Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Papa Francisco critica ante la ONU "el afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material"

Bolsamanía Bolsamanía 26/09/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

El Papa Francisco ha comparecido ante la ONU para advertir que la codicia está destruyendo los recursos naturales de la Tierra y agravando la pobreza. Ante los líderes mundiales ha condenado el ansia por bienes materiales y poder. También oró en el memorial dedicado a los muertos en los ataques del 11 de septiembre.El Sumo Pontífice argentino de 78 años también oró en el memorial dedicado a los muertos en los ataques del 11 de septiembre del 2001, en el que posiblemente ha sido el momento más solemne de su visita a Estados Unidos. Posteriormente fue aclamado por una multitud de fieles estimada en 80.000 personas mientras avanzaba en el papamóvil por el Central Park antes de dirigirse al famoso Madison Square Garden para presidir una misa ante unos 20.000 asistentes."La crisis ecológica junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad pueden poner el peligro la propia existencia humana"El líder espiritual de 1.200 millones de católicos criticó con dureza el grave pecado que supone la exclusión social y económica en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York. "Un afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material lleva tanto a abusar de los recursos materiales disponibles como a excluir a los débiles y con menos habilidades", dijo el Santo Padre.Francisco instó a que los líderes mundiales a que aseguren a su gente lo mínimo necesario para acceder a una vida digna. "Este mínimo absoluto tiene en lo material tres nombres: techo, trabajo y tierra; y un nombre en lo espiritual: libertad de espíritu, que compromete la libertad religiosa, el derecho a la educación y todos los otros derechos cívicos", sostuvo."La crisis ecológica junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad pueden poner el peligro la propia existencia humana", dijo Francisco, quien este año publicó la primera encíclica papal dedicada al medioambiente.El Papa subrayó la necesidad de "empeñarse por un mundo sin armas nucleares" y elogió el acuerdo alcanzado en julio por Estados Unidos y otras potencias mundiales para frenar el programa atómico de Irán como "prueba de las posibilidades de la buena voluntad política y del derecho, ejercidos con sinceridad, paciencia y constancia".El Sumo Pontífice también dijo que "los organismos financieros internacionales han de velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de éstos a sistemas crediticios que, lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia"."EL DOLOR AQUÍ ES PALPABLE"Después de su discurso, el Papa encabezó una oración con miembros de otros credos en el lugar de los ataques del 11 de septiembre de 2001 que destruyeron las Torres Gemelas y en los que murieron más de 3.000 personas."En las diferencias, en las discrepancias, es posible vivir un mundo de paz (...) Juntos hoy somos invitados a decir 'no' a todo intento uniformante y 'sí' a una diferencia aceptada y reconciliada", dijo Francisco en un emotivo discurso.Entre los asistentes al discurso del Papa estuvieron el presidente de Cuba, Raúl Castro, y Malala Yousafzai, la joven de 18 años que lucha por los derechos de las niñas a educarse, cuya presencia no pasó desapercibida.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon