Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El precio de la electricidad en máximos de tres años por la ola de frío

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 18/01/2017 Pablo Gallén

La ola de frío que azota estos días a España ya está dejando las primeras consecuencias en el bolsillo de muchos ciudadanos: el precio mayorista de la electricidad se situará este miércoles en 78,83 euros por megavatio hora (Mwh), un máximo al que no llegaba desde diciembre de 2013, cuando alcanzó los 93,11 euros, y lejos de los 64,23 euros de media que marcó en el inicio del año pasado. En concreto, cerca de un 24% más respecto a enero de 2016.

Pero no es el primer repunte de precios que se ve en lo que llevamos de 2017, si no que es una tendencia que se alarga desde diciembre, mes en el que el megavatio ya sufrió un aumento desde el entorno de los 40 euros por megavatio/hora a los 60 euros. Un hecho que hizo que el presidente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, avanzase que el regulador estudiaría la “inquietante” subida del coste mayorista de la luz.

Competencia todavía no ha dado respuesta a ese estudio, pero todos los expertos apuntan que el alza de precios se debe al aumento de la demanda de los consumidores para intentar paliar los efectos del frío, al parón de las renovables durante buena parte del inicio del año y el alza de los precios en el mercado de futuros del carbón y el gas natural, empujados por la mayor compra que están haciendo el resto de países europeos.

El freno de las energías limpias se debe al anticiclón que a principios del año 2017 afectó a España, un tiempo marcado por las escasas lluvias, viento y sol, que frenaron a la energía hidráulica, la eólica y la solar, respectivamente. La eólica representó en enero de 2016 una generación eléctrica del 26,9% frente al 18,7% de este año y la hidráulica del 15,4% ha pasado a un 7,3%, según los datos de Red Eléctrica de España.

Además de estos factores, los expertos consultados por Bolsamanía también apuntan a otras razones propias del mercado eléctrico ibérico. “El gran parón nuclear de Francia, ha hecho que nuestro país vecino haya importado mucha energía de España y Portugal y esto se note también en esa subida”, explica Jordi Dolader, vicepresidente de la Asociación Electrotécnica Española.

© Proporcionado por Bolsamanía

En el caso de la interconexión con Francia, la tendencia se mantiene en este inicio de año con valores de exportación de 2.300 MW frente a los 2.500 MW en sentido importador de hace un año, lo que representa un efecto neto de 4.800 MW de demanda extra en España respecto a enero del año pasado, el equivalente a la producción de cinco centrales nucleares o diez centrales de gas, según recoge Europa Press.

Precisamente, los costes de producción de las centrales térmicas de gas y carbón también se han incrementado, por el precio que ambas materias primas marcan en el mercado de futuros: el gas natural ha subido cerca de un 65% respecto a enero de 2016 y el carbón un 50%. Además su uso ha pasado a ser mucho más importante en la estructura de la generación eléctrica en lo que llevamos de enero: el carbón es el líder, junto a la energía nuclear, de la generación eléctrica en lo que llevamos de año en España con un 22,3% en el 'mix' y el ciclo combinado del gas también se sitúa entre las fuentes más usadas.

A estos precios marcados por el mercado de futuros de Wall Street, hay que sumarle los problemas que se han dado en el suministro en el gas argelino que llega a nuestro país. “En las primeras semana de enero, ha habido problemas técnicos en algunos buques argelinos, pero los suministros están cubiertos por las plantas regasificadoras y los almacenes subterráneos y ya se están resolviendo todas las incidencias”, remarcan fuentes conocedoras del sector.

UN 35% EN EL RECIBO DE LA LUZ

Cabe recordar, que el precio del mercado mayorista, conocido como ‘pool', tiene un peso sobre el recibo final de la luz cercano al 35%. En los 18 primeros días del año este precio marca unos precios un 117% superiores a los mismos días de 2016. El resto del recibo corresponde a los peajes que marca el Ministerio de Energía en un 40% y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto especial sobre la electricidad. El Gobierno ha congelado para 2017 estos impuestos, para intentar paliar problemáticas como la pobreza energética.

Para encontrar un precio tan alto como el de este miércoles hay que recapitular hasta el 8 de diciembre de 2013, cuando se alcanzaron los 93,11 euros, precio máximo del mercado hasta la fecha. Tras la escalada de precios durante aquel mes, el Gobierno decidió suspender el anterior sistema de subasta eléctrica (Cesur) y sustituirlo por el actual, en el que la tarifa deja de consistir en un precio trimestral y queda referenciada al precio de cada hora en el mercado.

Los precios diarios del mercado mayorista se fijan con un día antes, alrededor del mediodía por el operador del sistema ibérico Omie. El ‘pool' funciona de forma marginalista, de modo que las tecnologías entran por orden de coste y la última de ellas en participar, la más cara, marca el precio para el resto. “El principal problema y la base de todo es la propia regulación del mercado, partimos de un error de diseño. En momentos en los que el gas natural y el carbón están a precios muy altos, el precio mayorista de la electricidad incrementa”, critica Jorge Morales de Labra, director general de la compañía eléctrica Geoatlanter.

Morales de Labra carga, además, contra el Gobierno por vetar una proposición de ley de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados que buscaba el fomento del autoconsumo eléctrico, una medida que podría beneficiar a muchos consumidores particulares por el uso de las energías renovables en el ámbito doméstico. “La Secretaría de Estado de Energía vetó en octubre la propuesta porque significaba una menor recaudación tributaria en materia de impuestos, el Gobierno de Rajoy pone por delante los ingresos del Estado a que los ciudadanos paguen menos por su electricidad”. El informe presentado por la Secretaría de Estado de Energía, en el momento en el que la ocupaba Alberto Nadal, calcula el impacto económico de la medida en 235 millones de euros.

El precio mayorista de la electricidad seguirá alto al menos hasta que pase la ola de frío prevista hasta el sábado, pero todo apunta que el día más frío será este miércoles. En un escenario así, los consumidores poco pueden hacer para intentar ahorrar en el recibo de la luz, en 2016 su precio subió un 3,7% y el inicio del año no ha querido ser menos.

MÁS EN MSN

-¿Cuánto vale el dinero?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon