Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La economía mundial después de la crisis: el crecimiento lento se mantendrá mucho más tiempo

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 15/04/2016 Bolsamanía

La crisis financiera que golpeó al mundo en el año 2007 quedó atrás, pero el lento crecimiento de la economía se mantendrá durante mucho más tiempo. Eso es lo que asegura,Olivier Blanchard, ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional y miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional, en un artículo publicado por Financial Times.

"Una vez que las fases más duras de la crisis financiera y del euro pasaron, está claro que se necesitará mucho tiempo para que las economías avanzadas se puedan recuperar", dice Blanchard, que afirma que "las crisis financieras pasadas nos advierten de que la recuperación será larga y dolorosa".

"Antes de la crisis, cualquier economista habría asegurado que una economía con tipos de interés cercanos a cero y sin importantes problemas desde el punto de la demanda, vería altas tasas de crecimiento. Sin embargo, esto no es lo que hemos visto. La razón, creo, se debe a las mediocres perspectivas de medio plazo, que a su vez afectan a la demanda y al crecimiento actual", afirma.

Desde 2007, las previsiones de crecimiento a largo plazo en las economías avanzadas han caído entre un 0,5 a 1%. El economista señala que una parte del descenso es debido al envejecimiento, otro, en cambio, se debe a unos niveles de productividad menores. "El efecto de envejecimiento de la población era en gran parte predecible, y de hecho en gran medida previsto -fue tenido en cuenta por las empresas en sus planes de inversión".

En cuanto a la productividad, ésta lleva descendiendo desde el año 2007, especialmente en Europa, donde ha disminuido un 1%. En Estados Unidos, la tasa de productividad se ha visto reducida en un 0,5%. Blanchard defiende que esto se debe "en parte a factores cíclicos y al efecto de la acumulación de menor de capital". Pero además añade que "para Estados Unidos, al menos, evidencia una desaceleración de la productividad subyacente, que empezó antes de la crisis. La idea más acertada es creer que la alta tasa de crecimiento de la productividad antes de la crisis era inusual, y deberíamos esperar un menor crecimiento subyacente de la productividad en el futuro".

Un crecimiento bajo es una mala noticia para el medio plazo, pero "explicaría lo que está ocurriendo actualmente". En un artículo escrito por Eugenio Cerutti, Lawrence Summers y el propio Olivier Blanchard en el año 2015, los economistas llegaban a la conclusión de que "durante los últimos 40 años, las recesiones en los países avanzados iban asociadas con frecuencia a un menor crecimiento tras la recesión".

"La interpretación que se puede hacer de esto es que existe histéresis (fenómeno por el que el estado de un material depende de su historia previa y que se manifiesta por el retraso del efecto sobre la causa que lo produce), es decir, que la recesión registrada durante la crisis afecta el crecimiento potencial futuro. Otra es que la causalidad va en sentido inverso: malas noticias sobre el crecimiento potencial futuro conducen a una recesión. Así, por ejemplo, cuando las empresas se dan cuenta de que las perspectivas de ventas son peores de lo que pensaban, cortan la inversión. Y los consumidores, al darse cuenta de que sus perspectivas de ingresos han empeorado, cortan el consumo.", asegura el economista.

En este sentido, Blanchard señala que "la política monetaria puede limitar la caída, pero no eliminarla". En un documento escrito por él en 2013, Blanchard defendía que "hemos demostrado formalmente que esta interpretación se ajusta bien con los datos registrados en la posguerra en Estados Unidos, además de explicar lo que observamos hoy. El resultado en este caso no es una recesión, pero sí una débil recuperación."

MERCADOS EMERGENTES

© Proporcionado por Bolsamanía

La lenta recuperación de las economías avanzadas, señala el experto, "explicaría la desaceleración en los mercados emergentes. Menores exportaciones, menor demanda de materias primas, y la consiguiente caída de los precios éstas, han dado lugar a una menor producción".

El pronóstico entonces es que "habrá una recuperación lenta pero continua". Por eso, señala que "el discurso del miedo, y algunas de las medidas que se discuten, como el dinero helicóptero o los tipos nominales negativos, no están a la orden del día". Aunque no descarta tenerlos en la reserva por si las cosas se tuercen, pero "la previsión es que no serán necesarias".

Por lo tanto, apunta Blanchard, "la atención debe centrarse cada vez más en el crecimiento a medio plazo y la redefinición de las políticas fiscales y monetarias normales en un entorno de menor crecimiento y menores tipos de interés".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon