Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gas Natural Fenosa: la banca de inversión anticipa un plan de reestructuración

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 23/03/2017 César Vidal

Gas Natural Fenosa se prepara para anunciar cambios estratégicos importantes en los próximos meses, según la banca de inversión. La entrada en su capital del fondo de infraestructuras GIP hace presagiar a los expertos que puede emprender un ambicioso plan de reestructuración, para lo cual cuenta con múltiples opciones.

Fue en septiembre de 2016 cuando La Caixa y Repsol anunciaron la venta del 20% de Gas Natural Fenosa al fondo GIP (Global Infraestructure Partners), una entidad cuyo simple objetivo es "lograr rendimientos superiores ajustados al riesgo" de sus inversiones. Otro de las misiones de GIP, liderado por el nigeriano Adebayo Ogunlesi, es mejorar "el rendimiento financiero" de los activos que tiene en su cartera.

En este escenario, varios analistas de bancos de inversión internacionales anticipan que Gas Natural es un gran candidato para iniciar una gran transformación, que puede realizarse mediante tres movimientos: un ambicioso programa de reducción de costes, la venta de activos no estratégicos o, incluso, la venta de su negocio de generación eléctrica para convertirse en una empresa pura, en honor a su nombre, de gas natural.

En opinión del banco suizo UBS, la nueva estructura accionarial provocará un "punto de inflexión" en la compañía. Estos expertos consideran que Gas Natural puede emprender un ambicioso programa de reducción de costes de "al menos" 350 o 400 millones de euros, equivalentes al 7% del EBITDA (resultado bruto de explotación) y al 20% del beneficio por acción (BPA). Esta programa deberá estar centrado en aumentar la eficiencia y puede ser impulsado por GIP, cuyo lema es 'comprar, fijar y obtener beneficios'.

"El foco de GIP es crear valor mediante la mejora del comportamiento y la calidad del servicio de sus compañías en cartera. Dado el periodo típico de inversión de GIP (5 años), pensamos que el plan de reducción de costes será anunciado tan pronto como en 2017 y será implementado durante los siguientes 3 a 4 años", señalan desde UBS.

Tras la entrada de GIP, hace falta obtener mayoría de dos tercios en el Consejo de Administración para aprobar determinadas decisiones de relevancia. Así que para tomar las principales decisiones, es necesario contar con el visto bueno de los tres socios. En el consejo de administración, compuesto por 17 miembros, La Caixa controla 4 asientos, Repsol 3 y GIP otros 3.

VENTA DE ACTIVOS O DEL NEGOCIO DE GENERACIÓN

Otro de los bancos de inversión que anticipan cambios importantes en Gas Natural es el australiano Macquarie, que en otra de sus áreas de negocio también actúa como un gran fondo de inversión especializado en infraestructuras. En opinión de estos expertos, la compañía presenta una importante oportunidad de reestructuración. "Seguimos pensando que hay un valor en Gas Natural que el mercado no aprecia. Una potencial reducción del tamaño de la empresa a través de la venta de activos no estratégicos ayudaría en el proceso de realización de valor", afirman.

"Pensamos que las condiciones del mercado son favorables para este proceso, debido a la alta demanda por activos de gas y redes por parte de los fondos de infraestructuras. Hemos visto una tendencia alcista en los múltiplos pagados por estos activos en transacciones recientes, debido a la menor oferta de proyectos de infraestructuras y a un aumento de liquidez por parte de los fondos", añaden.

Estos expertos se ponen en la 'piel' de un fondo de infraestructuras con el objetivo de "maximizar" el retorno de Gas Natural. En su opinión, "la opción más probable es convertir a Gas Natural en una utility centrada únicamente en el gas, con exposición a España y Latinoamérica". Macquarie calcula que el retorno de la inversión sería del 12,8%, incluyendo el pago de un dividendo especial de 9,1 euros en 2020 y un múltiplo de salida de 7 veces el EBITDA esperado para 2020.

"También pensamos que la opción de 'sólo gas', que valoramos en 25,2 euros por acción, tiene más sentido desde un punto de vista industrial", afirman desde Macquarie. "Los factores clave de crecimiento están en las actividades de distribución de gas, no en sus actividades de distribución eléctrica. El reciente desenlace negativo en Electricaribe sugiere que ha fallado a la hora de gestionar entornos complicados de distribución eléctricos en el pasado".

© Proporcionado por Bolsamanía

POSIBLE VENTA EN ITALIA

Por su parte, los expertos de Norbolsa consideran como opción más probable que Gas Natural Fenosa venda su negocio en Italia, valorado en unos 700 millones de euros, al carecer de masa crítica en el país y a la vista del escenario de consolidación por el que pasa el sector energético transalpino.

Por el momento, Gas Natural Fenosa ha pedido un arbitraje internacional, al interponer una demanda ante el Tribunal de la Comisión de las Naciones Unidas para el Desarrollo Mercantil Internacional (Uncitral, en sus siglas en inglés). El objetivo es obtener una indemnización de unos 1.000 millones de euros. Pero desde Bankinter comentan que la esta solución puede tardar varios años, mientras la empresa se verá obligada en este ejercicio a provisionar el valor contable de Electricaribe (475 millones de euros). Puede ser el detonante de la gran historia de reestructuración que anticipa el mercado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon