Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La decepción se apodera del dólar mientras la Fed compra tiempo

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 22/09/2016 Noemí Jansana

La gran cita con los bancos centrales ha quedado atrás y los mercados tratan de digerir la sensación de desencanto reinante tras la más que discreta actuación del Banco Central de Japón (BoJ) y la Reserva Federal de EEUU (Fed). Ambos decepcionaron a los operadores del mercado de las divisas cuya actividad, tras las reacciones iniciales -no exentas de cierta violencia-, muestra escaso volumen y poca volatilidad en este “día después”.

De las dos autoridades monetarias, la que salió medianamente airosa en sus esfuerzos por debilitar el yen fue el BoJ. La divisa nipona cayó presa de una fuerte presión bajista durante gran parte de la sesión europea del 21 de septiembre y, en su cruce contra el dólar, dejó unos máximos cercanos a los 103 yenes. Mientras, contra el euro, se cambiaba cerca de los 114,500 yenes.

Pero poco le duró la fiesta al yen. Tal y como explica Michael Hewson, analista de CMC Markets, “la Fed propinó un fuerte golpe contra las ambiciones del BoJ de debilitar su divisa y decidió hacer exactamente lo mismo que ha hecho durante los últimos nueve meses: absolutamente nada”.

Para Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management, la presidente de la Fed, Janet Yellen, “ha mantenido una fingida postura agresiva y sus previsiones no han convencido a los inversores de que habrá una subida de los tipos de interés en 2016, incluso después de que tres miembros del comité de política monetaria de la Fed -el FOMC- hayan discrepado de la decisión y votado a favor de comenzar la normalización monetaria de forma inmediata”.

Así las cosas, el cruce que ha reaccionado con mayor ímpetu a este anuncio ha sido el Dólar/Yen, que se dirige a la zona de los 100 yenes. Expertos de Danke Bank se muestran más cautos con respecto al yen y creen que podría volver a depreciarse hasta el cambio de 105 yenes por dólar. “Esperamos que en un mes, el Dólar/Yen apunte al precio objetivo de los 101 yenes y, en tres meses, a los 102 yenes”.

Los analistas de Goldman Sachs creen que la divisa de japón aún podría mostrar mayor debilidad en lo que queda de año y cerrar 2016 con un precio cercano a los 108 yenes por cada dólar.

EURO/DÓLAR SIN DEMASIADOS CAMBIOS... POR EL MOMENTO

Tanto la libra como el euro hicieron lo esperado tras la Fed y ascendieron a máximos del día contra el billete verde. Sin embargo, horas después, han retrocedido hasta quedarse prácticamente planos en un movimiento correctivo que persiste y que podría dejar una jornada de ‘calma chicha' en la operativa con divisas.

La sesión europea se presenta sin catalizadores específicos, dada la ausencia de informes económicos, y es de esperar que el euro continúe aguantando el soporte de las 200 sesiones en los 1,1145/20, por ahora. Michael Hewson llama a estar atentos a un movimiento por encima del área de los 1.1220 dólares, ya que “podría abrir las puertas a nuevas subidas hasta los 1,1300 dólares”. “La rotura por debajo de los 1,1145/20 podría dejar despejado el camino hasta los 1,1000 dólares”, indica el experto.

José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía se muestra alcista y cree "en teoría se dan las condiciones para que el cruce ataque importantes zonas de resistencia".

"Máxima precisión por parte del euro/dólar que rebota desde el soporte horizontal que presenta en los 1,11200 y parece querer poner la directa hacia la zona de resistencia que presenta en los 1,12840 (último máximo decreciente)", indica. "De conseguir confirmar por encima, en cierres, lo normal es que veamos al cruce dirigirse a la zona de resistencia que presenta en los máximos de agosto (1,13660) y por encima tendría el camino despejado hacia la importante zona de control que presenta en los 1,14280 (máximos de la sesión prebrexit)", cree Rodriguez.

Pero el experto llama a la cautela: "Dejemos que sea el precio el que nos confirme el movimiento de ruptura".

Gráfico Euro/Dólar

© Proporcionado por Bolsamanía

En cuanto a la libra, ha continuado su senda bajista, aunque aguanta la línea de tendencia que marcan los mínimos de julio y que descansa en los 1,2930 aproximadamente. “De romperse, nos iremos a los 1,2800 dólares por cada libra”, explica el analista de CMC Markets.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon