Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La estrategia de Acerinox para mantener el dividendo con el repunte de las materias primas

Bolsamanía Bolsamanía 08/06/2016 Óscar Giménez

Acerinox, como la mayor parte de las compañías cuyo negocio depende de las materias primas, ha sufrido un deterioro de sus cuentas en los últimos tiempos, que derivó en pérdidas de 8 millones de euros durante el primer trimestre. Esto no ha impedido que este jueves el fabricante de acero inoxidable vaya a proponer un dividendo de 0,45 euros por acción mediante la fórmula de scrip dividend. Para el futuro, la retribución a los accionistas dependerá de los resultados. No hay compromiso por parte de la firma española, aunque se muestra optimista. Las acciones han cerrado con una caída del -0,10% hasta los 10,455 euros, tras llegar a caer un 2%.

En concreto, la compañía se ha visto duramente afectada por el desplome de los precios de los productos básicos, en especial del níquel, desde el verano del pasado año hasta principios del presente ejercicio, al pasar desde los 12.000 dólares por tonelada hasta los 8.500 dólares. En la compañía explican que el precio del níquel supone el 60% de los costes, pero aun así un repunte favorece a la facturación, ya que si se encarece esta materia prima, "hay más pedidos, se transmite a los precios finales, etc".

No obstante, en Acerinox hay cierto optimismo con la evolución del níquel. "Todos los analistas coinciden en una recuperación hasta los 16.000-20.000 dólares, aunque lo que nadie menciona es cuándo alcanzará este nivel", señala el consejero delegado, Bernardo Velázquez. El ejecutivo de la metalúrgica argumenta que estas expectativas están alimentadas en que se estima que el 60% de los fabricantes de níquel perderán dinero este año, que el precio de la commodity ha caído a la vez que el petróleo que ya ha rebotado, y las posiciones bajistas en la Bolsa de Londres han ido desapareciendo.

Por otro lado, Velázquez señala que por primera vez en varios años, los analistas proyectan que la producción de níquel del ejercicio no cubrirá la demanda. "Aún hay stocks importantes, pero están empezando a reducirse", agrega, al tiempo que reconoce que una de las claves es China, donde aunque no hay estadísticas muy transparentes al respecto, también hay signos de menores niveles de almacenamiento.

¿QUÉ PASARÁ CON EL DIVIDENDO?

Acerinox no se ha limitado a esperar que la evolución de los precios del níquel favorezcan a sus cuentas, aseguran los altos ejecutivos de la empresa, que un día antes de la junta de accionistas ha desvelado las claves de ésta, en la que se propondrá el reparto de dividendos de 0,45 euros con la fórmula de scrip dividend o 'dividendo opción', que "tuvo buena acogida el año pasado" con una aceptación del 59% de los accionistas.

La empresa ha rechazado hacer un pronóstico sobre los resultados esperados a final de año, y ni el consejero delegado ni el presidente han confirmado que se mantenga el dividendo. No obstante, han mostrado cierto optimismo. "Si hasta ahora hemos mantenido nuestra política de dividendos es porque nuestras expectativas son razonables, sino habría sido una irresponsabilidad", comenta el presidente, Rafael Miranda. Mientras que el consejero delegado, Bernardo Velázquez, defiende que en volumen de acero inoxidable fabricado, van a batir su propio récord este año, y el repunte mencionado que esperan para el precio del níquel invita a pensar en que los resultados sean mejores que en el primer trimestre, donde ya "se apreciaba una tendencia de mejoría, ya que marzo fue mejor que febrero, y febrero mejor que enero".

FUERTES INVERSIONES

La empresa ha realizado fuertes inversiones en los últimos años para incrementar su capacidad de producción, algo que favorece el ratio de costes sobre la facturación, ya que al ser un negocio con elevados costes fijos, a mayor fabricación menores gastos en términos relativos. Además, el plan estratégico 2016-2020 incluye inversiones para modernizar y hacer más eficientes las plantas de fabricación de acero inoxidable, el crecimiento orgánico, y posicionamiento en nuevos productos, especialmente en Estados Unidos y en la fábrica de Los Barrios (comarca de Gibraltar, en Cádiz). Por su parte, descarta continuar con las inversiones en la planta de Bahru Stainless, en Malasia, hasta que vean condiciones más favorables para ello, después de haber invertido en ella unos 600 millones de euros. El objetivo inicial es de más de 1.100 millones, y para ello queda una tercera fase que se ha pospuesto.

"Es muy importante tener en cuenta que en los últimos cinco o seis años se ha invertido más de 500 millones de euros en las plantas de producción. Esto se hace porque se cree en el negocio", asegura Miranda. El presidente insiste en que esperan una mejoría de los resultados en los próximos trimestres y en que el grupo ha llevado a cabo una profunda renovación aprovechando la crisis.

Ahora, aunque hay ciertos "nubarrones" como el riesgo del Brexit o la desaceleración de la economía mundial, recuerda que en general "las perspectivas de crecimiento son mejores". "Somos el fabricante de acero inoxidable más global como empresa, y con un producto que tiene futuro porque no hay otro que lo sustituya", agrega el presidente de Acerinox.

La junta de accionistas también tendrá que aprobar la renovación de KPMG y el nombramiento de PWC como consultoras, cambios en el consejo de administración que incluyen la entrada de Óscar Fanjul Martín como consejero dominical en representación de Feynman Capital, y de Braulio Medel Cámara como consejero independiente, y medidas en consonancia con las recomendaciones del Código de Buen Gobierno de la reciente Ley Española de Sociedades. Con ello, se reducirá de 1.000 a 300 las acciones mínimas para acudir a la junta, que se retransmitirá en directo, y se incorporará a éstas más consejeros independientes.

PENDIENTES DE CHINA... ¿Y DE LA FED?

© Proporcionado por Bolsamanía

Con su fabricación de acero al carbono o de construcción, China ha pasado de tener una cuota de la producción mundial del 3% hace algo más de una década, a tener más del 50%. El gigante asiático ha inundado el mundo de acero barato, producido como uno de los sectores que consideraban estratégicos en Pekín, y algo que se ha criticado desde la comunidad internacional. En este sentido, en Acerinox aplauden que el Parlamento Europeo votara en mayo con amplia mayoría en contra de considerar a China una economía de mercado, lo que obliga a la Unión Europea a actuar en consecuencia con sus instrumentos de defensa comercial.

"Nosotros competimos en un mercado global, pero hay que competir todos con las mismas armas. China parece haber escuchado a la comunidad internacional y para el nuevo plan quinquenal que se habla que podría aprobarse en octubre podría dejar de considerar la producción de acero como sector estratégico", explica Bernardo Velázquez.

Otro elemento que tiene intrigado al mercado es la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), que podría conllevar alzas de tipos en alguna de las próximas reuniones, aunque por ahora parece descartado que sea en el encuentro de los días 14 y 15 de junio. Los tipos están en el rango entre 0,25% y 0,5% desde diciembre, cuando se subieron 25 puntos básicos. Acerinox ha llevado a cabo fuertes inversiones en Estados Unidos. Sin embargo, esto "no es un problema para nosotros, ya que tenemos una deuda sobre Ebitda de 2,6 veces, un ratio muy bajo en el sector, y un nivel de apalancamiento del 35%. El coste de la deuda para nosotros es muy bajo", explican. De hecho, resaltan que la metalúrgica ha alcanzado acuerdos con 12 bancos para refinanciar un total de 717 millones de euros aprovechando la buena situación del mercado.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon