Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En nota electoral | El hundimiento de Mas

Bolsamanía Bolsamanía 30/11/2015 redaccion@webfg.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Haciendo incluso abstracción del nuevo rechazo de la CUP a Artur Mas, que lo convierte en un cadáver político (más por el hecho de que siga implorando el apoyo de los radicales que porque no se lo den), es evidente que la causa del independentismo a las bravas que han defendido ERC y CDC se está deteriorando precipitadamente en Cataluña, impulsada por la declaración de insurgencia del Parlamento de Cataluña, que ha sacado a las instituciones autonómicas del mapa democrático europeo: gran parte de la sociedad catalana no acepta ni aceptará la ocurrencia de que la independencia puede lograrse con un respaldo electoral de menos del 50% y por el curioso procedimiento de declarar caducada la legalidad vigente.El 49,5% de los electores y cerca del 40% de los votantes de Mas optan por volver a las urnas antes que por pactar con la CUP; el 49,5% del electorado cree que Mas debería explorar acuerdos con fuerzas no independentistasEsta nueva realidad se palpa claramente pulsando las distintas circulaciones políticas y sociales catalanas, y se desprende con toda claridad de la completa encuesta de Feedback que ‘La Vanguardia’ empezó a publicar ayer y concluye hoy. Los principales datos que derivan del sondeo son estos: el 49,5% de los electores y cerca del 40% de los votantes de Mas optan por volver a las urnas antes que por pactar con la CUP; el 49,5% del electorado cree que Mas debería explorar acuerdos con fuerzas no independentistas antes de convocar nuevas elecciones, frente al 44,9% que piensa que no; el 60,5% de los electores no comparte la declaración de ‘desconexión’ aprobada por el parlament (frente al 37,2%); el 61,5% piensa que Mas ha cedido demasiado a la CUP para intentar ser de nuevo presidente; el 49,4% de los catalanes piensa que una reforma de la Constitución mejoraría el encaje entre Cataluña y España; el 55% cree que la independencia de Cataluña no es viable después de los resultados del 27S (frente al 41,3%); el 78,8% de los catalanes desearía un referéndum para decidir sobre la independencia pero el 49,7% se pronunciaría en contra frente al 45,5% que lo haría a favor. Finalmente, el 32% de los catalanes piensa que el conflicto actual terminará en una mejor financiación para Cataluña y un reconocimiento de la identidad cultural (el 31,7% cree que el proceso soberanista concluirá en un enfrentamiento permanente entre Madrid y Barcelona; el 14,9% piensa que desembocará en un nueva negociación sobre el encaje de Cataluña en España y sólo un 14% piensa que terminará en una declaración de independencia). Como trasfondo de todo ello, la encuesta registra un dato objetivo, no político, que resulta revelador: a la pregunta ¿en qué lengua habla habitualmente en su casa, el 39,4% afirma que mayoritariamente en catalán y el 25% que mayoritariamente en castellano, mientras que el 35,4% asegura que en castellano y en catalán indistintamente.Con estos datos en la mano, se entiende perfectamente que las previsiones electorales del 20D en Cataluña sean malas para el independentismo (la CUP no se presenta): C’s ganaría con el 17,7% de los votos, seguido de ERC con el 17,4%, del PSC con el 16,5% y de ‘Democracia y Llibertad’, el nuevo nombre de CDC, con el 16%. Los cuatro, con 9 diputados cada uno. La formación de Artur Mas ya ha caído en el agujero de la irrelevancia. Es hora de que, tras el 20D, comiencen las negociaciones, previas al pacto de convivencia que reclama la sociedad catalana.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon