Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Indra busca los 12 euros para consagrarse como la gran sorpresa del año

Bolsamanía Bolsamanía 09/09/2016 Lorena Sacristán

Indra está subiendo como la espuma desde comienzos de año. La compañía presidida por Fernando Abril-Martorell desde hace algo más de un año acumula una subida del 35% en 2016 y se afianza entre los mejores valores del Ibex. De hecho, marca su precio más alto desde 2014.

Esta trayectoria se apoya, según los analistas, en dos pilares: la ejecución del ‘Plan Estratégico 2015-2018' y el regreso a la senda de los beneficios. La compañía de consultoría y tecnología está llevando a cabo dicho proyecto desde julio de 2015 “con el objetivo de generar crecimiento rentable y sostenible”, tal y como explicó Abril-Martorell unos días antes de la presentación del Plan.

Así, el presidente de Indra matizó que para garantizar el éxito del mismo era necesario “reducir costes, simplificar las estructuras, mejorar los procedimientos y formas de hacer”, además de reestructurar la plantilla.

En junio de este año, Abril-Martorell se mostraba satisfecho con la implementación del plan. “Se han puesto las bases para un futuro de crecimiento ordenado, sostenible y rentable”, aseguró. Y el mercado parece estar de acuerdo. Los títulos han cerrado la semana en los 11,80 euros, el precio más alto desde 2014.

Para el analista de Self Bank, Felipe López, “sí están cumpliendo con el objetivo de crecimiento de ingresos fijado en dicho plan”. Bajo su punto de vista, la multinacional está subiendo tanto en bolsa en 2016 porque “viene de recibir el respaldo de las casas de análisis en los últimos meses”.

En este sentido, la buena senda que la compañía está siguiendo se ve reflejada en sus ganancias. La multinacional española ha obtenido beneficios en los dos trimestres correspondientes a 2016, después de acumular cuatro trimestres en negativo. En este sentido, el analista matiza que “este año se ha visto favorecido por la mejora en las perspectivas de Latinoamérica, que aglutina el 27% de sus ingresos totales”.

En el primer semestre de 2016 obtuvo un beneficio neto de 31 millones de euros. Tras perder 92 millones en 2014 y 641 millones en 2015, las previsiones de los analistas recogen que este año ganará en torno a 90 millones de euros.

Sin embargo, en la primera mitad del año los ingresos se han visto reducidos en comparación con los obtenidos los trimestres anteriores. Según el analista financiero y consejero delegado de Aideia Multigestion, José Ramón Sánchez-Galán, este descenso de su facturación se debe principalmente a la “política de contratación más selectiva que la compañía está llevando a cabo, al negocio en Latinoamérica y a los retrasos que se están registrando en proyectos en países dependientes del petróleo y de las materias primas”.

En estos momentos, y dentro de lo establecido en su Plan Estratégico, Indra está recortando su plantilla, lo que “permitirá a la compañía ahorrar en costes entre un 10% y un 15% en los próximos trimestres”, según explica el analista de renta variable de Tressis, Pablo Iturriaga. Añade que el negocio en España está mejorando, lo que va a contribuir en los ingresos de Indra. Además, Iturriaga pone de manifiesto que también podría incrementar los márgenes de beneficio.

PERFIL MÁS AGRESIVO

El experto de XTB, Jaime Díaz, considera que esta compañía tiene un perfil de riesgo más agresivo que otras. Indra ha pasado por un periodo complicado, y ahora, aunque ha salido de pérdidas, “sigue en una situación débil”. Por ello, cree que invertir en acciones de esta empresa es una ”opción de mucho más riesgo” que si se invierte en otras sociedades, pero la rentabilidad que se puede obtener “puede ser mucho mayor”.

En este sentido, el 38,5% de los expertos de Bloomberg recomienda comprar títulos de este valor, mientras que el 26,9% aconseja vender. Eso sí, precisamente por todo lo que ha corrido en bolsa estos meses, el valor se ha quedado sin potencial. El consenso de mercado que recoge Bloomberg le otorga un precio objetivo de 10,97 euros, por debajo de los 11,8 euros a los que cotiza ahora.

Por su parte, tanto Iturriaga como Sánchez-Galán recomiendan mantener la posición en el corto plazo. Además, el experto de Tressis considera que Indra se sitúa en una situación de resistencia importante que está en torno a los 12 euros. Hasta que no rompa esa resistencia, el analista recomienda no comprar.

DIGERIR LA SUBIDA

“La subida que ha tenido en los últimos dos meses ha sido espectacular, así es que lo normal es que en el corto plazo tuviera algún tipo de corrección lateral o incluso alguna corrección algo más profunda”, matiza el experto.

© Proporcionado por Bolsamanía

En la misma línea, Díaz subraya que la fuerte subida que ha experimentado la española en las últimas semanas, “ha roto resistencias técnicas y tendencias bajistas”. A su vez, añade que es “una señal muy buena, motivada sobretodo por los resultados del segundo trimestre (obtuvo beneficios), lo que es positivo para la compañía en el medio y largo plazo, lo que se ve reflejado en la acción).

Desde el punto de vista de Iturriaga, y de cara a los próximos meses, los tres riesgos que tendría la compañía en el corto plazo y que los inversores deberían tener en cuenta son qué pasa con la deuda, si el plan de despidos va cumpliendo la agenda y si el circulante y el efectivo que tiene la compañía siguen evolucionando positivamente y no tiene problemas de liquidez.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon