Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Iñaki Gil, de El Mundo, a la Reina Letizia: 'Soy el jefe de la mierda de LOC'

Bolsamanía Bolsamanía 09/03/2016 Bolsamanía

Iñaki Gil, director adjunto de El Mundo y director de La Otra Crónica, ha escrito una carta abierta a la Reina Letizia, titulada "Soy el jefe de la mierda de LOC y espero que siga leyéndonos".

© Proporcionado por Bolsamanía

El documento es la respuesta a la noticia publicada este miércoles, que ha destapado presuntos mensajes de móvil de la Reina Letizia al empresario Javier López Madrid.

En un tono muy irónico, Iñaki Gil afirma en su carta abierta que "respeto, por supuesto, su opinión sobre nuestro trabajo. Nosotros también opinamos sobre Usted. Aunque nunca hemos llegado a escribir de ninguna prenda que usted vista, de ningún comentario suyo, de ningún mohín que es "una mierda". Cierto es que su desprecio fue un mensaje privado. Incluso habiendo difundido su comentario eldiario.es y siendo reproducido por numerosas páginas web no espero de Usted una nota de disculpa. Quizá una aclaración. Al menos, un WhatsApp".

UNA REINA NO PUEDE DEJAR DE COMPORTARSE COMO TAL NI UN SEGUNDO

El periodista añade que "sorprende que, cinco días después de conocerse la lista de beneficiarios del plástico opaco, usted se solidarice con él. Contrasta esta actitud con la salida fulminante de la Casa Real de otro beneficiario de las dádivas negras de la caja rescatada, Rafael Spottorno, consejero privado de su esposo, el rey Felipe VI, que fue apartado del cargo"

Iñaki Gil afirma además que "me sorprende en todo caso la imprudencia de usted, Señora, y de su marido al intercambiarse mensajes, más prudentes, cierto, los de Don Felipe. Acaso no conoce su Majestad que este tipo de comunicaciones están expuestas a la indiscreción de cualquiera, empezando por el receptor, y siguiendo por cualquier servicio exterior".

Su conclusión es que "una Reina no puede dejar de comportarse como tal ni un segundo. Ni permitirse confidencias que puedan perjudicar la reputación de discreción de la institución. Ni confianzas de "compi yogi" con alguien que se ha demostrado poco de fiar. Ni escribir de forma despreciativa de una publicación".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon