Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La fluctuación de las divisas puede jugarle una mala pasada a España en Semana Santa

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 08/04/2017 Virginia Mora
© Proporcionado por Bolsamanía

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina y las previsiones no pueden ser mejores para España. Los hoteleros esperan una ocupación del 90%, se estima que se crearán 140.000 puestos de trabajo… pero lo que nadie parece advertir es que la situación puede no ser tan buena por una razón: la fluctuación de las divisas. Según algunos expertos, los cambios que se han producido en los últimos meses pueden acabar por pasarle factura a España, que sólo espera poder firmar una Semana Santa de récord.

El hecho de que este año la Semana Santa caiga en abril ha insuflado confianza en el sector turístico, que espera que el buen tiempo acompañe. Sin embargo, puede que los datos que España logre finalmente en este periodo vacacional, el primero del año y que puede servir de termómetro de cara al verano, se vean afectados por el comportamiento del mercado de divisas.

Así lo advierten los expertos de Ebury, empresa especializada en pagos internacionales y gestión del tipo de cambio, que ha elaborado un ranking de volatilidad de las divisas durante los últimos doce meses y que refleja cuáles son las monedas mundiales que más valor han perdido respecto al euro, y también las que más se han recuperado. Todo esto aparece recogido en un informe en el que se afirma que la evolución seguida por el mercado de divisas en los últimos doce meses “añade y resta atractivo a destinos clásicos del mapa turístico internacional”.

El principal escollo que puede encontrarse España en este periodo tiene nombre y apellidos: libra esterlina. La moneda británica ha sufrido una fuerte depreciación en el último año en su cruce frente al euro, superior al 9%, aunque esa cifra escala hasta el 12% si el cálculo se realiza desde el 23 de junio de 2016, día en que los británicos votaron en el referéndum a favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el conocido como ‘Brexit'.

La libra y el euro son las divisas que más usan las agencias de viajes para reservar paquetes turísticos dentro de Europa, y lo ocurrido en el mercado de divisas puede influir en los datos de España esta Semana Santa. “La evolución de los últimos doce meses ha puesto en el mapa turístico internacional, de cara a la planificación de las próximas vacaciones de Semana Santa, a algunos países cuyas divisas se han depreciado con respecto al euro en todo este tiempo, lo que hace mucho más atractiva la contratación de todo tipo de servicios en esos destinos”, destacan los expertos de Ebury.

Es decir, es posible que España reciba menos turistas de los que podrían haber llegado esta Semana Santa si la situación fuese distinta respecto a las divisas, dado que ahora algunos pueden optar por Reino Unido para aprovechar las condiciones ventajosas que ofrece la depreciación de la libra. “Este destino recupera atractivo”, afirman desde Ebury, donde recuerdan que “la volatilidad de la moneda es un factor esencial para empresas como las agencias de viajes, que deben contratar y pagar servicios y paquetes turísticos en diversos lugares del mundo”.

Para Robert Casajuana, economista y socio de SLM, a raíz del Brexit la libra “ha canalizado los peores escenarios” y se ha convertido en el “termómetro” de la situación, ya que ni el FTSE 100, el índice de referencia de la Bolsa de Londres, ni los bonos del Gobierno británico han sufrido desde entonces. “La libra es la gran damnificada”, insiste el experto, que ve a la divisa “en niveles interesantes”, en los que cree que se mantendrá tras la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que ha puesto en marcha el proceso para concretar la salida de Reino Unido de la UE.

Y también apunta que el sector turístico británico se verá beneficiado de la situación de la libra. “Muchos turistas internacionales desembarcarán en Inglaterra aprovechando la depreciación, que también influirá en el turismo nacional, el de los propios británicos dentro del país”, explica Casajuana. “Ahora les sale más caro salir fuera de Reino Unido y cambiar la moneda”, por lo que muchos pueden optar por viajar dentro del país, señala el economista.

Barclays, en un informe de finales de marzo, hablaba de la posibilidad de que se produzca un parón de la “infravaloración histórica” que vive la libra a medida que el Brexit se vaya aclarando, sobre todo tras la invocación del artículo 50 del Tratado de Lisboa. “Esperamos que la caída de la incertidumbre acelere un repunte de la moneda británica a partir del segundo trimestre”, dicen los analistas de la firma. Por su parte, desde Citi apuntan en otro informe, también de finales de marzo, que las incertidumbres “permanecen”, por lo que no hay que descartar que los rallies de la libra se vuelvan “más frecuentes”, al menos en el corto plazo.

EXPECTATIVAS EN ESPAÑA

Pese a esta amenaza, que el Gobierno trata de solventar con una campaña de promoción del país como destino turístico que ha arrancado este mes de abril, en España el sector turístico espera con grandes expectativas la llegada de la Semana Santa. Por ejemplo, las estimaciones de firmas como Adecco hablan de la creación de 140.000 puestos de trabajo, lo que supone un incremento del 10% respecto a los datos cosechados el año pasado, siendo los sectores que más empleo demandarán los vinculados al turismo. Además, señala que Cataluña será la región que genere un mayor número de puestos de trabajo, ya que firmará casi 25.900 contratos, seguida por la Comunidad de Madrid (19.600), Andalucía (17.800), Murcia (17.600), y la Comunidad Valenciana, con 17.300.

Y no sólo las previsiones de creación de empleo son buenas. Los hoteleros españoles se han mostrado optimistas de cara a la Semana Santa y han cifrado en un 90% la ocupación en los principales destinos turísticos nacionales. Así lo indica el Observatorio de la Industria Hotelera (OHE) elaborado por Pricewaterhouse Coopers para la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que se ha presentado esta misma semana en Madrid.

En concreto, consideran que la ocupación será “muy favorable” en Semana Santa, sobre todo en los principales destinos turísticos: Andalucía, Baleares, Costa del Levante, ciudades con tradición religiosa (Málaga, Sevilla, Granada), Barcelona, Madrid, Tenerife y Gran Canaria. Aunque Benet Maimí, profesor de Economía y Empresa en la Universitat Abat Oliba CEU, cree que es preciso explicar que esos niveles de ocupación se alcanzarán, únicamente, entre el jueves y el domingo. “Si el cálculo se hace teniendo en cuenta toda la semana, el nivel de ocupación bajaría considerablemente”, dice.

El experto incide también en la importancia del mercado extranjero para el sector turístico, y aunque señala que los datos apuntan a que la temporada “será buena”, también reconoce que el Brexit y la situación actual de la libra son dos cosas que no se pueden obviar. “Todavía es temprano para hablar de los efectos, que no se van a notar hasta 2018”, afirma Maimí, que recuerda que 37 millones de británicos viajan cada año a países de la Unión Europea, y 17 de ellos son los que recibe España. “Reino Unido es nuestro mercado emisor de turistas más importante, y el Brexit puede afectar”, indica el economista, aunque insiste en que lo hará a partir del próximo año. Y es que “en las cifras de 2016 el efecto Brexit ni se ha notado en España pese a la devaluación de la libra frente al euro”, concluye.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon