Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Giro al timón de Prisa: el núcleo duro accionarial ultima el relevo de Cebrián

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 17/03/2017 Rubén J. Lapetra

Juan Luis Cebrián, de 72 años, afronta sus últimos días al frente del grupo de medios Prisa. Según informa Bloomberg, parte del núcleo de socios se ha conjurado para relevar a la actual cúpula ejecutiva de la compañía antes de la próxima Junta General de Accionistas. El periodista madrileño ha sido ejecutivo del grupo durante tres décadas poco después de abandonar la dirección del diario 'El País'. Desde julio de 2012 es el presidente ejecutivo.

Sin embargo, su papel en la empresa adquirió un peso predominante tras la muerte del fundador Jesús de Polanco en julio de 2007. Primero, como contrapeso de Javier Díez de Polanco, sobrino del anterior e impulsor de la fatídica OPA sobre Sogecable en 2008, que arrastraría a Prisa a su actual laberinto de deudas. después como inesperado ‘campeón' de las familias Polanco y Pérez, fundadoras del grupo, para negociar con los acreedores de la compañía y asegurar la supervivencia de Prisa y del legado de Polanco.

UN IMPERIO DESTROZADO

Ha cumplido con su misión a medias. Pese a que el grupo pervive, el peso accionarial de las familias Pérez, Polanco o Noguera ha sido reducido desde cerca del 70% a poco más del 17% del capital, viéndose superados por ‘hedge funds', bancos y hasta Telefónica, uno de los causantes de la actual crisis tras vender sus acciones en Sogecable en aquella trágica decisión de Prisa de ‘opar' la filial a un precio estratosférico de 27,98 euros por acción, valorando el 100% de aquella empresa en 3.800 millones

Incluso, Cebrián vendió sus ‘sogecables' en aquella oferta de compra. Con más de tres décadas en la cúpula de la empresa, el eterno consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, afronta ahora sus últimos días y se perfila como el gran ganador de la reconversión del grupo editor de El País, As o Cadena Ser en una sombra del imperio mediático que fue en su momento. Cebrián ha sobrevivido, ha ganado poder, pero deja una empresa en los huesos que lleva más de ocho años con más deuda financiera que los ingresos que es capaz de generar año tras año.

La capacidad de repago de Prisa, pese a la desinversión de activos, sigue en cuestión. Prisa acumula pérdidas netas de 1.375 millones de euros desde 2008, mientras que su perímetro de ingresos se ha reducido en un 63% en el mismo periodo, de 3.643 a los 1.329 millones de euros que registró en el ejercicio 2016, según datos de Factset.

Su deuda financiera ha pasado de los 5.084 millones de euros al cierre de 2008 a los 1.464 millones de 2016, lo que supone una reducción del 71%. Lo que pudiera parecer una buena noticia es en realidad un callejón sin salida: el negocio empequeñece a la misma velocidad que los créditos asumió el grupo cuando dominaba la escena de TV, radio y prensa en España.

© Proporcionado por Bolsamanía

UN ACCIONARIADO FRAGMENTADO

El accionariado de Prisa es todo menos uniforme. Con el 3,3%, la firma española Abante ha sido la última en sumarse al capital del grupo. Ha superado la participación de Nicolas Berggruen, aunque se sitúa muy por detrás de otros accionistas institucionales de la compañía de medios, todavía en proceso de reestructuración. Por delante está Rucandio (17%), donde perviven las familias fundadoras de la empresa como los Polanco, o el ‘hedge fund' británico Amber Capital (19%), primer accionista de la empresa que dirige Cebrián.

Desde principios de 2016, Abante es la sociedad gestora de Rucandio Sicav, la sociedad de inversión que gestiona la fortuna que queda de los Polanco después de la debacle de Prisa desde 2008. La firma relevó a Santander como firma encargada de llevar las riendas de Rucandio y Bankinter se convirtió en la sociedad depositaria de la sicav, según consta en la CNMV. El siguiente en la lista es la operadora Telefónica, que tiene un 13% del capital, otra participación herencia del rescate de Prisa por la vía de condonar deudas y canjear préstamos por acciones.

Después están el jeque árabe Al-Thani (10%), el banco británico HSBC (9,5%), el grupo mexicano Herradura (8,9%) o Caixabank (4,9%), otra de las entidades clave en el rescate de Prisa. Banco Santander es el séptimo mayor accionista de Prisa con su 4,14%, participación que acaba de recolocar en la última semana como directa en lugar de indirecta, como paso previo a su incorporación a la cuenta de resultados de la entidad.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon