Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La historia interminable de Abengoa: un escollo en México retrasa otra vez su recapitalización

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 15/02/2017 Rubén J. Lapetra

Está siendo un proceso largo, kafkiano, pero sigue sin resolverse. Más de 15 meses después de iniciar su proceso de reestructuración, Abengoa todavía no ha firmado su salvación del concurso de acreedores, ni ha creado una nueva estructura societaria, ni tiene nuevos accionistas, ni tampoco ha llegado el dinero comprometido por bancos y fondos de inversión para rescatar la empresa. El todavía grupo de la familia Benjumea ha pedido una dispensa (waiver) a sus acreedores hasta el próximo martes 28 de febrero para rediseñar su propia operación de rescate en connivencia con fondos y banca.

La compañía sevillana -que el pasado 25 de octubre finalizó el proceso de adhesiones con sus acreedores financieros- se enfrenta a un nuevo obstáculo para culminar el proceso: el concurso de su filial en México y la oposición allí del Banco Base, uno de las principales entidades del país, que ha criticado voz en alto el oscurantismo y opacidad con que se está desarrollando el proceso. Por las mismas razones, tanto S&P o Fitch han retirado sus calificaciones sobre la deuda la compañía española, cuyos ratings estaban en situación de impago selectivo y en su punto de riesgo más alto. Moody's, sin embargo, mantiene todavía un rating de Ca -el segundo más bajo posible- para la compañía.

Abengoa debe a los acreedores en México del orden de 2.000 millones de pesos (apenas 90 millones de euros al cambio actual), apenas un vaso de agua en la piscina de deuda de la compañía sevillana (10.000 millones). Se trata de una cantidad relativa pequeña, pero suficiente como para hacer virar el barco y obligar a Abengoa a modificar el diseño de su operación de reestructuración que reducirá en dos tercios el tamaño de la empresa y la deuda a poco más de la mitad.

“Sobre la situación de concurso de Abengoa México, como ya indicó la compañía, se trata de un escenario que ha sorprendido porque los informes se pronunciaba en contra de la declaración del concurso mercantil, pero la compañía ya está trabajando con los fondos en el diseño de una alternativa”, reconocían fuentes próximas a la empresa hace algunos días. Según confirmó Abengoa este martes a la CNMV, el grupo sevillano aislará ahora México para poder inyectar el dinero que necesita para crear su nueva estructura empresarial y recibir 650 millones de euros en nuevo capital. Además, Abengoa necesita otro tanto para afrontar vencimientos, refinanciaciones y pagos relacionados con la deuda.

© Proporcionado por Bolsamanía

En total, prevé recibir cerca de 1.200 millones de euros de sus futuros dueños en el marco de un acuerdo que se gestó entre un grupo de bancos acreedores encabezados por Santander, Caixabank y Credit Agricole, junto a otro grupo de fondos de inversión integrado por Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, The D.E. Shaw Group, Elliott Management, Oaktree y Värde.

El acuerdo de rescate de Abengoa ha supuesto para los acreedores aceptar quitas de hasta el 97% en algunos casos a cambio de una porción de acciones y el pago con bonos de nueva emisión. En líneas generales, la nueva Abengoa estará participada 50% por los bonistas y 'hedge funds'; aproximadamente un 40% estará en manos de la banca acreedora; otro 5% para los avalistas y otro 5% en manos de los actuales accionistas, entre ellos, las familias Benjumea y Abaurre.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon