Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estado Islámico reivindica el atentado contra una discoteca en Estambul

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 02/01/2017 Bolsamanía

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado este lunes el atentado perptrado durante una fiesta de Nochevieja en la discoteca Reina de Estambul, en el que perdieron la vida 39 personas y alrededor de 70 resultaron heridas.

La organización ha reconocido la autoría del ataque en un comunicado y lo ha enmarcado dentro de su lucha "contra los protectores de la cruz". "Un heroico soldado del califato atacó una de las discotecas más famosas, donde los cristianos celebraban su fiesta apóstata", reza la nota.

Un total de 39 personas murieron y algo más de 70 están heridas de distinta gravedad en un "atentado terrorista" durante la primera noche de 2017 en una discoteca de Estambul (Turquía). El Gobierno turco señaló que la mayoría de las víctimas eran de nacionalidad extranjera.

El ataque se produjo durante la noche de año nuevo cuando un atacante vestido de Papá Noel abrió fuego en el Club Reina, en la capital turca. Según informó, minutos después de lo sucedido, el ministro del Interior, Suleyman Soylu, al menos dieciseis de los fallecidos son extranjeros, aunque aún no han concluido al 100% la tarea de identificación de las víctimas. Además, las primeras informaciones aseguran que entre los fallecidos hay cinco turcos y que abrían sido trasladadas al hospital al menos 70 personas. Las autoridades calculan que a la hora del atentado terrorista había en la sala entre 500 y 600 personas.

El gobernador de Estambul, Vasip Sahin, ha informado a los periodistas que un atacante disparó a un oficial de policía y a los civiles mientras irrumpía en el club en el distrito de Ortakoy, junto al Bósforo, antes de abrir fuego también dentro del edificio. Sahil ha señalado que "un terrorista con un arma automática ha comenzado a disparar de forma brutal y salvaje y disparó a gente inocente que estaba celebrando el Año Nuevo y disfrutando".

Según la CNN de Turquía algunas personas saltaron al agua del Bósforo al tratar de huir de las balas y después fueron rescatados por la Policía. El Club Reina es uno de los más famosos clubs nocturnos de Estambul y muy concurrido tanto por la población local como por los turistas.

EL AUTOR PARECÍA CONOCER EL LUGAR

El autor del atentado de Estambul disparó contra los heridos y parecía conocer el lugar. Mientras las fuerzas de seguridad turcas continúan la búsqueda del autor del atentado contra la discoteca Reina en Estambul, siguen conociéndose detalles sobre su actuación en la madrugada del 1 de enero por boca de quienes sufrieron el ataque, como que disparó contra los heridos o que parecía conocer de antemano el lugar.

El libanés François al Asmar, que resultó herido en el brazo y se ocultó tras una mesa, se hizo el muerto tras ver cómo el atacante disparaba a los heridos que estaban en el suelo. "Hizo un disparo, así que pensamos, pensé, que era alguien enfadado o un borracho (...) pero unos segundos después, escuchamos una ametralladora", ha contado a Reuters desde la cama de un hospital.

© Proporcionado por Bolsamanía

"Estaba escondido detrás de la mesa, sentado en el suelo, pero mi hombro debía de verse. Nos estaba disparando en el suelo (...) me hice el muerto para que no siguiera disparándome", ha contado.

"En cuanto entró en el club, comenzó a disparar y no paró. Estuvo disparando sin parar durante 20 minutos al menos", ha explicado Younis Turk, un ciudadano francés de origen turco. "Pensábamos que eran varios porque no paraba. Y también hubo algún tipo de explosión, lanzó algún explosivo", ha precisado.

El club Reina se encuentra situado a orillas del Bósforo y es frecuentado tanto por turcos acomodados como por turistas extranjeros, de ahí el que entre los 39 muertos y 69 heridos figuren ciudadanos de múltiples nacionalidades, especialmente de los países de la zona.

Según un informe forense citado por el diario 'Milliyet', algunas de las víctimas presentaban disparos a muy corta distancia o incluso a quemarropa. Mehmet Yilan, que trabajaba como camarero en el club desde hace doce años, ha asegurado que el atacante disparó deliberadamente contra las zonas más concurridas del club, situado en el barrio de Ortakoy, donde hay numerosos cafés y restaurantes.

"Irrumpió e inmediatamente se dirigió hacia las personas a la izquierda, que suele estar siempre más lleno (...) me pregunto si vino aquí antes porque parecía conocer dónde ir", ha relatado Yilan, precisando que su jefe gritó a la gente que huyera.

"Estaba disparando al azar pero apuntando a la parte superior del cuerpo. No solo quería herirles", ha subrayado. Yilan escapó hacia una estancia posterior junto con cinco clientes y otros dos empleados, luego bajaron a una terraza al borde del agua. Pese a las frías temperaturas, algunas personas saltaron al agua para escapar de los disparos.

OCHO DETENIDOS, HASTA EL MOMENTO

Las fuerzas de seguridad turcas han detenido a ocho personas por su presunta vinculación con el atentado en una discoteca de Estambul, aunque el responsable material de los hechos, que aún no ha sido identificado, continúa huido. El ministro del Interior, Suleyman Soylu, anunció la puesta en marcha de una operación masiva con la esperanza de lograr "pronto" su captura. Las autoridades han detenido por ahora a ocho sospechosos, según el periódico turco 'Daily Sabah'.

En la última semana, un total de 147 personas fueron arrestadas por su presunta vinculación con Estado Islámico, según un recuento del Ministerio del Interior difundido este lunes. Turquía participa en una operación contra Estado Islámico en Siria, donde también ha impulsado un alto el fuego entre el Gobierno de Bashar al Assad y los rebeldes. Su implicación en el país vecino le ha puesto en el punto de mira de los terroristas.

A las amenazas que ya arrastraba Turquía por la actividad de milicianos kurdos se han sumado en los últimos dos años los riesgos derivados de Estado Islámico, responsable de varios atentados. En junio de 2016, 45 personas murieron por un triple ataque contra el aeropuerto Ataturk de Estambul. Hace sólo unos días, un mensaje divulgado en Internet por un grupo afín a Estado Islámico incitó a los 'lobos solitarios' a cometer ataques contra celebraciones y lugares de fiesta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon