Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El petróleo se hunde un 3% tras la negativa a congelar la producción en la reunión de Doha

Bolsamanía Bolsamanía 18/04/2016 Óscar Giménez

El petróleo cotiza con fuertes caídas este lunes, un día después de la reunión de Doha, en la que los grandes productores no alcanzaron un acuerdo después de que Arabia Saudí rompiera las negociaciones al supeditar cualquier pacto por congelar la producción a que también lo hiciera Irán.

El barril tipo Brent, referencia en Europa, cae en torno a un 2,7% hasta los 41,9 dólares, mientras que el West Texas, referencia en Estados Unidos, se deja un 3,3% hasta los 39 dólares, hacia las 10:50 horas. La commodity ha llegado a dejarse más de un 7% durante la madrugada. Los precios habían rebotado hasta superar holgadamente los 40 dólares desde los mínimos de 12 años marcados en enero, pero aún son inferiores en un 60% al pico de 2014, por encima de los 100 dólares.

Este brusco movimiento a la baja se produce tras la esperada reunión de Doha. Recordemos que en febrero Arabia Saudí, Rusia, Qatar y Venezuela habían llegado a un acuerdo para congelar la producción en los niveles de enero, y después habían tratado de que el resto de productores también se adhiriera a este pacto para impulsar los precios.

Como resultado de ello, se producía este domingo una reunión en Qatar entre al menos 18 productores que copan más del 70% de la producción mundial. Sin embargo, aunque las primeras informaciones apuntaban a que había buena predisposición por llegar a un acuerdo, finalmente Arabia Saudí lo bloqueó ya que, según Bloomberg, impuso que Irán debía también aceptar las mismas condiciones que el resto de países.

Horas antes de confirmarse la noticia, el emisario de Arabia Saudí aseguró que para llegar a un acuerdo sería necesaria la negociación con todos los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), incluyendo a Irán, quien se había negado a rebajar la producción existente. Finalmente ha sido así y Arabia Saudí se ha levantado de la mesa.

IRÁN YA SE HABÍA NEGADO PREVIAMENTE

© Proporcionado por Bolsamanía

Aunque Arabia Saudí se negó a cualquier acuerdo señalando a Irán, que finalmente no acudió a Doha ni como 'oyente', lo cierto es que el Gobierno persa ha manifestado reiteradamente su negativa a participar en un pacto de este tipo, con lo que no es ninguna novedad su postura.

Las demandas de estos países son “poco realistas”, aseguró en febrero el ministro de Petróleo de Irán, Bijan Namdar Zanganeh. "Es muy ridículo, ellos vienen con la propuesta sobre la congelación de la producción de petróleo y piden que se haga con sus 10 millones de barriles producidos al día (dato de Arabia Saudí), mientras Irán está con un millón de barriles al día", insistió el ministro, que defendió así la idea de su Gobierno de aumentar la producción. "Si la producción de Irán cae, se verá sobrepasada considerablemente por los países vecinos", añade.

Desde Rusia hubo sorpresa ante el resultado de la reunión de este domingo y la actitud de Arabia Saudí. "Había un proyecto de acuerdo el sábado, pero algunos países cambiaron su posición durante la cumbre, lo que llevó a calientes discusiones", señaló el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, en una rueda de prensa posterior que recoge Bloomberg. "La puerta no está cerrada a un futuro acuerdo, pero Rusia no va a ser tan optimista como antes", añadió.

¿QUÉ ESPERAN LOS EXPERTOS AHORA DEL PETRÓLEO?

"La incapacidad de los productores de petróleo para llegar a un acuerdo, o incluso a algún tipo de compromiso sobre la producción, dice mucho. Con esto fuera de la mesa, al menos hasta la próxima reunión de la OPEP y posiblemente más allá, me cuesta ver algo que pueda apoyar a los precios, incluso teniendo en cuenta esta ola de ventas", señala Craig Erlam, analista de Oanda. "La disminución de la producción de Estados Unidos podría ayudar a los precios en algún momento, pero si se toma en cuenta la intención de Irán de volver a los niveles anteriores a las sanciones (de Europa y Estados Unidos por su programa nuclear, y que se levantaron en enero), esto podría compensar cualquier reducción de Estados Unidos", añade el experto.

El problema para los precios del petróleo ha sido la oferta y no la demanda. Hay un exceso de oferta de 1,7 millones de barriles diarios, y aún con congelación de la producción (algo que finalmente no ha sucedido), seguirá habiendo este exceso. Además, países como Irán o Libia no van a participar en un acuerdo de este tipo”, opina Manuel Arroyo, director de Estrategia de JPMorgan Asset Management España.

Además, recuerda que los inventarios están en máximos históricos, un problema para la cotización del crudo que seguiría presente. "A corto plazo habrá presiones a la baja. A medio plazo y a largo plazo el precio no es sostenible y debería subir, como también el níquel, el cobre y otras materias primas", agrega Arroyo.

Así, cree que estas presiones están haciendo que la mayoría de países productores sufran salida de reservas y tengan que vender activos de sus fondos soberanos. "Necesitan 40 dólares como precio de equilibrio", y señala también una proyección de que Estados Unidos pasará de producir nueve millones a siete millones de barriles diarios en promedio el próximo año. "Será entonces cuando habrá recuperación de los precios, pero a corto plazo queda mucha incertidumbre".

ANÁLISIS TÉCNICO

"Desde los máximos de la semana pasada el petróleo acumula una caída del 10%, pero desde los mínimos anuales ($27,10) el crudo experimenta un rebote del 51%", resume José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía.

"Insisto, hay que ver siempre las cosas en perspectiva para poder “ver mejor el bosque” y para ello no hay nada como un gráfico semanal. La caída de las últimas sesiones era de esperar que se produjera más pronto que tarde, independientemente del resultado de la reunión de la OPEP en Doha este domingo", añade el experto. "Ya saben: a toda gran subida (acción) más tarde o más temprano le corresponde su fase de corrección o ajuste proporcional (fase de reacción). Simplemente el mercado ya tiene la “excusa” perfecta para iniciar la corrección".

Ahora bien, prosigue el experto, "tenemos toda la semana por delante para ver en qué acaba la cosa pero es cierto que una caída hacia los $40 encajaría a la perfección dentro del típico throw back hacia la nueva zona de soporte, antes importante resistencia. Con todo y con eso todavía queda mucha tela que cortar, pues figura de vuelta como tal no tenemos. Todo llegará".

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon