Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Exclusiva | Santander ajustará la plantilla en España y habrá un cierre masivo de oficinas en una apuesta por la digitalización

Bolsamanía Bolsamanía 01/04/2016 Bolsamanía

Banco Santander ha diseñado un fuerte ajuste en la estructura de la entidad y una transformación del modelo comercial hacia uno más digital. Así lo ha adelantado Bolsamanía. Se trata de una reestructuración que conlleva la reducción del número de directivos y de empleados, y la supresión de oficinas.

Los bancos viven un nuevo paradigma, en el que la digitalización parece ser el camino seguido por la mayoría, en un contexto en el que varias voces del sector han alertado de la presión que supone para sus márgenes los tipos bajos del Banco Central Europeo (BCE) e incluso hay ejecutivos que advierten de que desincentiva el ahorro. Esto coincide con un escenario de crecimiento económico lento en el que la industria se tiene que enfrentar a nuevos competidores que surgen al calor de las nuevas tecnologías.

Santander busca dar pasos en este sentido para seguir siendo referencia en el modelo bancario español, y el primero ha sido ya la reducción del número de altos directivos en un 23% durante 2015, además de ajustar el número de divisiones de 15 hasta 10, para simplificar la estructura corporativa.

La entidad llevará a cabo una transformación comercial para hacer que el banco sea más eficiente, según ha adelantado Bolsamanía y se han hecho eco después los medios económicos y generalistas a través de notas de prensa de los sindicatos que han confirmado la información. El cambio incluye inversiones en las capacidades digitales para mejorar el servicio a través de móvil, ordenadores, teléfonos e incluso cajeros automáticos.

CAMBIO EN EL MODELO DE OFICINAS

© Proporcionado por Bolsamanía

En cuanto a las oficinas, como ha adelantado Bolsamanía, Santander llevará a cabo un nuevo concepto de sucursal que será más multicanal para dar diferentes servicios aunque, a la vez, habría énfasis en la atención especializada al cliente. Para ello, se van a adaptar 350 oficinas a este objetivo durante este año, y se podría alcanzar la cifra de 1.000 en 2018.

Por el contrario, Santander concentrará 450 oficinas con menor tamaño para conseguir tener otras más grandes y, también, más rentables. Más del 70% de estas sucursales tiene entre uno y tres empleados. No obstante, aunque haya eliminación masiva de sucursales seguirá estando en las 2.000 localidades en las que está presente.

Estos cambios conllevarán un ajuste de la plantilla tanto en oficinas como en la sede central. Recortes que podrían ser suavizados con movilidad interna u otras fórmulas negociadas con los sindicados.

De hecho, este jueves se han iniciado ya las conversaciones con los representantes de los trabajadores. La próxima reunión se producirá el 6 de abril.

LOS SINDICATOS LO CONFIRMAN

CC.OO. ha confirmado el comienzo de las negociaciones entre entidad y representantes de los trabajadores. Según este sindicato, el banco ha informado de su intención de hacer una reestructuración en su red comercial y en los servicios centrales, información adelantada por Bolsamanía y recogida ya por otros medios.

El sindicato dice que aún no se ha cuantificado la cifra del posible recorte de personal. Desde CGT, por su parte, hablan de expediente de regulación de empleo (ERE) tras una "reunión de urgencia convocada esta tarde". Según CGT, el encuentro se había convocado para hablar del sistema de control de horario, pero Santander habría comunicado a los representantes de sus empleados que "debido a la necesidad de avanzar más rápido en el plan de transformación comercial, iniciará los trámites para llevar a cabo un ajuste de plantilla que desembocará en un ERE".

EL 12% DEL BENEFICIO PROCEDE DE ESPAÑA

Santander generó un beneficio neto de 5.966 millones de euros, un 3% más que el año anterior. Asimismo, registró un margen de intereses hasta los 32.189 millones de euros. No obstante, en el beneficio atribuido sufrió por extraordinarios que alcanzaron los 600 millones. En cambio, el beneficio ordinario, sin el efecto de los resultados no recurrentes, creció diez puntos más, un 13%, y se situó en 6.566 millones de euros. A pesar de estas cifras, el banco no alcanzó las expectativas del mercado, ya que el consenso de analistas esperaba unas ganancias de 7.000 millones de euros.

El banco es el 'buque insignia' del Ibex 35. Las acciones de la entidad, que han caído este jueves un 2,57% hasta 3,874 euros, se dejan un 15,01% en el acumulado del año, tras un primer trimestre negativo para la cotización del sector financiero europeo.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon