Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Goldman Sachs y la dificultad para predecir el euro/dólar con la decepción de Draghi

Bolsamanía Bolsamanía 04/12/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

Las expectativas eran muy altas, y el Banco Central Europeo (BCE) no las alcanzó. Mario Draghi, su presidente, anunció nuevas medidas de estímulo monetario, pero por debajo de lo esperado.En concreto, el BCE decidió en su reunión extender el programa de compra de activos (QE) hasta marzo de 2017, pero mantiene la cifra mensual en los 60.000 millones de euros, frente al aumento hasta un rango entre 70.000 millones y 80.000 millones que proyectaban muchos analistas.Asimismo, los tipos de facilidad de depósito se reducen en 10 puntos básicos, pero había expertos que anticipaban un descenso de hasta el doble. No fue el día más divertido que he tenido. Lo que está claro es que la reunión envió un mensaje muy confusoLas previsiones de mayores diferencias entre las políticas de los bancos centrales de la zona euro y de Estados Unidos habían hundido el euro/dólar hasta mínimos en siete meses.Esta semana Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés), cumplió con lo esperado y aseguró implícitamente dos veces en menos de 24 horas que se cumplen las condiciones económicas para iniciar la normalización de tipos. Sin embargo, el BCE decepcionó.Así, el euro se disparó este jueves más de un 2% en su mayor subida desde 2009, y este viernes cotiza en 1,0845 dólares. Un movimiento que trastocó las previsiones de muchos operadores y bancos de inversión de Wall Street.UN DÍA POCO DIVERTIDO PARA LOS ESTRATEGAS“No fue el día más divertido que he tenido. Lo que está claro es que la reunión envió un mensaje muy confuso”, reconoce Robin Brooks, estratega jefe de divisas de Goldman Sachs, en Bloomberg.La mayoría de estrategas habían apostado por un euro débil, que caería hasta 1,05 dólares en marzo. Sin embargo, la apuesta de Brooks era más bajista que la mayoría y anticipaba la paridad antes de que acabara el año.Brooks piensa que el mercado ha “malinterpretado” el encuentro de este jueves, y espera tener más información con las próximas declaraciones de Draghi. Aunque reconoce que, aún en el caso de que el mercado se haya equivocado en la reacción, ha habido un coste de credibilidad que evitará caídas severas del euro con nuevas expectativas de estímulos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon