Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Football Leaks manda el balón al tejado de la Agencia Tributaria

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 17/12/2016 Alberto Sanz

El fútbol cada vez tiene mas de negocio que de deporte. La ingeniería financiera y fiscal ha entrado de lleno en un espectáculo que mueve cifras millonarias y, por este motivo, no extraña la aparición de las clausulas de confidencialidad en los contratos, acuerdos secretos y la llegada al fútbol de nuevos actores, como los fondos de inversión, que buscan obtener 'su parte del pastel' en esta industria.

El deporte rey es opaco. Los aficionados consumen cada vez más información sobre sus equipos y futbolistas pero, paralelamente, desconocen en mayor medida su funcionamiento. Por ello, la aparición de Football Leaks, un portal ruso que desde 2015 investiga y hace público las actividades secretas del mundo del fútbol, ha sembrado el pánico en los despachos de importantes equipos, representantes y futbolistas que, en muchos casos, se beneficiaban de este oscurantismo.

© Proporcionado por Bolsamanía

El hackeo, la 'donación' anónima y la extorsión son los presuntos métodos del portal para llegar a estos documentos. Una operativa semejante al sistema creado por Julian Assange, Wikileaks, que desde 2010 revela escándalos políticos y actuaciones irregulares de los Estados. En este caso, el objetivo claro es el fútbol y, en concreto, los especuladores y los regates fiscales que se realizan en las millonarias operaciones.

Casos como el del futbolista Gareth Bale han encumbrado a Football Leaks. El Real Madrid y el Tottenham cerraron el acuerdo por el futbolista galés por 91,6 millones de euros, cifra que Florentino Pérez hizo pública hace algo menos de tres años. No obstante, el portal web hizó público que si el club merengue decidía realizar un pago a plazos, el montante de la operación ascendería a 100,7 millones. Es decir, el británico se convertiría en el traspaso más caro del mundo, incluso por encima del que trajo a Cristiano Ronaldo del Manchester United al Real Madrid.

Una circunstancia que no quería que se conociese en las oficinas de Concha Espina, ya que una de las cláusulas secretas del contrato firmado es que el club inglés se comprometía con la entidad de Florentino Pérez a no hacer público este dato. El motivo de la importancia de esta clausula se desconoce, pero fue el principio de una larga lista de denuncias de la web rusa.

ÚLTIMO CASO: EVASIÓN FISCAL Y CRISTIANO RONALDO

Football Leaks, con sus filtraciones, se ha convertido en un héroe para algunos y villano para otros. Su última información sobre las actuaciones irregulares del mundo del fútbol se ha hecho pública a través de la red de medios European Investigative Collaborations (EIC) que esta constituida por 12 medios internacionales como Der Spiegel, Sunday Times o El Mundo.

Esta información desvelaba la trama de supuestas evasiones fiscales por parte de Cristiano Ronaldo, que habría desviado el ingreso de hasta 150 millones de euros al extranjero para evitar el pago de impuestos en España. Según señalaba Football Leaks, el jugador portugués recibió, entre 2009 y 2014, 74,8 millones de euros en diferentes cuentas en Suiza, a través de una sociedad offshore inscrita en las Islas Vírgenes Británicas, sin comunicar esta información al fisco. Finalmente, Ronaldo terminó terminó declarando un 4% del total.

Al igual que sucedió con Messi, también acusado de haber regateado a Hacienda con el pago de impuestos, el futbolista portugués veía cómo la opinión pública se dividía entre sus defensores y detractores, en esta ocasión no por su rendimiento en el campo, sino por su culpabilidad en un posible delito.

Tras el mediático caso de Cristiano comenzaron a aparecer otros nombres. Xabi Alonso, Ángel di María y Ricardo Carvalho, fueron denunciados por la Fiscalía de Madrid pocos días después y, además, se inició una investigación a Fabio Coentrao y al exfutbolista del Alético de Madrid, Radamel Falcao.

También se han visto involucrados en este caso otros futbolistas como James, Modric, Ozil, Benzema o Pepe y entrenadores como Mourinho o Laudrup, que han sido señalados por Football Leaks como evasores fiscales. Sin duda, esta filtración destaparía una importante red de evasión fiscal que involucra a importantes futbolistas que juegan en España y, en concreto, en el Real Madrid.

Un caso que para Javier Pérez Villa, abogado especializado en derecho deportivo, se produce porque “durante los últimos años, se han producido varias modificaciones legislativas en España, acompañados de cambios de criterios interpretativos por parte de la Agencia Tributaria”, indica. Un escenario que Pérez Villa considera “el perfecto caldo de cultivo para la inseguridad jurídica, lo que favorece en la práctica, los errores de los contribuyentes. Errores, que en éste ámbito, pueden salir demasiado caros a los sujetos pasivos, en este caso los deportistas”.

La acusación de este entramado de evasión fiscal apunta, directamente, a los representantes de los futbolistas y, sobre todo, al mediático Jorge Mendes y su compañía Gestifute, gestor de los derechos de la mayoría de jugadores citados. “Los deportistas deben tener en cuenta que ellos son los obligados tributarios, es decir, que ellos son los que finalmente responderán ante el fisco de lo que estén haciendo”, apunta Pérez Villa.

LOS OJOS PUESTOS EN LA AGENCIA TRIBUTARIA

El Sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) solicitan a la Agencia Tributaria Estatal (AEAT) que “remita a la Fiscalía los datos de los que disponga relacionados con las revelaciones”. Además consideran que “podría haber indicios suficientes para remitir el caso a la Fiscalía y que ésta valore si debe interponer la querella correspondiente”, señalan en un comunicado.

No obstante, esta declaración precisa que los técnicos "creen que este proceso se dilatará hasta que el organismo haya hecho las actas vinculadas a tres presuntos delitos fiscales del jugador portugués y el proceso de cobro de estas deudas se inicie".

La AEAT, por su parte, realizó un requerimiento, fechado el lunes 12 de diciembre, de “toda aquella información y documentación con trascendencia tributaria” que 'El Mundo' haya podido recoger. Una acción que es celebrada por Javier Pérez Villa destacando que “la Agencia Tributaria está obligada a perseguir el fraude allá donde esté, y al margen de colores y sentimientos, nadie puede estar al margen de la ley”. Además añade que “también tiene el deber de ser más clara en sus planteamientos. Por ello, habría que reunir a las partes afectadas, y fijar unas reglas del juego claras y duraderas en el tiempo”, reclama en el abogado especializado en derecho deportivo.

El caso debe ser investigado y emitir un veredicto público lo antes posible. Esta situación de incertidumbre puede acarrear a los futbolistas “otra serie de perjuicios económicos, como la pérdida de patrocinios, deterioro en su imagen pública, etc”, apunta Javier Perez Villa. La Agencia Tributaria tiene la próxima palabra. Porque el balón ya está en su tejado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon