Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La asombrosa portada de The Economist: 'Anarquía en Reino Unido' tras el Brexit... en calzoncillos

Bolsamanía Bolsamanía 01/07/2016 Bolsamanía

The Economist ha sorprendido a propios y extraños con su última portada. Como no podía ser de otra forma, está dedicada al la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el conocido como Brexit que apoyaron los electores en el referéndum celebrado el pasado 23 de junio por un 52% de los votos, frente al 48% que se decantaron por la permanencia en el 'club' europeo. No obstante, la imagen que ha elegido para ilustrar la edición llama la atención al tratarse de un calzoncillo con la bandera británica colgado de un mástil.

Son muchos los internautas que se han hecho eco de la portada del medio británico, que en este número analiza la situación actual del país tras la 'tormenta' que ha desatado la victoria del Brexit. "Sin líderes y dividida, Reino Unido tiene ante sí su primer momento en la vida sin ataduras a Europa", asegura The Economist, que profundiza también en las consecuencias políticas y económicas de la decisión de los británicos.

© Proporcionado por Bolsamanía

Precisamente, habla de la dimisión del primer ministro británico, David Cameron, que anunció su marcha el viernes pasado, un día después de la celebración del referéndum y con el 100% de los votos escrutatos. El 'primer' había apoyado la permanencia en la UE, por lo que consideró que no era el adecuado para "capitanear el barco". No obstante, su marcha no se hará oficial hasta octubre, una vez se haya iniciado formalmente el proceso para que el país abandone el 'club de los 28'. Hay que recordar que Reino Unido todavía no ha presentado oficialmente la petición para abandonar la UE, una posibilidad que aparece recogida en el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

UN PAÍS FUERA DE LAS VÍAS

The Economist analiza todo lo ocurrido en esta última semana, y asegura que pese a que en la campaña del referéndum los partidarios del Brexit animaban a votar por la salida de la UE para "recuperar el control", lo cierto es que "el país rara vez se ha visto tan fuera de las vías". Y es que mientras que Cameron ha presentado su dimisión y el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, está luchando para sobrevivir a un 'golpe de Estado' en su propio partido, la libra esterlina ha tocado un mínimo de 31 años frente al dólar y los bancos han perdido un tercio de su valor, antes de estabilizarse. "Y mientras tanto se habla en Escocia e Irlanda del Norte de la secesión".

Todo esto, dice el medio, se predijo en caso de que ganase el Brexit, aunque ahora "el país parece paralizado" por su propia decisión. "Es hora de acabar con el aturdimiento. El país necesita un nuevo líder, un enfoque coherente de las negociaciones con la UE, y un acuerdo justo con esas naciones dentro de su propia unión que votaron por la permanencia". "El daño a la prosperidad de Reino Unido y a su posición en el mundo ya es grave, y será mucho peor si el país no 'toma el control' de su futuro", vaticina The Economist.

UN SEGUNDO REFERÉNDUM SERÍA UN ERROR

Además, señala que lo ocurrido tras el Brexit ya ha provocado el "remordimiento" de muchos británicos, que han firmado a favor de celebrar un segundo referéndum. No obstante, The Economist cree que "un rechazo inmediato del resultado sería un error". "Aunque lamentamos el voto por el Brexit, 34 millones de personas han emitido su voto y el resultado ha sido claro".

En opinión de este medio, lo mejor que puede hacer ahora Reino Unido es iniciar las negociaciones con la Unión Europea, en las que habrá dos posibilidades: buscar un "arreglo" parecido al de Noruega, que implica el acceso al mercado único a cambio de acogerse a la libre circulación de personas y una contribución al presupuesto de la UE, o cortar los lazos con la UE en su totalidad, lo que supondría perder algo tan importante como el acceso al mercado único, que compra casi la mitad de las exportaciones de Reino Unido. "A los votantes se les dijo que podían tenerlo todo. Pero no pueden".

OTRAS PORTADAS POLÉMICAS

Esta no es la primera vez que The Economist publica una portada que levanta la polémica. Sólo hay que recordar la que publicó hace un año, en plena crisis de Grecia y cuando más se hablaba del posible 'Grexit'. Llamó la atención por mostrar al presidente heleno, Alexis Tsipras, y a la canciller alemana, Angela Merkel, en un montaje en el que ambos aparecían al borde de un precipicio, simulando cómo se encontraban por entonces las negociaciones con Grecia para su permanencia en el euro. La recordamos aquí:

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon