Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La dolorosa historia olímpica de Vanderlei Cordeiro de Lima, encargado de encender el pebetero en Río

Bolsamanía Bolsamanía 06/08/2016 Bolsamania
© Proporcionado por Bolsamanía

Eran muchos los nombres que sonaban en las quinielas antes de que se produjese el momento más esperado de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. Ronaldo sonaba con mucha fuerza para que fuese el encargado de encender la llama olímpica, pero la organización sorprendió a propios extraños cuando apareció De Lima, un hombre con una de las historias más desgarradoras de la historia olímpica.

El exatleta brasileño Vanderlei Cordeiro de Lima recuperó este sábado la gloria olímpica --perdida hace 12 años en Atenas-- al ser el elegido para ser el último relevista de la antorcha en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Río de Janeiro 2016, tal y como informa Europa Press.

Lee además: En directo | Juegos Olímpicos Rio 2016: el deporte mundial mira hacia Brasil

Vanderlei centró todas las miradas en el tramo final del sensacional espectáculo que planificó Río para su puesta en escena. El brasileño, bronce en Atenas en maratón, fue el gran protagonista después de lo acontecido en la capital griega, donde fue privado por un espectador de la medalla de oro.

El maratoniano de Paraná marchaba en primera posición cuando fue atacado por un espectador que saltó del público. El ataque sufrido le impidió ganar, pero no reponerse y terminar subiendo al podio. Este sábado, ante más de 78.000 personas, recuperó ese trozo de cielo olímpico que se había quedado en Grecia.

Después del rechazo de Pelé, que alegó motivos de salud para no participar como último relevista, y después de que se especulase con la elección del extenista Guga Kuerten, finalmente el Comité Organizador de Río 2016 decidió entregarle a Vanderlei el privilegio ante su gente.

Tras el izado de la bandera olímpica comenzaron los últimos relevos. La antorcha pasó por las manos del citado Kuerten y de la ex jugadora de baloncesto Hortencia Marcari, otra de las deportistas más destacadas de la historia de Brasil, antes de llegar a las de Vanderlei de Lima, que posó el fuego sobre el pebetero para poner en marcha la XXXI Olimpiada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon