Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Hacienda rastrea los anuncios de alquileres de pisos publicados en internet

Bolsamanía Bolsamanía 07/04/2016 Bolsamanía

La Agencia Tributaria ha comenzado a rastrear en internet los anuncios de alquileres de pisos, ya sean para vacaciones o para vivienda habitual, con el fin de detectar los posibles alquileres que se realizan en negro.

"De acuerdo con los datos de que dispone la Agencia Tributaria usted ha realizado anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluido internet". Este es el mensaje que, según recoge El País, aparece al acceder al sistema de Renta Web para algunos usuarios.

INCLUIR LOS PISOS EN ALQUILER ES OBLIGATORIO

Incluir los pisos en alquiler en la declaración de la renta es obligatorio. Si has alquilado una casa de tu propiedad deberás ponerlo en la renta 2015.

El alquiler de pisos es uno de los déficit históricos del mercado inmobiliario español y una de las causas del desmesurado crecimiento de la burbuja inmobiliaria. En muchos casos el problema no está en la parte de la demanda, sino de la oferta. La regulación española no favorece precisamente al alquiler, ya que en cierta medida protege al inquilino frente al arrendador. Para compensarlo, alquilar un piso destinado a vivienda está sujeta a una serie de incentivos y ventajas fiscales sobre las rentas de capital inmobiliario para quien pone la vivienda en el mercado.

En primer lugar, los propietarios están exentos de pagar el IVA siempre que el alquiler se destine a vivienda y no a un negocio. Es decir, no deberán repercutir el IVA en las facturas que remitan al inquilino, aunque sí están obligados a declarar los beneficios que obtienen por el arrendamiento del inmueble. Para calcular estos beneficios basta con restar los gastos deducibles a los ingresos obtenidos. Y es que muchos de los costes de alquiler para vivienda habitual se pueden después deducir en la declaración de renta.

Lo que ocurre es que Hacienda permite restar al dinero que el propietario ingresa por el alquiler algunos gastos que estén relacionados con el arrendamiento del inmueble.

GASTOS DEDUCIBLES DE ALQUILER

¿Cuáles son estos gastos deducibles en la declaración? En principio todos los costes que origine el alquilar la vivienda a un tercero son susceptibles de restarse a los ingresos. Sin embargo, Hacienda es algo más específica en cuanto a los gastos que realmente se pueden deducir del alquiler en la renta renta 2015. Son los siguientes:

Intereses y gastos de financiación de los capitales invertidos en la adquisición o mejora de la vivienda. En otras palabras, los intereses de la hipoteca o el préstamo para la reforma.

Intereses y gastos de financiación de los enseres cedidos con la vivienda (mobiliario, calderas…).

Impuestos y tasas estatales que repercutan sobre la vivienda como es el IBI, las tasa por limpieza, recogida de basuras o alumbrado, por ejemplo, así como los gastos de comunidad.

© Proporcionado por Bolsamanía

Gastos por la formalización del arrendamiento.

Gastos por la defensa de carácter jurídico de la vivienda y su rendimiento.

Gastos de conservación y reparación. Es importante no confundir conservación con mejora. Si cambias las ventanas viejas por otras mejores no es una conservación, es una mejora.

Gastos de servicios y suministros, siempre que los pague el arrendador. Si paga el inquilino, no podrás restarlos.

La amortización del inmueble y los bienes que contenga (cerca del 3% del valor de construcción por el desgaste del mismo).

Gastos de administración, vigilancia, portería y otros servicios relacionados con la finca. De nuevo, aquí entraría la comunidad.

Las primas de contratos de seguro de la vivienda.

Una vez sumados los gastos deducibles (el coste de la rehabilitación de la vivienda no es uno de ellos), sólo hay que restarlos a los ingresos netos, que suele ser el dinero que el inquilino paga por el alquiler.

A efectos prácticos, como casero sólo pagarás impuestos en la declaración de la renta sobre el dinero que efectivamente ingreses del alquiler, que es la resta de los gastos sobre los impuestos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon