Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fiat Chrysler rebota casi un 5% tras un nuevo 'dieselgate'

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 13/01/2017 Bolsamanía

Fiat Chrysler ha subido un 4,61% y retoma así su desplome por un nuevo 'dieselgate'. Las acciones del fabricante de automóviles se desplomaron el jueves un 16%, porque la empresa ha sido acusada de falsear las emisiones de 104.000 automóviles en EEUU. Aunque desde Fiat consideran que no han cometido ninguna irregularidad.

Las acciones de Fiat han llegado a rebotar un 6% este viernes, pero han frenado su avance cuando se ha publicado que las autoridades francesas han abierto una investigación a Renault para comprobar si ha cometido fraude en las emisiones contaminantes de sus automóviles. Las acciones de Renault han caído un 2,89%.

Los analistas de Carax AlphaValue señalan que la acusación a Fiat es otro "suma y sigue en los trucajes de las emisiones de los motores diesel, uno de los factores por los cuales seguimos muy cautelosos en el sector". Estos expertos recomiendan vender las acciones de Fiat, con precio objetivo 7,60 euros, muy por debajo del precio actual de mercado.

La Agencia de Medio Ambiente de Estados Unidos (Environmental Protection Agency - EPA) ha acusado a Fiat de falsear las emisiones de varios de sus coches diésel. La EPA considera que ha falseado las emisiones de 104.000 automóviles diesel desde 2014, según confirmó en nota de prensa. La agencia medioambiental señaló que su software auxiliar de control de emisiones no declarado permitió a determinados modelos generar un exceso de contaminación y violar la ley.

En opinión de la EPA, Fiat ha cometido varias infracciones de la Ley del Aire Limpio de Estados Unidos, al instalar y no comunicar la existencia de un software de gestión del motor en sus modelos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 con el propulsor diésel de 3.0 litros vendidos en Estados Unidos entre 2013 y 2016.

Este dispositivo provoca un aumento de las emisiones de dióxido de nitrógeno (NOx) en los vehículos y esta situación afecta a casi 104.000 unidades de dichos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 correspondientes a los años modelo 2014, 2015, y 2016.

© Proporcionado por Bolsamanía

We issued a notice of violation to Fiat Chrysler Automobiles N.V. & FCA US LLC for alleged Clean Air Act violations. https://t.co/IOMkMbICtp

— U.S. EPA (@EPA) 12 de enero de 2017

"La no comunicación de dicho software que afecta a las emisiones en el motor de un vehículo representa una grave violación de la ley, lo que puede derivar en una peligrosa polución en el aire que respiramos", señaló la administradora asistente de la Oficina de Cumpliento de la EPA, Cynthia Giles.

En este sentido, indicó que en la EPA continúan analizando el impacto y la naturaleza de dichos dispositivos y afirmó que todos los fabricantes deben jugar con las mismas reglas, mientras que la representante del Comité de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés), Mary Nichols, subrayó que, una vez más, un gran fabricante de automóviles tomó la decisión empresarial de saltarse las normas y "ha sido pillado".

La Ley de Aire Limpio de Estados Unidos obliga a las marcas automovilísticas a demostrar ante la EPA, a través de un proceso de certificación para los vehículos, que sus productos cumplen con los estándares de emisiones permitidos. Como parte de dicho proceso, las compañías tienen que revelar y explicar la utilización de cualquier software que pueda alterar y la forma en que lo hace las emisiones de los automóviles. La organización aseguró que Fiat Chrysler no comunicó la existencia de dicho dispositivo en los procesos de certificación de ambos modelos.

"No comunicando este software y posteriormente vendiendo vehículos que lo utilizaban, FCA ha violado importantes provisiones de la Ley de Aire Limpio", aseguraron desde la EPA, al tiempo que recordaron que en septiembre de 2015, tras explotar el caso del diésel de Volkswagen, ampliaron su programa de pruebas para detectar el uso de este tipo de dispositivos. Precisamente este miércoles, la firma alemana aceptó su culpabilidad y el pago de una multa de 4.300 millones de dólares por este asunto.

La EPA se ha negado durante meses a certificar los modelos diesel de Fiat Chrysler que la compañía quiere poner a la venta en Estados Unidos durante 2017, aunque Fiat sigue vendiendo sus modelos de 2016. La empresa ha señalado que sus sistemas de control de emisiones son legales y ha propuesto a la EPA una serie de medidas para demostrarlo. Fiat podría enfrentarse a una multa de 37.500 dólares por cada automóvil que se considere ilegal en EEUU.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon