Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fomento busca pagar la deuda de las autopistas que rescate con el cobro del peaje

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 06/02/2017 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El Ministerio de Fomento pretende que las ocho autopistas de peaje quebradas y en liquidación que tendrá que asumir puedan pagar la deuda que soportan con los ingresos que generen por el cobro de peaje a los usuarios, según detalló el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño.

El alto cargo del Departamento que dirige Íñigo de la Serna ratificó que el objetivo último es que las vías sigan en servicio para los ciudadanos. "Estamos preparados para ello", aseveró durante una comparecencia en el Congreso.

En su intervención recordó que Fomento presentó en 2012 una propuesta de convenio para las autopistas quebradas, que pasa por asumirlas a través de Seittsa tras refinanciar la deuda de 3.200 millones de euros que soportan y "articular un instrumento financiero para devolver esa deuda con el cobro del peaje".

"En este sentido se está trabajando y negociando en la medida de nuestras posibilidades y hasta que el proceso de concurso de acreedores en que están inmersas las vías lo permita", detalló el secretario general de Infraestructuras. "Admito que es una tarea muy difícil", añadió.

No obstante, la voluntad de Fomento de liquidar la deuda con los peajes coincide con el aumento de tráfico que este conjunto de autopistas viene registrando en los dos últimos años.

El ministro de Fomento ya ha reconocido que su Departamento tendrá que asumir las autopistas en el momento en que los concursos en que están inmersas desemboquen en su liquidación. Por el momento, el Ministerio ya tiene mandato judicial de pasar a gestionar las radiales de Madrid R-3 y R-5 de Madrid antes de julio de este año.

En cuanto a la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) que tendrá que asumir el Estado al quedarse con las autopistas, esto es, el importe a pagar a sus actuales concesionarios por la inversión que realizaron en su construcción, reiteró que comenzará a calcularse una vez se liquiden y se rescinda el contrato de concesión.

Se trata de una factura para las arcas públicas que el sector cifra en unos 5.000 millones y que el Ministerio mantiene supone una cantidad "sustancialmente menor", y que con toda seguridad acabará dirimiéndose en los tribunales.

CUATRO VÍAS YA EN LIQUIDACIÓN

Por el momento, según recordó Manuel Niño, cuatro de las ocho concesiones de autopistas están ya en liquidación, dos de ellas ya de forma firme (la correspondiente a las referidas dos radiales y la AP-36 Ocaña-La Roda).

El secretario general de Infraestructuras aprovechó su comparecencia en la Cámara Baja para invitar a otros grupos a consensuar las reformas propuestas por el ministro de Fomento para evitar que en el futuro vuelvan a darse casos similares.

Entre las medidas propuestas recordó la intención de que un organismo independiente, como Oficina de Evaluación del Ministerio de Hacienda garantice la viabilidad de futuros contratos de concesión. También ha planteado ajustar los riesgos en este tipo de contratos, sobre todos los de expropiación, una de las causas, junto con el desplome del tráfico durante la crisis, de la quiebra de las ocho vías.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon