Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La compleja trama societaria con la que lavaba dinero Mario Conde

Bolsamanía Bolsamanía 17/04/2016
© Proporcionado por Bolsamanía

Mario Conde utilizó empresas radicadas en todo el mundo para traer 13 de los más de 26 millones que conformaban su botín de Banesto. Unos 10.7 millones fueron transferidos desde Holanda, Luxemburgo, Reino Unido, Italia, Suiza o Emiratos Árables y no despertaron las alarmas de Hacienda.

Tal y como informa OKDiario, el que fuera presidente de Banesto usó empresas como Barnacla, Black Oak y Oleificio Español para repatriar su dinero del extranjero.

En Suiza, operó con la sociedad Galloix Holding. Esta fue el detonante de las sospechas de blanqueo, después de realizar una transferencia de 600.000 euros desde allí. En Reino Unido utilizó Higuer Productions, Dryset y Mayfield Bussiness. En Luxemburgo: Beteiligung, Emiratos Árabes: Rupani Jelly Fish, Holanda: Matoral BV y en Italia: GMM.

Mario Conde tenía una compleja trama societaria a su servicio que hacía más fácil la repatriación de su botín. No despertó sospechas, Hacienda no investigó nada, por ejemplo, cuando las fincas mallorquinas, que en su día habían sido propiedad de la familia, de pronto pasaron a manos de la sociedad luxemburguesa Beteiligung, para evitar el embargo judicial tras la condena de Banesto.

Otra sociedad ajena a Mario Conde, Lassalcedas, compró en 2014 acciones de medios de comunicación por valor de 5,4 millones. Esa empresa ocultaba al ex banquero bajo el mismo nombre de su finca en Cabañeros. Pero Hacienda no lo atendió, ni siquiera cuando el financiero cedió los derechos de su libro Los días de gloria, un total de 694.000 euros, a esta sociedad formalmente ajena ni cuando esta cobraba los ingresos de Conde por sus apariciones televisivas, detallan desde OKDiario.

Tampoco despertó sospechas del fisco que una de las empresas de Conde recibiera flujos de fondos continuos desde Suiza aumentando su capital, ni que la sociedad Galloix fuera autorizada en una cuenta de Conde, ni que recibiera 632.000 euros en 2006 aún estando en prisión.

La italiana GMM, de la que era ejecutiva la hija de Mario Conde, transfería a menudo remesas importantes a cuentas de su padre desde 2009, un año después de su salida de prisión. Sin embargo, no fue hasta 2014 cuando el Sepblac, el Servicio Ejecutivo de Prevención de Blanqueo de Capitales, alertó a la Fiscalía Anticorrupción del masivo proceso de lavado de dinero del ex presidente de Banesto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon