Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Iván Martín (Magallanes): "Nos gustan los conglomerados complejos como Gas Natural o Sonae"

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 25/04/2017 Óscar Giménez

Iván Martín ha posicionado a Magallanes, en apenas dos años, como uno de los referentes de la industria de fondos. En su segunda conferencia anual ante los inversores, y acompañado por el famoso gestor Pat Dorsey (ex de Morningstar), ha defendido las claves de su modelo de inversión, con ejemplos como Gas Natural, Sonae o Fluidra.

Una de las principales inversiones de Magallanes es Gas Natural, que cumple una de las ideas que buscan en las compañías para generar valor: conglomerados que tienen diversos negocios que provocan que el mercado los ignore, pero que con un análisis extenso se puede encontrar potencial. “El negocio de distribución de gas, por ejemplo, está infravalorado. Es una empresa con muchos activos, y el fondo GIP (compró un 20% a Repsol y CaixaBank) está poniéndolos en valor”, sostiene Iván Martín, “Es una empresa con alta capacidad de generación de caja, y gracias a ello puede pagar un dividendo recurrente con una rentabilidad del 5%. La acción vale al menos un 40% más, y con el negocio regulado de gas tiene aún mayor potencial”, añade el gestor, que recuerda que tiene activos ocultos atractivos que van desde una mina en Sudáfrica hasta negocios en Moldavia y Puerto Rico.

Martín salió de Santander Asset Management en 2014 para fundar Magallanes junto con Mónica Delclaux (directora financiera) y Blanca Hernández (consejera delegada). El gestor y actual director de inversiones estuvo antes en Aviva, al frente del Aviva Espabolsa. Preguntado por la independencia en su segunda conferencia ante inversores, considera que “se puede hacer buena gestión 'value' -comprar acciones infravaloradas-, pero no perfecta. La independencia es una ventaja competitiva que permite implementar completamente tus principios de inversión. Las grandes gestoras tienen otro modelo, basado en el tamaño y en la distribución”.

Precisamente, el volumen de activos es algo que inquieta a los socios fundadores de Magallanes. Martín considera que el tope debe estar entre los 1.500 y 2.000 millones en el Magallanes European Equity, de renta variable europea (actualmente gestiona 230 millones, según Morningstar), en los 400 millones para el Iberian Equity, de bolsa española (está en 128 millones); y en los 100 millones para el Microcaps, que ha lanzado este año (está cerca de los 40 millones). En total, entre fondos, planes y Sicavs, Magallanes gestiona 1.300 millones.

Entre los pilares de la inversión de Magallanes, Martín destaca el análisis de conglomerados que el mercado a menudo ignora por “el excesivo análisis que exige”. Además de Gas Natural, otro ejemplo es la portuguesa Sonae, que tiene desde una cadena de supermercados líder en el país hasta activos en telecomunicaciones.

Pese a estas dos posiciones, la preferencia es mayoritariamente por empresas de pequeña o mediana capitalización como la francesa especializada en quesos Savencia, que tiene entre sus marcas Burgo de Arias. Y también por ideas de inversión en entornos competitivos favorables, como le sucede a la 'teleco' francesa Bouygues Telecom. Mientras que entre las exigencias están la situación financiera sana y con poca deuda, como es el ejemplo de la sociedad de viñedos Barón de Ley.

© Proporcionado por Bolsamanía

EL 'VALUE' Y LA GESTIÓN PASIVA PRESIONAN A LOS FALSOS FONDOS ACTIVOS

Iván Martín asegura que en 2016 tanto él como los dos analistas, Diogo Pimentel y Otto Kdolsky, tuvo 250 reuniones. En general, de las ideas de inversión que llegan a su mesa para analizar se descarta el 75%. Entre otras, LAR España, ACS o Banco Popular, principalmente por “la compleja contabilidad” y en el caso de la entidad presidida ahora por Emilio Saracho también por “las dificultades para llevar a cabo su reestructuración”.

Con estas premisas, la rotación de la cartera es reducida. Martín destaca que el horizonte temporal de su inversión es de muy largo plazo, hablando en periodos de siete años o décadas. “Nuestra inversión no siempre es mejor, pero podemos permitirnos tener empresas con un primer trimestre malo y otros fondos no”, explica.

Asimismo, reconoce que el auge de la gestión pasiva es un desafío y que considera buena opción tener una cartera compuesta por productos indexados de bajo coste y fondos de gestión activa. “Apenas dos de cada diez fondos baten a su índice de referencia o ‘Benchmark'. La gestión pasiva y los fondos que se alejan del índice ponen presión sobre la falsa gestión activa, lo que es bueno para la industria”, sentencia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon