Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El rompecabezas al que se enfrenta el Rey

Bolsamanía Bolsamanía 19/02/2016

© Proporcionado por Bolsamanía Las dificultades que rodean la investidura de Pedro Sánchez, quien tiene muy complicado salir elegido tras el debate que se iniciará el próximo 2 de marzo, han hecho que muchos empiecen a pensar en qué pasaría si finalmente el socialista fracasa. En realidad la Constitución no aclara los pasos que habría que dar en este supuesto, ya que sería la primera vez que ocurre en la historia de la democracia española, por lo que el Rey Felipe VI tiene ante sí un complicado rompecabezas.

Sea como sea, desde Casa Real han sido claros con una cosa: el Rey no propondrá otro candidato a menos que tenga las garantías suficientes para ser investido. Y por ahora, el único escenario es el que se inició el 2 de febrero cuando el presidente del Congreso, Patxi López, comunicó que Felipe VI había propuesto a Pedro Sánchez intentar la investidura.

"Ahora mismo el trabajo es parlamentario. El único escenario es que Pedro Sánchez tiene un encargo. El presidente del Congreso comunicará al Rey el resultado y entonces se darán los siguientes pasos si son necesarios", han explicado fuentes de Zarzuela a Bolsamanía.

En Casa Real no quieren, de momento, pensar en otro escenario, aunque si el líder del PSOE no logra la investidura habrá que poner en marcha un nuevo proceso. En este caso, recoge El Mundo, sería el Rey el que debería tomar la iniciativa y aunque nada impediría que el líder socialista pudiera someterse a un nuevo examen, lo cierto es que para ello sería necesario que Felipe VI le designara como candidato de nuevo.

¿QUÉ HARÍA EL REY?

Existe un 'vacío constitucional' que el Rey debería sortear con cuidado. Es por ello que los juristas coinciden en señalar que, ante esta situación, lo mejor que podría hacer el monarca, dado el bloqueo entre las fuerzas parlamentarias decisivas, sería dejar pasar el tiempo para dar a los partidos la oportunidad de proseguir con sus contactos y negociaciones en la busca de consenso en torno a un candidato.

Asimismo, estas fuentes destacan que no serviría de mucho iniciar una tercera ronda de contactos precisamente por la distancia entre los partidos que habría impedido la investidura de Sánchez. El Rey esperaría a que un candidato acudiese con los apoyos claros y, si ninguno lo consigue, convocaría la tercera ronda antes del 3 de mayo, fecha en que expira el plazo de dos meses tras la primera votación de investidura y que supondría la disolución inmediata de las Cortes y la convocatoria de unas nuevas elecciones.

En esta tercera ronda se constataría con los representantes de las fuerzas políticas el hecho de que ningún candidato obtendría la confianza del Congreso para formar Gobierno. No obstante, si algún candidato logra los apoyos suficientes y se presenta con ellos ante el Rey, las cosas podrían cambiar: el monarca le propondría y se llevaría a cabo una nueva votación de investidura antes de que expire el plazo. Se trata de 'futuribles' en los que Casa Real no quiere entrar, pero lo cierto es que todos, partidos y ciudadanos, se preparan ya para cualquier escenario.

El monarca sigue con su agenda

Mientras tanto, el Rey Felipe VI sigue con su agenda y este viernes ha inaugurado la segunda sesión plenaria del Consejo Iberoamericano para la Productividad y la Competitividad (CIPC) que se está desarrollando en Madrid. El CIPC se constituyó el año pasado en México para impulsar la productividad en los distintos países iberoamericanos, así como para disminuir las disparidades sociales, extender la igualdad de oportunidades y aumentar los niveles de bienestar de todas sus poblaciones, recoge Europa Press.

La sesión inaugural corrió a cargo del presidente del Consejo Iberoamericano, Enrique Iglesias, y del presidente del Consejo Empresarial para la Competitividad, César Alierta. La iniciativa de constituir el CIPC correspondió al Consejo Empresarial para la Competitividad español, a OCDE, al Banco Interamericano de Desarrollo y a la Corporación Andina de Fomento-Banco de Desarrollo de América Latina. A ellos se sumaron cuarenta empresas transnacionales del espacio iberoamericano.

La sesión plenaria se articulará sobre cuatro grandes paneles, centrados en la cooperación empresarial para la productividad en América Latina y Europa, la evaluación de políticas públicas desde la perspectiva de la productividad, la formalización del empleo y la actividad productiva para aumentar la productividad y la situación y perspectivas de la economía y productividad en España.

MÁS EN MSN

-Sexo, comisiones y extorsión: las cintas que sobrecogen al PPV

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon