Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La gestión y financiación de pagos y cobros en la cadena de proveedores para optimizar la gestión del circulante

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 16/12/2016 Bolsamanía

Entender las finanzas de la cadena de suministro realizada online y sus ventajas requiere encuadrarlo como un servicio que presta una empresa del sector fintech, que viene a sumarse a tendencias internacionales enmarcadas en la categoría denominada “plataformas SCF”, que significa Supply Chain Finance

© Proporcionado por Bolsamanía

Las fintech se han hecho protagonistas de la transformación digital del sector financiero y están implantando la desintermediación mediante soluciones tecnológicas novedosas: productos, servicios, procesos o procedimientos como el SCF, que pone en contacto a un cliente con su proveedor para gestionar acuerdos de pronto pago de facturas, y los conecta también con un tercero financiador de la operación en momentos de falta de liquidez. Cubren necesidades demandadas en el sector, atendiendo en ocasiones a postulados de economía colaborativa, con el denominador común de la desintermediación financiera.

El sector fintech está en alza. El informe de la consultora Accenture de 2016 «Fintech and the evolving landscape» cifra la inversión en el sector en 5.300 millones de dólares, en el primer trimestre de 2016: un incremento del 67% con respecto al mismo período del año anterior. Es interesante el aumento de la inversión en fintech colaboradoras, hasta el 44% de la inversión total (29% un año antes). Va cogiendo ventaja a la inversión en fintech competidoras con productos o servicios financieros alternativos a los de la banca.

La consultora Capgemini indica que, en 2016, el 46% de los directivos de banca considera establecer alianzas con empresas fintech y el 44% se plantea invertir en ellas. Sin embargo, estas intenciones tardarán en materializarse, pues solo el 18% tiene planes reales de inversión en ellas.

En España, un ejemplo real de colaboración entre empresas fintech y la banca es el acuerdo comercial alcanzado en 2015 entre Bankia y everis para comercializar nettit. Es una plataforma que permite la desintermediación en operaciones financieras de las empresas participantes en su red. Un medio de pago gratuito de las facturas vencidas y, a la vez, un medio de financiación para quienes adelanten cobros o pagos porque necesitan liquidez o quieren mayor rentabilidad. La propuesta de valor de nettit es más amplia que la de las demás compañías SCF existentes, ya que nettit extiende las mismas capacidades a lo largo de toda la cadena de proveedores, con lo que las empresas que conforman los “eslabones intermedios” de la cadena tienen la posibilidad de ejecutar pagos y cobros simultáneamente. Es decir, pagar facturas a proveedores con sus derechos de cobro de clientes. Este servicio de netting complementario al SCF ofrecido por nettit utiliza un algoritmo exclusivo desarrollado por la compañía. Su potencia radica en que los clientes y proveedores tienen a su disposición acceso a crédito (actualmente de Bankia, con quien ya se está trabajando para que nettit sea multibanco) para inyectar la liquidez en los puntos necesarios a un coste inferior a la rentabilidad que obtiene de la plataforma la empresa que anticipa el pago.

Las ventajas son la reducción de los plazos y del riesgo de cobro, la simplificación del balance y la mejora de los ratios financieros de maduración, liquidez y endeudamiento. En definitiva, la optimización de la gestión del circulante y la mejora de balances y de la cuenta de resultados. Algo nada despreciable para grandes empresas, PYMEs y autónomos en la actualidad.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon