Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

España lo necesita: los seis desafíos económicos que deberá resolver el próximo Gobierno

Bolsamanía Bolsamanía 02/08/2016 Óscar Giménez

La XII Legislatura de la democracia ya está en marcha, pero sin rumbo fijo. Las urnas han vuelto a dejar un parlamento fragmentado en el que cualquier investidura necesitará del apoyo a la vez del PP y del PSOE, o de al menos tres fuerzas políticas. La incertidumbre se ha enquistado tras dos convocatorias a las urnas, y no se puede descartar una tercera mientras los desafíos en política económica son cada vez más acuciantes.

Las alarmas saltaron con el proceso sancionador que inició el grupo de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (EcoFin) contra España y Portugal por incumplir el déficit del pasado año, lo que pudo acarrear una multa de hasta el 0,2% del PIB. Y esto se traduce en el caso español de algo más de 2.000 millones de euros como máximo. Aunque al final sólo ha habido rapapolvo y dos años de margen.

El sobresalto no llegó por lo sorprendente de la noticia, que se esperaba desde tiempo atrás, sino porque venía a poner el foco en la incertidumbre política y en la falta de timón en la política económica. Y mientras, las estadísticas de la Seguridad Social y de la Encuesta de Población Activa (EPA) vienen a reflejar que hay cierta mejora en el mercado laboral, pero aún con un paro por encima del 20% y una preocupante temporalidad en los nuevos contratos. Así, los economistas llaman a la “responsabilidad política” y a la “altura de miras”, frases muy repetidas por los políticos en los últimos meses, para acometer estos seis retos:

1. EMPLEO

No es el tema más urgente en plazos pero quizás el más importante, o al menos el que más sufre la ciudadanía. La última Encuesta de Población Activa (EPA) del INE refleja un descenso del paro en 216.700 personas en el segundo trimestre, hasta un total de 4,57 millones de desempleados, el dato más bajo desde 2009, con una tasa de paro del 20%, la más reducida desde 2010. Pero la creación de empleo se ha ralentizado respecto a los dos últimos años, especialmente en los sectores más vinculados a las decisiones políticas como son la construcción y la industria por las adjudicaciones, pedidos y regulaciones. Además, aún 1,5 millones de familias tienen a todos sus miembros en paro.

A corto plazo, la coordinadora del Servicio de Estudios del IEE, Almudena Semur, propone “favorecer la contratación laboral, en particular a través de contratos indefinidos; mejorar la eficacia de las políticas activas de empleo y de los servicios públicos de empleo, con particular atención a los colectivos más vulnerables: jóvenes y parados de larga duración; y fomentar la empleabilidad desde las políticas educativas y de formación profesional”.

Rafael Pampillón, economista y profesor del IE Business School, asegura que es necesario abrir el debate sobre los tipos de contrato para reducir la 'extensa y caótica' gama actual. Además, hace referencia a la necesidad de aumentar la productividad en el mercado laboral, “un problema de largo plazo pero hay que ponerse a ello”.

2. CUMPLIR CON BRUSELAS

España se ha librado de la multa de Bruselas por incumplir el objetivo de déficit público en 2015, que podría haber ascendido al 0,2% del PIB, algo más de 2.000 millones de euros. Pero es una tregua de dos años con nuevas metas fiscales. Ahora el objetivo es del 4,6% del PIB en 2016, del 3,1% en 2017 y del 2,2% en 2018. La última previsión de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sitúa la proyección entre el 4,1% y el 4,7% para este año, con lo que estaría dentro de la nueva meta. Eso sí, para el año que viene se necesita un esfuerzo adicional.

El Gobierno ya ha anunciado el anticipo del Impuesto de Sociedades para ingresar 6.000 millones más ya en 2016, pero los economistas creen que no es suficiente. “En estos momentos, en los que nuestra economía está creciendo por encima de la media europea, se necesita con el cumplimiento de los objetivos de déficit, debido a nuestro alto nivel de endeudamiento”, señala Almudena Semur. Por su parte, Rafael Pampillón propone una medida concreta: subir el IVA para aumentar la recaudación, además de contener el gasto.

3. FINANCIACIÓN DE LAS CCAA

Lo de la financiación de las comunidades autónomas y los niveles de déficit y deuda de éstas parece un tema prefijado para revisión periódica. “Las comunidades deben soportar el coste político de recaudar más para gastar más, pero no acudir cada poco al FLA”, opina Rafael Pampillón, que hace referencia al Fondo de Liquidez Autonómico, con el que a principios de junio Hacienda repartió un tramo de liquidez de 8.816 millones entre las regiones, para financiar el exceso de déficit.

4. PENSIONES

La sostenibilidad de las pensiones no es un tema urgente de corto plazo, pero sí un desafío a medio y largo plazo. La medida de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años ha servido para ganar tiempo, pero no ha impedido que la hucha haya ido reduciéndose paulatinamente hasta los 25.176 millones de euros en julio, lejos de los 66.815 millones de 2011.

“El próximo Gobierno deberá continuar ejecutando medidas en el ámbito de las pensiones que garanticen su sostenibilidad. En el año 2015, el número de pensionistas aumentó en 79.000 pero el número de afiliados subió en más de 533.000. Es decir, por cada nueva pensión se lograron crear más de seis puestos de trabajo”, apunta Semur. Aún así, prosigue, “el gasto en pensiones fue de casi 118.000 millones de euros, (un 10,9% del PIB) y la pensión de jubilación media superó los 1.030 euros mensuales, lo que supone un incremento del 11,6% respecto a 2011”.

5. POLÍTICA ENERGÉTICA

La estrategia energética de la Unión Europea tiene objetivos fijados para 2020, 2030 y 2050. Requisitos que los países miembro deben cumplir a riesgo de ser multados en caso contrario. Las metas más acuciantes, y que por tanto habrá que acometer en esta legislatura, son reducir las emisiones de efecto invernadero un 20%, mejorar la eficiencia energética en un 20% y obtener un 20% del consumo energético a través de energías renovables. Aquí reside el gran reto, ya que se necesita un empujón desde el 15% del pasado año, según datos de la oficina estadística europea Eurostat.

© Proporcionado por Bolsamanía

Otro tema importante en política energética, ya un clásico desde el año 2000 en España, es la deuda acumulada por el déficit del sistema eléctrico. Es decir, la diferencia para las eléctricas entre los ingresos y los costes regulados. La deuda del sistema eléctrico se redujo un 7%, pero aún supone una cifra mareante de 25.056 millones de euros al término de 2015, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

6. DISIPAR LA INCERTIDUMBRE

Desde que las encuestas daban por hecho que las elecciones del pasado 20 de diciembre iban a dibujar un Parlamento fragmentado, la incertidumbre política ha sido el calificativo más asociado a la situación de la política económica. La EPA da síntomas de que empieza a notarse la parálisis política en el mercado laboral. “Aprobar y ejecutar unos presupuestos creíbles y percibirlos como algo serio es la primera medida que tendrá que hacer el próximo Gobierno para disipar la incertidumbre”, resume el economista y profesor del IE Business School.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon