Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El PSC y el PSOE se curan la resaca de la investidura revisando su relación

Bolsamanía Bolsamanía 31/10/2016 Bolsamanía

La votación de la investidura de Mariano Rajoy tuvo 15 protagonistas, además del propio presidente del Gobierno. Los diputados del PSOE y del PSC que decidieron romper la disciplina de voto podrían ser sancionados por el partido pero, además, la desobediencia de los socialistas catalanes podría cambiar sustancialmente las relaciones con el PSOE.

Los protocolos que fijan las relaciones del partido con la federación catalana se marcaron hace 40 años y mientras nadie cree que la desobediencia de los siete parlamentarios del PSC acabe en ruptura, sí se especula con una revisión de esta relación.

El llamado Pacto de Abril derivó en la creación del PSC, que tendría soberanía y autonomía para tomar sus propias decisiones pero está federado a la organización estatal. Tanto el PSOE como la federación han puesto en cuarentena las normas que regulan cómo se articula su vínculo y de un lado y otro se han alzado voces que piden cambios.

© Proporcionado por Bolsamanía

El partido catalán se enfrenta el 4, 5 y 6 de noviembre a su Congreso con la mirada puesta en la revisión de este acuerdo y busca inspiración en otras federaciones europeas para proponer un nuevo acuerdo marco entre ambas organizaciones. Explica El Periódico que el primer secretario de PSC, Miguel Iceta, podría tomar como referencia la coalición que forman la CDU y la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU). Para Iceta sería una salida a la falta de encaje con el PSOE, fundamentalmente por la cuestión catalana.

Desde la gestora del PSOE, una corriente propone excluir los socialistas catalanes de la elección del secretario general del PSOE, según explica El País. Sin embargo, el rotativo aclara que esperarán a tomar cualquier decisión a los resultados del Congreso del PSC.

ABANDONO DE LA VÍA CANADIENSE

Entretanto, ya se han desvelado algunos de los contenidos del Congreso del PSC que se antojan una oferta de “pipa de la paz”, como la exclusión de la vía canadiense de Miguel Iceta.

La propuesta de referéndum, que había lanzado el primer secretario, y que había suscitado fuertes críticas en el último consejo nacional, debía convertirse en una suerte de plan B de la formación, siempre que la principal apuesta del socialismo, la reforma federal de la Constitución, fuera rechazada o no llegara a buen puerto, explica El Punt.

Sin embargo, los socialistas catalanes no se han adherido de manera mayoritaria a esta opción y finalmente ha acabado siendo retirada de la ponencia marco del Congreso, según ha adelantado este rotativo.

Sin duda, este movimiento será tomado como un guiño al PSOE para calmar los ánimos después de la reciente tormenta. No obstante, otra cuestión que se debatirá en el cónclave será una posible alianza con los comunes en Cataluña, que derive en una coalición electoral con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Esta opción, sin lugar a dudas tensará los ánimos en Ferraz, especialmente entre los partidarios de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que no es favorable a un acercamiento con los socios de Podemos en Cataluña.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon