Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El moderado optimismo de Draghi mantiene al euro bajo presión

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 27/04/2017 Noemí Jansana

El euro ha caído a mínimos de la sesión por debajo de los 1,0880 dólares después del anuncio de tipos de interés y de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y aunque ha recuperado brevemente la franja de los 1,0900 dólares, la presión vendedora ha podido con la moneda única ante un Mario Draghi que no ha mandado un mensaje suficientemente optimista. El presidente del banco central ha reconocido que la economía de la Zona Euro va por buen camino, pero también ha señalado que ha habido debate en el Consejo sobre el balance de riesgos que hay en torno al crecimiento, "pero no respecto a la inflación".

"Los riesgos sobre las perspectivas económicas se inclinan a la baja", ha asegurado Draghi en su discurso, mientras la Eurozona "avanza hacia un nuevo equilibrio". "Al final, todos los miembros estuvieron de acuerdo con el lenguaje", ha agregado, a la vez que ha vuelto a pedir a los políticos que dirijan su política fiscal hacia el apoyo de la monetaria para fomentar el impulso del crecimiento económico y, en última instancia, el objetivo del BCE de acercar la inflación a medio plazo, aunque por debajo, del 2%.

El presidente del BCE ha recordado que las presiones sobre la inflación subyacente "siguen siendo moderadas". Así, mantiene el mensaje de que la política monetaria es necesaria para impulsar el IPC, ya que el repunte de principios de años respondió únicamente a efectos coyunturales que se debieron a la recuperación de los precios del petróleo.

EL EURO, ALCISTA

La 'moneda única' se había mantenido durante gran parte de la sesión por encima de los 1,0990 dólares, nivel que había logrado recuperar después del retroceso del miércoles, tras el anuncio de la esperada reforma fiscal de Donald Trump, que sacudió el mercado de las divisas y ofreció al dólar un renovado impulso comprador que lo llevó a apreciarse un 1% contra el euro, desde su peor precio en cinco meses alcanzado horas antes, en los 1,0950 dólares.

“Después del fuerte rally de inicios de semana, no nos esperábamos el agudo ‘pull-back' (retroceso) del miércoles que ha llevado al euro/dólar a recalar en el nivel de los 1,0855 dólares”, reconocen expertos de UOB Group. “En este punto, el declive se puede interpretar como parte de una fase de consolidación y no como el inicio de un giro bajista”, señalan estos analistas. Por el momento, “la fase de consolidación parece incompleta y esperamos que el euro se mantenga en rango entre los 1,0860 y los 1,0940 dólares”, indican desde el banco de inversión asiático.

Aún así, mantienen su visión alcista para la ‘moneda única' en el corto plazo, pese al agudo retroceso de la madrugada. En las últimas tres semanas el euro se ha apreciado contra el dólar casi un 4%, pasando desde los 1,0570 dólares hasta los 1,0950 dólares.“Los indicadores siguen mostrando señales alcistas y nos decantamos por un avance hasta los 1,1000 dólares”, afirman.

José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía apoya esta visión, aunque añade que para que se cumpla el escenario más probable, "una visita a la zona de los 1,1000 - 1,1030 dólares", el cruce no debería cerrar todavía el hueco alcista del lunes en los 1,0730 dólares.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pero según indican analistas Danske Bank no será hoy. Los economistas de la entidad danesa creen que el euro se mantendrá presionado ante todos sus rivales en la antesala del anuncio de política monetaria del BCE. “Esperamos que el discurso de Draghi reitere el compromiso de la entidad con los estímulos monetarios y despeje cualquier atisbo de duda sobre un cambio en sus política en el corto plazo”, señalan estos expertos.

EL DÓLAR MANTIENE SUS GANANCIAS CONTRA EL YEN

Al otro lado del Atlántico, el dólar ha ido perdiendo lustre en las últimas horas tras la reacción inicial al anuncio del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, sobre los recortes de impuestos de sociedades y la reforma de la Renta. “Los inversores se quedaron decepcionados, no hubo nada nuevo en las palabras de Mnuchin y, más importante, no se mostraron convencidos de que los recortes de impuestos no acaben por disparar el déficit o que impulsen realmente el crecimiento”, indica la fundadora de BK Asset Management, Kathy Lien.

“Muchos economistas coinciden en que es casi imposible que el plan propuesto sea neutral respecto a los ingresos, y por eso los “halcones del déficit' demócratas y republicanos se opondrán. Aunque creo que veremos algún tipo de recortes y reformas tributarias, no es probable que ocurra en agosto de este año y, por supuesto, no será de la magnitud esperada, lo que probablemente sea un factor negativo para el dólar y las acciones”, apunta Hussein Sayed, estratega de FXTM.

A estas horas, el dólar sólo mantiene parte de las ganancias contra el yen, con la divisa nipona deprimida alrededor de los 111,500 yenes, desde donde remonta hasta los 11,225 yenes, lejos ya de los 111,800 yenes alcanzados en la sesión del miércoles.

La otra noticia que afecta al 'billete verde' es que el dólar canadiense, que se desplomó hasta precios no vistos desde diciembre de 2016, más allá de las 1,36 unidades por cada ‘billete verde', el martes, se recupera después de que los ánimos se hayan calmado en torno al Tratado de Libre Comercio de Norte América (NAFTA por sus siglas en inglés) y ha avanzado un 0,6% en la pasada madrugada contra el dólar. El peso mexicano, por su parte, que se había depreciado hasta las 19,300 unidades, precios no vistos en casi un mes, se recupera un 1%.

La imposición de aranceles a las exportaciones de madera blanda de Canadá a EEUU volvió a disparar el miedo a que el presidente estadounidense respaldara con hechos las amenazas de la campaña electoral sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés). Justo cuando el frente con China parece calmado, el republicano ha vuelto a declarar que el acuerdo comercial con sus vecinos es “desastroso para EEUU” y ha amenazado con “acabar con él”, pero en un reciente comunicado la Casa Blanca ha tranquilizado a México y Canadá. No se pondrá fin al acuerdo de libre comercio por ahora, pero sí se empezará a renegociar en el futuro inmediato.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon