Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Guerra Fría entre el PP y PSOE

Bolsamanía Bolsamanía 18/09/2016
© Proporcionado por Bolsamanía

Tras dos contiendas en las urnas y dos batallas de investidura, España se mantiene en funciones. Tanto en la Primera Guerra de los Comicios del 20 de diciembre como en la segunda del 26 de junio, ninguno de los frentes logró una victoria que le permitiese conquistar la Moncloa para los próximos cuatro años y, lo que comenzó siendo una lucha entre varios bandos, se ha convertido en un movimiento táctico entre los dos actores históricos.

Mientras se producen estos movimientos, los electores rasos miran a las papeletas con mayor agotamiento. Después de haber iniciado una batalla democrática con energía e ilusión de hace nueve meses, la ciudadanía comienza a tener la sensación de que su papeleta cada vez tiene menos relevancia en el frente.

Un hecho que provoca, principalmente, que las dos fuerzas emergentes que comenzaron luchando con mayor energía, Podemos y Ciudadanos, vean cómo la dilatación del combate les ha alejado de la victoria y deban elegir su posición con respecto a la lucha entre los dos adversarios tradicionales.

PP y PSOE han retomado una lucha tradicional en nuevo escenario. El frente que lidera Mariano Rajoy logró 123 diputados en el 20D y 137 en el 26J. Mientras, Pedro Sánchez y los suyos alcanzaron los 90 escaños en la primera contienda y bajaron a los 85 en la segunda. Ambos resultados muestran que el desgaste tras años de poder, la crisis y la aparición de nuevos combatientes les han arrebatado terreno.

A pesar de ello, populares y socialistas siguen siendo los dos partidos que aglutinan más apoyos para conquistar el Gobierno, pero este respaldo no es suficiente. El uno y el otro han intentado forjar alianzas para alcanzar la victoria, pero ambos han salido derrotados de la investidura. Y debido a su negativa de firmar una tregua y acabar con incertidumbre política nacional, PP y PSOE se han instalado en una Guerra Fría que puede preceder a la III Guerra de los Comicios.

© Proporcionado por Bolsamanía

AMBOS POSEEN CONFLICTOS DENTROS DE SUS FILAS

Los dos partidos conocen a su adversario y se encuentran cómodos en enfrentarse con él. No obstante, el gran problema que se están encontrando ambos partidos es el de las disputas internas que van apareciendo, y que pueden suponer el mayor riesgo de debilitamiento a la hora de acudir al campo de batalla.

Mariano Rajoy continúa encontrándose en la tesitura de decidir qué hacer con los miembros de su partido que aparecen salpicados por la corrupción. Mientras tanto los comandantes populares muestran opiniones dispares con respecto a las acciones que habría que adoptar con ‘las ovejas negras' del batallón.

Pedro Sánchez vive dentro de su partido, principalmente, un gran debate su táctica en esta batalla que ha provocado una crisis de liderazgo en el frente socialista, ya que importantes barones del partido han mostrado de manera pública su descontento con la posición de su líder.

Otro factor clave, es la actividad de las fuerzas emergentes y cómo podrán afectar a ambos bandos de cara a otro posible enfrentamiento. Mientras que los populares se muestran más tranquilos con la posibilidad de fuga de combatientes al bando del partido de Rivera, Sánchez mira con recelo a Podemos, como explica el politólogo, Ignacio Martín Granados “el PP es consciente que lograría un mejor resultado en unas terceras elecciones y todo lo que gane lo pierde Ciudadanos. Mientras desde el PSOE se demoniza a Podemos ya lo sigue viendo como una amenaza”, señala sobre la luchas por liderar los espectros ideológicos.

© Proporcionado por Bolsamanía

PRÓXIMA BATALLA: ELECCIONES VASCAS Y GALLEGAS

En este clima de tensión creado entre los dos bandos donde se emplean presiones políticas, económicas y propaganda hostil, aparece un enfrentamiento en las urnas en el País Vasco y Galicia el próximo 25 de septiembre.

“En esta situación nadie quiere cometer un error" puntualiza Martín Granados y añade que "existen partidos, en el caso del País Vasco como el PNV, que buscan la victoria en estos comicios y, PP y PSOE buscarían que su resultado, y posterior influencia en la gobernabilidad, tenga su recompensa a escala nacional”.

Una derrota en esta contienda podría provocar, especialmente, una mayor división interna en Génova y Ferraz. “De aquí al 25S todo es un teatro. Pero, sobre todo, quien más se juega es Pedro Sánchez, si sufre un mal resultado en estas autonómicas, las voces que pedirán un congreso del partido y su posible sustitución no tardarían en llegar”, señala el politólogo.

¿LLEGARÁ LA PAZ TRAS LA III GUERRA DE LOS COMICIOS?

El final del conflicto político debe firmarse antes del 31 de octubre, de lo contrario, los electores rasos deberán preparar de nuevo su papeleta para acudir de nuevo a la lucha en la urna. Un hecho que Ignacio Martín Granados considera “un insulto a los ciudadanos decir ‘usted no ha votado (combatido) bien”, aunque señala que “las presiones internacionales pueden evitar este hecho, porque si es por los actores políticos nacionales seguro que habrá unas terceras elecciones”, indica.

Un caso extremo que puede no lograr acabar con esta situación disputa política, como señala el catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid, Julián Santamaría, “nadie garantiza que unas terceras elecciones arreglen nada, ni beneficien a algún partido”, señala en declaraciones a Bolsamanía en el II Congreso Internacional del Máster en Comunicación Política organizado por Next IBS.

Por último, para el periodista y presidente de Next IBS, Manuel Campo-Vidal, se ha llegado a este punto del conflicto debido a que los dirigentes políticos anteponen “su propia supervivencia o los intereses partidistas a los intereses generales del país”. Y en una III Guerra de los Comicios se puede producir “una abstención muy pronunciada que deslegitimaría los resultados.”, indica.

Más en MSN:

El PSOE afirma que "los líderes de Podemos no tienen credibilidad"


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon