Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Errores habituales que impiden perder peso en el gimnasio

Bolsamanía Bolsamanía 19/03/2016 Bolsamanía

Comienza la primavera y con ella las intenciones de adelgazar de cara a la conocida como 'Operación Bikini', sin embargo, nos apuntamos al gimnasio y no perdemos el peso deseado y, a veces, incluso lo ganamos ¿Cuál es el error?

Según una lista hecha por El País, te contamos los diez fallos más comunes en el gimnasio, que frenan nuestra evolución física.

1. La primera de ellas es pagar por adelantado en el centro deportivo. “Antes de decidir si se queda o no en el gimnasio que ha legido, hay que informarse sobre el plan de entrenamientos que le van a proponer, si será atendido periódicamente por un entrenador y las fechas en que podrá evaluarlo. Debemos elegir un centro que esté cerca de nuestro lugar de trabajo o residencia, si no queremos abandonar a la primera de cambio", advierte Cristian García, director técnico del centro de electro-fitness y fisioterapia BodyOn

2. Pensar que en unas semanas veremos resultados sorprendentes es erróneo. Una pérdida de peso inmediata genera frustración porque no se conseguirá en un corto periodo de tiempo. Además, "el cuerpo necesita tiempo para adaptar los estímulos que le damos con el entrenamiento para que se produzcan mejoras, y con esa mentalidad nos vamos a desmotivar rápido, al no ver los resultados esperados. Los efectos se observan por trimestre (serán significativos) y dependen del nivel de condición física que ya tuviera anteriormente", Asegura Ángel Merchán, director de la empresa de entrenamiento personal Homewellness

3. No ser constantes y entrenar menos de dos días a la semana. Se trata de ser regulares en el ejercicio. Beatriz Solís, entrenadora de fitness y gerente de uno de los gimnasios femeninos de la cadenaCurves, confirma que la constancia y los buenos hábitos son la clave. "En nuestros centros recomendamos 30 minutos 3 veces por semana. Se necesitan de 10 a 12 semanas para crear un hábito y, a partir de ahí mantenerlo: esa es la clave del éxito".

4. Limitarse a hacer abdominales para lograr un vientre plano. “Ejercitar una zona determinada no ayuda a perder grasa de esa zona en concreto. Se consigue mejorar el tono general y su fuerza. Afinar el abdomen depende fundamentalmente de la pérdida de grasa, y para ello hay que realizar un entrenamiento enfocado al gasto calórico y combinarlo con una alimentación adecuada que genere un cierto déficit calórico, es decir, gastar más calorías de las que ingerimos”, asegura dice Ángel Merchán.

TAMBIÉN HAY QUE RECURRIR A LAS PESAS

5. Comer lo que le dicte su entrenador personal o dietista debe ser un mandamiento y no se debe obviar. "Debemos mantener siempre una dieta equilibrada, variada y hacer cinco comidas al día. Todos sabemos cuáles son los alimentos que no nos convienen (azúcares, grasas malas, alcohol…)”, advierte Beatriz Solís.

6. Hacer caso omiso a las pesas: Ángel Merchán afirma que en procesos de pérdida de peso, además del entrenamiento cardiovascular para quemar calorías y la alimentación adecuada, se requiere de entrenamiento de fuerza para mejorar la masa muscular y contribuir al déficit calórico.

7. Sobrevalorar su fuerza. “El peso que movemos debe estar adaptado a nuestra fuerza, de manera que podamos ejecutar el ejercicio de forma técnicamente correcta. Retorcerse en la máquina o con las pesas solo aumenta el riesgo de lesión sin conseguir un mejor resultado", alerta Ángel Merchán.

8. Mantener la misma intensidad en la bicicleta durante 40 minutos es un error, debe haber cambios de ritmo. Como narra Ángel Merchán a El País, el entrenamiento continuo tiene menos efectividad que si se hacen cambios de ritmo o sprints, en relación con la pérdida de grasa.

© Proporcionado por Bolsamanía

9. Estiramientos ¿cuándo?. Se recomienda realizar estiramientos manteniendo la posición de tensión durante 20 segundos sin hacer rebotes. Tal y como indica Ángel Merchán, “Los estiramientos ayudan a aliviar la tensión muscular, mejoran la movilidad a largo plazo y permiten que la musculatura se regenere más rápidamente.

10. Practicar siempre la misma rutina y no descansar. Un error muy común es mantener la misma rutina de entrenamiento durante demasiado tiempo. En opinión de Ángel, el cuerpo se adapta y deja de provocar mejoras. "Debemos variar el entrenamiento cada cuatro o seis semanas como máximo”, explica a El País.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon