Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La libra, en mínimos de una semana después de que Carney asegure que ahora no es momento de subir tipos

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía hace 4 días Noemí Jansana

La atención de los operadores del mercado de las divisas vuelve a la libra que se ha depreciado hasta un mínimo de una semana después de que el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés), Mark Carney, haya enfriado las expectativas de subidas de tipos. Durante una conferencia privada en el Ayuntamiento de Londres, el banquero central ha asegurado que ahora no es el momento de elevar las tasas y la libra cae un 0,6% en la jornada.

Esta es una gran semana para la libra. La divisa remontó por encima de los 1,2800 dólares en la sesión del lunes, coincidiendo con el arranque de las negociaciones sobre los términos de divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea (UE). Pero este martes ya había cedido un 0,5% desde este nivel de precios, después de que la primera jornada sobre las conversaciones haya acabado con lo que muchos han considerado una victoria de Bruselas, que ha logrado imponer su calendario para proceder en las largas semanas y meses que quedan por delante. No obstante, las informaciones y titulares verdaderamente significativos aún tardarán en llegar y, mientras tanto, la atención de los operadores se ha centrado, como cabía esperar en las palabras del gobernador del Banco de Inglaterra.

“Después de la inesperada agresividad de la reunión del Banco de Inglaterra de la semana pasada y la incertidumbre económica y política de la derrota de May, la perspectiva del banco central en el futuro podría decidir si el cable (libra/dólar) rompe los 1,2830 dólares o los 1,2650 dólares”, apunta la fundadora de BK Asset Management, Kathy Lien. “La libra esterlina operaba a la baja en las recientes horas porque los inversores se han curado en salud ya que saben que Carney es generalmente más cauteloso que otros primeras espadas de los bancos centrales”, indica la analista. La negativa del banquero central a mostrarse de acuerdo con el optimismo de los 3 miembros de MPC que votaron a favor de aumentar las tasas inmediatamente, provocará un mayor desplome de la libra", asegura la experta.

Por el momento, la postura de Carney es la de no tocar las tasas de interés, actualmente en el mínimo histórico del 0,25%. "Desde mi perspectiva, dadas las distintas señales provenientes del consumo y la inversión, y dadas las todavía suaves presiones inflacionistas a nivel doméstico, particularmente un crecimiento anémico de los salarios, aún no es el momento de comenzar dicho ajuste", ha declarado el banquero.

EL DÓLAR, ALCISTA EN EL CORTO PLAZO

Por otra parte, el ‘billete verde' sigue gobernado por los alcistas después de que el mercado acabara por comulgar con la postura exhibida por la Reserva Federal de EEUU (Fed) de normalización de su política monetaria. Y los comentarios del presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, han ofrecido más razones para seguir aupando a la divisa estadounidense, que se ha catapultado a un máximo de tres semanas contra el yen, hasta casi los 111,800 unidades, mientras que el euro sigue deprimido, por debajo de los 1,1150 dólares.

La apreciación contra la moneda nipona, en una semana, es de un 2,7% desde el mínimo de dos meses que la divisa de EEUU alcanzó el pasado 14 de junio. El impulso más reciente ha llegado para el dólar después de que Dudley señalara que la mejora de las condiciones del mercado laboral también incidirá positivamente en la inflación, que acabará por repuntar. “En el corto plazo, esperamos que la fortaleza del dólar persista, más después de que las palabras de Dudley hayan acabado por convencer a los más escépticos de que la Fed proseguirá con las subidas de tipos proyectadas para 2017”, indican expertos de Danske Bank.

“El optimismo de Dudley acabará por conducir al dólar/yen hasta la franja de los 112,00 yenes y al euro/dólar, hasta mínimos de un mes, en los 1,1100 dólares”, asegura Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management. Durante la sesión del lunes, el euro escaló ligeramente por encima de los 1,1200 dólares, mostrando una limitada reacción a la victoria por mayoría absoluta del presidente francés, Emmanuel Macron, en las elecciones legislativas en Francia. “La velocidad con la que los inversores superaron estas buenas noticias para la Eurozona, demuestra que estamos ante una nueva etapa de debilidad para la ‘moneda única”, asegura Lien.

“Desde el punto de vista de los datos macroeconómicos, esperamos que en el corto plazo se deje atrás la fortaleza de meses recientes, hecho que contribuirá a añadir presión a la moneda única, que podría romper los 1,1100 dólares y acabar por ceder hasta los 1,1000 dólares”, indica la analista del mercado de las divisas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon