Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El opiáceo que mató a Prince es 25 veces más fuerte que la heroína

Bolsamanía Bolsamanía 03/06/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El opiáceo que mató a Prince es entre 25 y 50 veces más potente que la heroína. EEUU ya ha alertado contra el abuso de este tipo de opiáceo llamado Fentanyl que empezó a usarse en los años 60 como un anestésico intravenoso. Su consumo legal va en alza, en 2014 se prescribió 6,6 millones de veces, y también el ilegal.

Según El País, el informe toxicológico realizado sobre el cuerpo del artista revela una sobredosis accidental de este fármaco, que el artista se estaba autoadministrando. El fallecimiento pone sobre la mesa uno de los ángulos de la epidemia de heroína que castiga a Estados Unidos, el uso excesivo de opiáceos. El fentanyl, además, resulta entre 50 y 100 veces más potente que la morfina, según el Centro para la Prevención y Control de las Enfermedades.

Además, su consumo legal va en alza, en 2014 se prescribió 6,6 millones de veces y también el ilegal. La mezcla de analgesia y euforia que proporciona lleva a muchos a utilizarlo como sustituto de la heroína, pero es una alternativa pasada de revoluciones que lleva demasiadas veces a la muerte. Según la red de alertas de abusos de drogas, el número de emergencias relacionadas con el uso no médico del fentanyl pasó de 15.947 en 2007 a 20.034 en 2011, tal y como informa El País.

Muchos adictos, además, lo mezclan con la propia heroína para aumentar sus efectos de forma completamente kamikaze. Solo en Florida, en 2013, fue la causa de la muerte de 185 personas, un 36% más que en 2012. La agencia estadounidense contra la drogadicción advirtió el pasado mes de abril de que el fentanyl es potencialmente letal incluso a dosis muy bajas.

La muerte de Prince por sobredosis de opiáceos se suma a la de otras celebridades en Estados Unidos como la del actor Philip Seymour Hoffman hace dos años que se fue de este mundo con una jeringuilla clavada en el brazo, o a la de Heath Ledger en 2008, por una mezcla fatal de medicamentos. Y pone otra cara célebre en una plaga de abuso de sobredosis de opiáceos en 2014 acabó con la vida de casi 30.000 personas en Estados Unidos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon