escándalos contra los dirigentes de estas formaciones.

Y ante el revuelo que se estaba formando, con los líderes de PSOE, Pedro Sánchez; Podemos, Pablo Iglesias; y Ciudadanos, Albert Rivera; pidiendo su dimisión, el ministro decidió comparecer ante los medios para dar su punto de vista. Lo hizo este miércoles, y criticó que algunos pidan su dimisión y den crédito a lo filtrado sin preguntar nada más. Estas grabaciones, aseguró, "se difunden de forma descontextualizada y a falta de unos días para las elecciones generales", lo que en su opinión revela que hay una clara "intencionalidad política" de hacerle daño a él y al Partido Popular a cuatro días del 26J. "Yo soy la víctima, esta es la auténtica conspiración", remarcó.

¿QUIÉN HIZO ESAS GRABACIONES?

Mucho insistió el ministro en su comparecencia en el hecho de que las reuniones que se habían grabado se habían desarrollado en su despacho y de forma privada, aunque no quiso señalar a nadie al ser preguntado quién pensaba que podría haberlas realizado. Se limitó a decir que ya había puesto el asunto en manos del comisario general de la Policía Judicial.

Precisamente, la Policía cree que la conversación entre el ministro y De Alfonso fue grabada por un móvil 'hackeado', aunque de momento no hay nada claro. Eso sí, el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña ya ha salido a decir que no fue él. "Acostumbro a dejar fuera de reuniones mi teléfono", dijo en una entrevista con La Sexta, donde insistió al ser preguntado al respecto: "Evidentemente, yo no he sido".

© Proporcionado por Bolsamanía

LAS CONSECUENCIAS DE LA GRABACIÓN

Abogados consultados por Bolsamanía han confirmado que la grabación y posterior difusión de los audios "sería constitutivo de delito, según el artículo 197 de Código Penal, si no las ha hecho uno de las dos personas que estaban en la conversación". En concreto, este artículo especifica que "el que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses".

Asimismo, destaca que "se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores" y que "será castigado con las penas de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses, el que, con conocimiento de su origen ilícito y sin haber tomado parte en su descubrimiento, realizare la conducta descrita en el párrafo anterior".

No obstante, destacan esas fuentes, si la conversación la ha grabado uno de los dos interlocutores "es legal". "Mas problema tiene el tema de la difusión, porque a pesar de que la grabación la haya hecho uno de los interlocutores, el hecho de cederla y difundirla puede ser constitutivo de delito".

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon