Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Google probará sus coches sin conductor en Londres

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 07/02/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

El sueño de Google sigue siendo lograr la eficacia y viabilidad del coche sin conductor. Todavía es un proyecto que se encuentra inverso en diversos ensayos y, en está ocasión, los ingenieros del gigante tecnológico han decidido probar este avance en un escenario como es la ciudad de Landres y gracias a la colaboración del Gobierno británico.

A pesar de los avances, los expertos creen que faltan todavía unos diez años para que sea una realidad popular en las carreteras. Pero desde Gran Bretaña creen que el futuro va por ahí y ha autorizado los primeros ensayos en la vía pública con coches sin conductor, en los que ha invertido 25,7 millones de euros. Se llevarán a cabo en la amplia plaza frente al O2 Arena, el gran coliseo de conciertos pop de Londres; en Bristol, Coventry y en Milton Keynes, una ciudad futurista, creada al norte de Londres en los años 70.

"Estamos en una etapa muy temprana todavía, pero es un paso importante para situarnos en punta de lanza de esta nueva tecnología. Los coches sin conductor son el futuro y queremos que Gran Bretaña esté al frente de un desarrollo tecnológico tan atractivo", declaraciones que recoge el diario ABC de Clarie Perry, la secretaria de Transporte del Gobierno.

Desde el Reino Unido se alardea de que el país ya se ha convertido en laboratorio del coche eléctrico y de prototipos para la Fórmula 1, ha hecho cálculos de cómo evolucionará la nueva industria y estima que en 2025 moverá 900.000 millones de libras anuales.

UN INVENTO QUE TODAVÍA NO ILUSIONA ENTRE LA SOCIEDAD

El coche eléctrico no convence sin embargo a la opinión pública británica. Subirte a un vehículo que va solo todavía impresiona, aunque probablemente los sensores y los radares resulten bastante más seguros que la mayoría de los conductores, pues no conocen las distracciones, las temeridades ni los cabreros al volante. El 43% de los británicos rechazan que circulen por las carreteras y el 25% aseguran que no se subirían a uno de ellos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon