Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Isabel y Federica, las dos monjas enamoradas que han decidido dejar sus habitos para contraer 'santo' matrimonio

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 29/09/2016 Bolsamanía

Federica tiene 44 años y es licenciada en Filosofía, se ha encargado toda su vida a Dios dedicándose a las misiones religiosas por todo el mundo. Isabel por su parte también ha viajado por muchos lugares del planeta para ayudar a personas marginadas y a adictos a las drogas. Ambas han desempeñado su labor en el seno de la Iglesia desde que eran muy jóvenes, pero ahora, ambas están enamoradas y han decidido colgar los hábitos de la congregación italiana de las franciscanas para poder casarse.

Hace tres años, durante una visita pastoral, se conocieron y surgió algo entre ellas. Ahora, han 'colgado' el hábito para comenzar una relación.

"Dios quiere que las personas sean felices, vivir el amor a la luz del sol", asegura Isabel a La Stampa. La unión civil se llevará a cabo en un pueblecito turinés, Pinerolo. Será la segunda boda homosexual en el municipio desde que entró en vigor la ley, recoge Antena 3.

© Proporcionado por Bolsamanía

El alcalde del pueblo será el encargado de celebrar la ceremonia en el ayuntamiento. Sin embargo, el padre Franco Barbero, un cura excolmulgado por celebrar matrimonios religiosos entre homosexuales católicos dentro de la Iglesia Católica bendecirá la unión entre Isabel y Federica en el templo del propio pueblo.

"Tienen mucha fe y han pensado mucho su decisión. Han tomado su decisión con valentía a pesar de que las iban a criticar", asegura Barbero, el cura excomulgado, que celebrará su vigésima unión.

"Todavía me siento un cura hasta los globos oculares", dice. "Me encanta mi iglesia y hago labores de sacerdote a tiempo completo. Escribo libros, cuido de un blog, estoy en contacto con muchos sacerdotes que piensan como yo. Y fue a través de la red que también conocí a Isabel y Federica", explica. De hecho asegura que no es la primera boda entre monjas que oficia.

Para llegar a este día de celebración, Federica e Isabel tuvieron que hacer todos los trámites formales en el Vaticano para salir y dejar los votos.

La ex monja italiana aún tiene que contarle a sus familiares que dejó la congregación y que ha decidido casarse con Isabel. "Todavía tengo que decirle a mi padre y a mi familia que ya no soy monja, pero me alegro de que por fin me vaya a casar con Isabel".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon