Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Estudia Derecho para ser 'lobista' o agente del FBI

Expansión.com Expansión.com 11/06/2014 Sergio Saiz

La caída de contrataciones de abogados en EEUU obliga a las universidades a ofrecer salidas profesionales alternativas, que pronto llegarán a España, para mantener las matriculaciones en los grados de leyes.

Detective privado o agente del FBI. Ésas son algunas de las profesiones con las que las escuelas de derecho y universidades de Estados Unidos están intentando atraer estudiantes a sus aulas. Ser abogado ya no es suficiente para mantener el ritmo de matriculaciones en los grados de Derecho, que cae a un ritmo del 11% anual y ya se sitúa en cifras propias de los años 70.

En España, la situación es diferente, ya que gracias a los dobles grados, los estudiantes de Derecho siguen creciendo, de ahí que las profesiones de abogado, notario o juez aún son el gran reclamo de los centros universitarios nacionales. Pero desde el mundo anglosajón soplan aires de cambio que, más pronto que tarde, también llegarán al mercado legal español.

El perfil profesional que se identifica con más claridad es el de paralegal, es decir, un graduado en Derecho que no ejerce pero que asiste al abogado. "Hoy por hoy, no existe en España y no se está regulando esta figura", explica Carlos de la Pedraja, director de IE Law School.

En su opinión, este perfil tiene más sentido que nunca, sobre todo tras la entrada en vigor del examen de acceso, ya que impone un margen, mínimo de un año, en el que los graduados no pueden ejercer hasta no haber completado un máster y la prueba posterior, pero podrían acceder al mercado laboral como paralegales en los bufetes.

Otro perfil nuevo en el que se valora tener estudios en Derecho, aunque no necesariamente que se pueda ejercer como abogado, es la figura del experto en cumplimiento normativo, o compliance officer, como se le conoce en su denominación anglosajona.

Esta figura, que todavía es nueva en las empresas españolas, "se está regulando actualmente", sobre todo tras los cambios en la normativa penal que afecta a las personas jurídicas y que obliga a las empresas a tener determinados filtros y controles para evitar responsabilidades.

De la Pedraja señala que otro puesto de futura creación será la de consultor de riesgos legales, ya que cada vez será más necesario "un asesor externo que asesore a las compañías desde fuera", no sólo sobre la normativa de un país, sino también sobre los riesgos de determinadas operaciones atendiendo a las diferentes jurisdicciones en las que las compañías realizan transacciones.

Nuevas figuras También en el ámbito jurídico, el director de IE Law School identifica otros perfiles que están ganando fuerza, como el asesor de emprendedores, una figura que, si bien sí es abogado, "comparte riesgos con la start up y factura de una forma diferente a los despachos tradicionales".

La cada vez mayor profesionalización de los bufetes en España también implica la llegada de profesionales que ya están asentados en otros sectores, como es la figura del director de proyectos, un profesional especializado en racionalizar los recursos de la compañía.

En el caso de los despachos, además de tener formación en empresariales o ingeniería, se necesita también formación en derecho, dando lugar a lo que se conocerá como director de proyectos legales, encargado de asignar los recursos adecuados a cada trabajo en el que se embarque la firma.

Carlos de la Pedraja explica que los nuevos perfiles alternativos a la figura de abogado implican también una formación combinada. Un estudiante de derecho con conocimientos de márketing puede convertirse en un especialista de precios y quien tenga conocimientos organizacionales podría destacar como coach en el sector legal.

España En cuanto a la formación que ofrecen las escuelas y universidades, el director de IE Business School explica que "la adaptación a nuevos perfiles en los grados es menor que en los cursos de postgrado, pero en todos ellos el objetivo es adaptarse a la realidad del mercado".

Ése es uno de los motivos por los que en Estados Unidos, los centros docentes han dejado de hacer hincapié en convertirse sólo en abogado y abren sus miras hacia otras profesiones.

Ser agente del FBI es sólo un ejemplo. En EEUU, ejercer como testigo en juicios es una profesión, similar al papel de un perito en España. Agente de la condicional, banquero o administrador de un hospital son otras salidas profesionales que se ofrecen en las aulas americanas.

En España, estas ocupaciones pueden tardar en llegar, algunas ni siquiera lograrán saltar el charco, pero hay otras que ya son una realidad, como la de lobista. Estudiar Derecho es algo muy apreciado por los lobbies o grupos de presión, ya que una de sus funciones es conseguir que se aprueben determinadas leyes.

 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión.com

image beaconimage beaconimage beacon