Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El paro de la Eurozona se mantiene en el 9,5% y todavía no presiona la inflación (ni al BCE)

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 03/05/2017 Óscar Giménez

La tasa de paro de la Eurozona se situó en el 9,5% en marzo, en línea con el registro de febrero, según los datos publicados hoy por Eurostat. A la cola del área monetaria siguen ancladas Grecia (23,5%) y España (18,2%). El desempleo está en mínimos desde 2009, aunque por ahora no supone una presión adicional para la inflación y, por lo tanto, para el Banco Central Europeo (BCE).

Según la oficina estadística Eurostat, hay 19.716.000 personas sin trabajo y en búsqueda de un empleo en la Unión Europea, con una tasa de paro del 8%, y un total de 15.515.000 parados en la Eurozona, con una tasa de desempleo del 9,5%. Es decir, teniendo en cuenta la última Encuesta de Población Activa (EPA), que estimó el número de parados en el primer trimestre en un total de 4,2 millones de personas, más de uno de cada cuatro desempleados del área monetaria está en España.

La recuperación del empleo se muestra desigual en el conjunto del área monetaria, a pesar del impulso reciente de la economía española. Las tasas de paro de Grecia, España o Chipre (12,5% en este caso) contrastan con las de República Checa (3,2%), Alemania (3,9%) y Malta (4,1%).

© Proporcionado por Bolsamanía

Fuente: Eurostat

Las divergencias económicas del área monetaria se han convertido en un quebradero de cabeza para el banco central, aunque su presidente, Mario Draghi, recuerda que el mandato que tiene el BCE es de contribuir a mantener estable la inflación, por debajo pero cerca, en el 2% a medio plazo. Sin embargo, el escenario económico de Alemania de casi pleno empleo e IPC cerca de los dos puntos porcentuales, en año electoral, alimenta las presiones sobre el banquero italiano y sus compañeros en el Consejo de Gobierno.

De hecho, si se calculara la Regla de Taylor en Europa, ahondaría en esta brecha. La ecuación matemática usada en el pasado por la Reserva Federal (Fed) al conjugar empleo e inflación (el BCE sólo persigue controlar el IPC) arroja un resultado hipotético del 3,5% como tipo de interés objetivo en Alemania y del 0% en el conjunto de la Zona Euro, según las estimaciones de Jaume Puig, gerente general de GVC Gaesco.

Por otro lado, la evolución del IPC, que en abril se situó en el 1,2% interanual, aleja la posibilidad de que el paro haya alcanzado la tasa NAIRU (tasa de desempleo no aceleradora de la inflación, por sus siglas en inglés), a partir de la cual se estima que el bajo nivel de desempleo impulsa el crecimiento de los precios. "No tenemos una estimación de la NAIRU por el momento. Basamos nuestros cálculos en una variedad de indicadores, por lo que en este sentido evitamos la trampa de estar vinculados a un número preciso que depende de una variedad de factores, y usamos una gama bastante amplia de datos para formular nuestras políticas", afirmó al respecto la semana pasada Mario Draghi, tras la reunión del BCE, en un discurso en el que admitió que "la recuperación es más sólida" pero que no hay señales de presiones inflacionistas.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon