Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La AEB avisa a los clientes que tendrán que acostumbrarse a pagar por los servicios de los bancos

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 20/04/2016 Europa Press

El presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), José María Roldán, ha advertido este miércoles de que en la próxima década los clientes "tendrán que acostumbrarse a pagar de manera explícita" por los servicios bancarios que ahora pagan de manera "menos transparente". En el mismo acto, también ha hablado sobre las posibles fusiones en el sector y en torno a la incertidumbre política de España.

"Esto no será fácil ni pacífico, como tampoco lo es en el ámbito de la prensa o de las creaciones intelectuales en cine, música o literatura", ha reconocido durante su intervención en el XXIII Encuentro del sector financiero organizado por Deloitte, ABC y Sociedad de Tasación.

Así, considera que dentro de diez años el cobro de los servicios prestados por la banca "será norma, por mucho que, de momento, las estrategias comerciales de atracción de clientes basadas en la gratuidad de las comisiones sigan formando parte de las herramientas de diferenciación de algunas entidades que necesitan reforzar su atractivo en el corto plazo".

Roldán entiende que pagando por los servicios se podrá comparar entre los distintos proveedores -"probablemente no todos bancarios"- para decidir cuál le ofrece mejor calidad al menor coste.

Echando la vista atrás, el presidente de la AEB ha recordado que, en el pasado, el coste de esos servicios para los bancos se subsumía en otros costes y se recuperaba en los márgenes de intereses. "Aunque el cliente no era consciente del coste que tenía para el banco la oferta de estos servicios, ello se compensaba porque esta aparente gratuidad constituía un elemento comercial muy potente", ha indicado.

Pero "bajo esa apariencia de gratuidad" se estaba cargando en márgenes un sobreprecio que, de haberlo conocido, el cliente quizás no lo hubiera aceptado, ha añadido, al tiempo que ha subrayado que, además, se producían subsidios cruzados entre clientes, a favor de los que requerían de más servicios y en contra de aquellos con menores necesidades.

FUSIONES "AMISTOSAS"

Roldán ha afirmado también que las fusiones son una buena manera de solucionar los problemas de eficiencia de la banca española y ha destacado que si estas operaciones llegan a producirse en los próximos tiempos serán "amistosas y bendecidas por el supervisor", ya que si son de forma amistosa "son más eficaces" que las hostiles.

Así, ha recordado que la crisis llevó a reducir el número de entidades bancarias en España de 42 bancos y cajas a 15 bancos, mientras que el número de trabajadores y oficinas se contrajo un 30% aproximadamente, algo que permitió al sector recuperar la dimensión que tenía en los años ochenta.

Sin embargo, ha advertido de que este proceso de búsqueda de la mejora no ha terminado, puesto que la presión sobre la rentabilidad derivada de los bajos tipos de interés obliga a mejorar la eficiencia.

"Evidentemente, en una industria con rendimientos crecientes a escala, una manera muy efectiva de conseguir mejorar la eficiencia es mediante fusiones, en concreto de aquellas entidades en las que los niveles de solapamiento sean elevados", ha adelantado.

ESTABILIDAD POLÍTICA

© Proporcionado por Bolsamanía

Preguntado por el momento político que vive España tras cuatro meses desde las elecciones del 20 de diciembre, Roldán ha ha manifestado que para que los bancos puedan mantener su mejora es "imprescindible" que la economía española se mantenga en el ciclo alcista durante varios años más.

"Para ello, precisa de estabilidad política y de una gestión económica que permita corregir sus dos desequilibrios endémicos: el endeudamiento exterior y el desempleo", ha insistido.

Para Roldán, además, son necesarios dos factores más para la buena marcha de las entidades: poner punto y final al proceso regulatorio post crisis y emprender la normalización de los tipos de interés.

A su juicio, las entidades bancarias necesitan un marco regulatorio "estable, predecible y una supervisión transparente" para el diseño de sus estrategias y la definición de su modelo de negocio. Por ello, ve de primera necesidad cerrar el actual ciclo regulatorio, comenzar a evaluar su impacto global sobre la industria y pulir el nuevo marco de sus consecuencias indeseadas.

¿CÓMO AFECTAN LOS TIPOS?

Respecto a los tipos de interés, cree que si no se llega pronto a su normalización, "la recuperación de la rentabilidad de la industria bancaria mundial se antoja extremadamente difícil".

Roldán opina que la banca española, al igual que está sucediendo en el resto del mundo, se enfrenta a un cambio "que exige una nueva forma de operar y unos modos de comportamiento que van desde el desarrollo de la cultura financiera hasta la digitalización", por lo que debe tomar muchas decisiones estratégicas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon