Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La clave de Warren Buffett para originar un gran beneficio en su cartera

Bolsamanía Bolsamanía 29/04/2016 Bolsamanía

Cuando fue preguntado Warren Buffett sobre el factor más determinante sobre su gran éxito invirtiendo, el empresario e inversor asegura que es gracias al "interés compuesto". Durante más de seis décadas ha realizado esta fórmula casi perfecta y gracias a ella se ha convertido en uno de los hombres más ricos e influyentes en el mundo empresarial.

El interés compuesto, del que presume Warren Buffett, representa la acumulación de intereses que se han generado en un período determinado por un capital inicial o principal a una tasa de interés durante periodos de imposición, de modo que los intereses que se obtienen al final de cada período de inversión no se retiran sino que se reinvierten o añaden al capital inicial, es decir, se capitalizan.

Buffett siempre ha sido un apasionado de publicar en sus blogs o en diferentes medios de comunicación sus bazas que expliquen su éxito empresarial con toque humorístico y sencillo a la hora de entender el complejo entramado de sus números a la hora de invertir. Con ejemplos históricos como los de Cristóbal Colón o la realización del cuadro de la Mona Lisa en 1516 logra captar la atención, informa Market Watch. Es más, el inversor hace referencia a Albert Einstein en el que sostiene que "el interés compuesto es la octava maravilla del mundo".

OPERACIONES HISTÓRICAS PARA EXPLICAR SU ÉXITO

En este contexto. Warren Buffett explica por qué la reina Isabel II invirtió una cantidad diferente a la estimada para que Cristobal Colón hiciese una nueva ruta para llegar a Asia (en la que finalmente se descubrió América). El inversor asegura que el coste inicial del viaje fue de 30.000 dólares (estimación actual por parte del empresario). Pues bien, si los beneficios obtenidos de ese viaje en el que se descubrió por sorpresa el continente, se hubiesen gestionado al 4%, la cifra a la que hubiese ascendido hubiese llegado a los siete billones de dólares.

Otra de las maneras que explica su éxito es la decisión que mantuvo el rey Francisco para encargar la Mona Lisa en 1516. Warren Buffett asegura que la Mona Lisa (hace una estimación de cálculos del precio por aquel entonces y lo cifra en 20.000 dólares) tendría un valor actual de mil billones si hubiese invertido en una tasa anual del 6%.

Con esta peculiar visión de hechos históricos explicados económicamente, Warren Buffett ha conseguido que se pueda entender su éxito empresarial e inversor a pequeña escala. Unas cifras que porcentualmente que no pueden suponer unos grandes reportes a primera vista, pero que a largo plazo son satisfactorios. Según él, "actúan racionalmente y de manera coherente se puede aprovechar el poder del interés compuesto pensando a medio y largo plazo".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon