Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La CUP rechaza la oferta de Mas de ceder poder a tres vicepresidentes: ¿qué pasará el jueves en el Parlament?

Bolsamanía Bolsamanía 11/11/2015 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

La portavoz de la CUP, Anna Gabriel, y el diputado Benet Salellas han acudido al Palau de la Generalitat para reunirse con varios miembros del Gobierno catalán, entre ellos Artur Mas. El objetivo de esta reunión secreta es tratar de desencallar el debate de investidura al que se someterá este jueves el presidente catalán.Según El Periódico, en el encuentro han estado también el líder de la CUP, Antonio Baños, el 'conseller' Francesc Homs y los dos máximos dirigentes de ERC, Oriol Junqueras y Marta Rovira. Durante el debate de investidura del martes, Baños dijo a Mas "vuelva usted el jueves", una frase que se interpretó como que están cerradas todas las puertas a un posible pacto con Junts pel Sí.En esta búsqueda de un acuerdo para garantizar la investidura, Mas ha ofrecido parte de su poder en el Govern a tres vicepresidentes: Raül Romeva, Oriol Junqueras y Neus Munté, los tres de la candidatura Junts pel sí. Con esta estrategia, Mas estaría intentando contentar a la CUP, que pedía poner a Romeva al frente de la Generalitat, sin perder la presidencia. Sin embargo, la formación liderada por Antonio Baños ha rechazado esta oferta, informa El Periódico.La reunión de este miércoles se celebra mientras el Pleno del TC decide si admite a trámite del recurso de inconstitucionalidad del Gobierno centralEn la sesión del martes en el Parlament, los diez diputados de esta plataforma votaron en contra de la investidura de Artur Mas, que no logró los apoyos necesarios para ser presidente. Este miércoles, Baños ha reiterado que volverán a votar en contra el jueves, cuando se celebrará la segunda votación. En esta ocasión, bastaría con dos abstenciones para que los votos de Junts pel Sí sumaran mayoría simple.En la primera ronda, Mas necesitaba la mayoría absoluta de los 135 escaños que componen el Parlamento catalán. Únicamente consiguió el apoyo de los 62 diputados de Junts pel Sí, mientras que los 73 parlamentarios del resto de formaciones votaron en contra, incluidos los diez de la CUP.Los 63 diputados del resto de partidos políticos no cambiarán su voto el jueves, o al menos eso se espera. Mas sigue intentando llegar a un acuerdo con la CUP para conseguir sumar mayoría simple, es decir, superar en al menos uno los votos en contra, para lo que le bastaría con dos votos a favor y ocho abstenciones.Si Mas tampoco logra ser investido en la segunda votación, tiene hasta el 9 de enero para lograr un acuerdo que permita su investidura, es decir, dos meses de plazo desde la primera votación. En caso de que no consiguiera la mayoría en el plazo señalado, se convocarían unas nuevas elecciones.TENSIÓN ENTRE LOS PARTIDOS INDEPENDENTISTASEn los últimos días se han intensificado las negociaciones entre CDC y la CUP para que Mas sea presidente. Sin embargo, la formación liderada por Antonio Baños se opone a que sea el actual mandatario quien lidere el desafío independentista y han puesto sobre la mesa el nombre del número uno de la lista de Junts pel Sí, Raül Romeva."Se trata de que dos de sus diputados se abstengan. Si no lo hacen, se para el proceso soberanista por diez años"Esta postura ha gustado muy poco en las filas de Junts pel Sí, desde donde aseguran que irán "a muerte" a por la CUP y sin "piedad" si Mas no es elegido presidente, según ha destacado este miércoles El Periódico. "Se trata de que dos de sus diputados se abstengan. Si no lo hacen, se para el proceso soberanista por diez años", afirman desde las filas de la formación catalana.ALBERT RIVERA TEME UN TAMALLAZOEl líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado este miércoles que Mas, está "desesperado" por ser investido de nuevo. Respecto a lo que pueda ocurrir en la votación del jueves, ha recordado el llamado 'tamayazo' de 2003 en la Asamblea de Madrid, que impidió que Rafael Simancas fuera investido presidente y llevó a la convocatoria de unas nuevas elecciones que ganó Esperanza Aguirre por la ausencia de dos diputados socialistas el día de la votación."El caso del 'tamayazo' lo tenemos todos en mente", ha respondido en una entrevista en RNE de la que se ha hecho eco El Periódico, al ser preguntado si teme que pueda repetirse en el Parlamento catalán. "No puedo poner la mano en el fuego por la CUP y decir que eso no va a pasar, ni por Convergència y sus fórmulas. Sé que Artur Mas está desesperado por ser investido presidente, de cualquier manera y con quien sea", ha añadido Rivera, que se ha preguntado "qué no hará por un voto". "No pondría la mano en el fuego por un presidenciable y un Gobierno que ha hecho de todo, y de todo es de todo", ha añadido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon