Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gestamp entra a jugar en bolsa con el riesgo de la fusión de PSA-Opel para su resultado

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 07/04/2017 Rubén J. Lapetra

Quien avisa no es traidor. La fusión de PSA-Opel supondrá una merma de ingresos para Gestamp, según admite el propio grupo vasco en su folleto de salida a bolsa enviado a la CNMV. La compra de la marca alemana por el grupo francés tendrá efectos negativos sobre la cuenta de resultados de la empresa de la familia Riberas debido al riesgo a que el nuevo grupo haga un cambio entre sus proveedores de referencia.

“Aunque suministramos nuestros productos a varios de los principales fabricantes de automóviles, y las ventas de un sólo vehículo no representan una sustancia proporción de nuestros ingresos consolidados, dependemos de ciertos clientes de forma significativa en forma de ingresos, como es común en nuestra industria”, explica la compañía a la CNMV. En concreto, Gestamp Automoción nombra algunas de sus principales relaciones con los grandes grupos del automóvil. Sólo entre la alemana Volkswagen (21,8%), Daimler (11,9%) y Renault-Nissan (10,8%) suponen cuatro de cada diez euros que ingresa la empresa española.

Sumando Ford, BMW, PSA, General Motors, Fiat, Tata, Volvo y Toyota, la facturación entre sus 12 mayores clientes representa el 87% de su negocio. Sobre la unión de Peugeot, Opel y Vauxhall, la compañía española cree que puede estar en riesgo su actual reparto de negocios. "Cualquier consolidación mayor en el sector podría afectar negativamente a nuestro negocio", advierte el grupo.

© Proporcionado por Bolsamanía

Gestamp advierte también a los inversores que han comprado sus acciones que el endeudamiento de la compañía se eleva a 2.106 millones de euros, algo más de la mitad de los 3.200 millones con los que comenzará a cotizar en bolsa. En el folleto, la compañía advierte que el apalancamiento no se va a reducir e, incluso, aumentará.

Tras la colocación de acciones, la familia Riberas continuará siendo el accionista mayoritario de Gestamp con un 58,95% del capital (54,90% con green shoe), mientras que Mitsui y algunos empleados de la compañía mantendrán su participación actual con un 12,525% y un 1,52%. Los Riberas, que son también los accionistas de referencia de CIE Automotive, además de la sociedad Gonvarri junto a Arcelor Mittal, han aprovechado el último año para encarecer el precio de sus acciones en la compañía.

Precisamente, la colocación en bolsa de Gestamp se producirá un 35% más cara que la última transacción de acciones realizada hace apenas un año. En febrero de 2016, en plena debacle de Arcelor Mittal en bolsa, la familia Riberas aprovechó para comprar el 35% de Gestamp a la acerera angloholandesa.

En la necesidad de sus socios, que registraron pérdidas históricas en 2015 y tenían multitud de plantas paradas por la guerra con el acero chino, han encontrado una fuente de plusvalías en los minoristas que han comprado sus acciones y que debutan en bolsa este viernes. Arcelor vendió un 35% por 875 millones de euros, un paquete que la familia dueña de Gestamp vende y cotiza doce meses después en 1.125 millones, un 35% más.

La foto de Gestamp en bolsa será austera para el accionista. En 2016 facturó 7.549 millones de euros, un 7,3% más respecto al año anterior. El Ebitda (resultado bruto de explotación) subió un 10,6%, hasta 841 millones de euros, mientras el EBIT aumentó un 15,6%, hasta 463 millones. El beneficio neto subió un 37,1%, hasta 221 millones de euros. Su dividendo ha sido exiguo en todo este tiempo, de apenas el 27% de pay out (porcentaje de ganancias que van al accionistas), según los datos de la empresa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon