Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estados Unidos pide tener agentes armados en el aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez

Bolsamanía Bolsamanía 23/11/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Estados Unidos ha solicitado a nuestro país la instalación en el aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, en Madrid, de un control fronterizo adelantado de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) que controlaría a los pasajeros con destino a aeropuertos estadounidenses para detectar posibles sospechosos terroristas. La petición llega tras los atentados de París en los que fallecieron 130 personas.EEUU ya cuenta con tres funcionarios en el aeropuerto de Barajas que controlan la documentación de los pasajerosSegún informa El País, el Gobierno Español aún no ha contestado a la petición pero ha transmitido sus "reservas" a Washington, que pretende que estos agentes actúen armados y gocen de inmunidad en territorio español. Sobre todo porque ello supondría una cesión de soberanía.EEUU ya cuenta con tres funcionarios en el aeropuerto de Barajas que se encargan de controlar la documentación de los pasajeros que embarcan con destino al país, e incluso de los aviones que sobrevuelan suelo estadounidense, aunque no hagan escala en ninguno de sus aeropuertos.Lo hacen en virtud del acuerdo suscrito en 2009 entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Janet Napolitano, por entonces ministro de Interior de España y secretaria de Seguridad Interior en EEUU. Estos funcionarios no se encargan sólo de controlar, sino que también pueden llegar a vetar la presencia de algún pasajero si lo consideran sospechoso de suponer un riesgo para la seguridad de Estados Unidos, y denegar su embarque.Y ante esta situación las aerolíneas no tienen más remedio que atender sus requerimientos, ya que de otra forma se arriesgarían a que se les deniegue el permiso de sobrevuelo o aterrizaje.NI REGISTROS NI DETENCIONESWashington pretende controlar el equipaje de bodega y de mano, y el propio cuerpo de los pasajerosLo que no pueden hacer los funcionarios estadounidenses en suelo español es registrar a los pasajeros o detenerlos, una tarea que corresponde en exclusiva a las Fuerzas de Seguridad españolas. Una situación que cambiará si acaba por aceptarse la propuesta de la Agencia de Seguridad y Protección de Fronteras estadounidense para instalar su propio control de aduanas en el aeropuerto de Madrid.Si esto sucede su función no se limitará a controlar la documentación, sino también el equipaje de bodega y de mano, y el propio cuerpo de los pasajeros. Washington pretende realizar los mismos controles, y con los mismos parámetros, a los que son sometidos los viajeros a su llegada a EEUU. No obstante, el Gobierno estadounidense se reservaría la posibilidad de realizar controles suplementarios en su propio territorio.ARMADOS Y CON INMUNIDADAunque el punto más conflictivo de la petición de EEUU es el que incide en que se permita a estos funcionarios federales de aduanas vayan armados y cuenten con inmunidad. Es decir, que no se someterían a la jurisdicción de los tribunales españoles si se vieran envueltos en algún incidente.Precisamente es este punto, según explica el diario del Grupo Prisa, el que ha disparado las alarmas del Gobierno español, que todavía no ha dado una respuesta definitiva al respecto. El asunto será tratado por los departamentos de Exteriores, Interior y Fomento, que valorarán la iniciativa y sus posibles repercusiones.Los ministerios de Exteriores, Interior y Fomento valorarán la iniciativa y sus posibles repercusionesAsimismo, también tendrá algo que decir AENA, la entidad pública que gestiona el aeropuerto de Barajas, y que no se ha mostrado demasiado entusiasta con la medida pese a que Washington defiende que sería beneficiaria porque permitiría un incremento de los vuelos a EEUU. Según fuentes de la empresa, temen que esta medida acabe por trasladar al embarque en Madrid las colas que se dan ahora en las aduanas de los aeropuertos estadounidenses.La petición de instalar una aduana en Barajas forma parte del llamado Preclearence Programe (Programa de Preautorización) que EEUU puso en marcha con Canadá a mediados del pasado siglo y que incluye 15 aeropuertos de Irlanda y el Caribe, a los que se sumó Emiratos Árabes Unidos en 2014. Washington ha lanzado una propuesta para ampliar el programa a 10 aeropuertos de nueve países, la mayoría europeos, como Bélgica, Holanda, Reino Unido, Suecia, Noruega o España, pero también de Japón, Turquía o República Dominicana. LOS PROBLEMAS DE ESTA PETICIÓNEspaña ha mostrado sus dudas ante esta petición, que Washington ya lanzó sin éxito tras los atentados del 11-S, debido a los problemas que plantea. El primero es el problema jurídico, ya que el acuerdo debería plasmarse en un tratado internacional ratificado por el Parlamento. El segundo, de dignidad nacional, hace que no pueda aceptarse un acuerdo de ese tipo sin cláusula de reciprocidad. El pacto con Canadá la incluye, pero las autoridades canadienses nunca han ejercido este derecho.Y como tercer y último problema, está el hecho de que no está claro que este acuerdo resulte realmente atractivo para las compañías si no se garantiza a los pasajeros que no serán sometidos a un segundo control a su llegada a Estados Unidos, con la consiguiente pérdida de tiempo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon