Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La libra no logra desmarcarse tras el reciente desplome y el dólar sigue avanzando

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 11/10/2016 Noemí Jansana

Si una palabra puede describir el comportamiento de las divisas y, especialmente de la libra, tras la sesión de infarto del viernes, 7 de octubre, es resaca. Las principales monedas no han dejado movimientos destacables en la pasada sesión, si acaso el lento pero seguro avance del dólar, que deja ganancias ante todos sus rivales.

© Proporcionado por Bolsamanía

La moneda británica sigue consolidando las abruptas pérdidas tras el flash-crash que dejó unos mínimos de 31 años contra el billete verde y parece incapaz de despegar desde el nivel de los 1,2300 dólares. Contra la moneda única, sigue operando en torno a las 0,9000 libras.

Analistas y expertos consultados explican el comportamiento de la divisa como que sigue completamente dominada por los temores que genera el “Brexit duro” que anticipa el cruce de declaraciones entre la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, y sus homólogos en la Unión Europea (UE). De hecho, los recientes resultados de los datos macroeconómicos no explican que la divisa no logre remontar hasta, al menos, los 1,2500 dólares, según Michael Hewson, analista de CMC Markets.

Las ventas minoristas dejaron una subida de un 0,4%, mucho mejor de lo esperado, dado el pobre desempeño de agosto; sin embargo, el precio sigue fuertemente atraído por los recientes mínimos. “Parece que la moneda ha actuado como un airbag, por ahora, y ha absorbido prácticamente todo el impacto que la salida de la UE puede llegar a tener en la economía del país”, explican desde Bloomberg. Sin embargo, en el medio plazo los efectos serán igualmente notables ya que la debilidad de la moneda obligará a las compañías a rebajar sus previsiones de resultados, disparará la inflación y puede provocar que una de las monedas consideradas como de reserva mundial acabe cayendo en desgracia.

Así, los futuros de las divisas muestras como “las apuestas bajistas contra la libra crecieron sobremanera la semana pasada hasta alcanzar máximos de varios años, espoleadas por la incertidumbre del Brexit”, explican desde Rabobank.

El posicionamiento de los futuros del International Money Market del Chicago Mercantile Exchange también muestra que las posiciones largas en dólares aún mostraron un mayor declive la semana pasada, hasta alcanzar el nivel más bajo desde mayo. Analistas de Rabobank creen que este comportamiento de los operadores es debido a que “el mercado sigue mostrándose escéptico ante la posibilidad de que las subidas de tipos de la Reserva Federal (Fed) empiecen en septiembre y empiezan a anticipar que se verá un lento y endurecimiento de la política monetaria de EEUU a lo largo de 2017”.

DÓLAR FIRME

Las últimas declaraciones de un miembro del banco central de EEUU han llegado de la mano del presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, quien ha dicho que se muestra favorable a una subida de tipos en diciembre, pero que prefiere “ver el progreso en la economía y la inflación antes de decidir”. A pesar de la decepción que los datos del mercado laboral dejaron en el mercado, que esperaba una mayor creación de empleo, Evans ha considerado que 156.000 nuevos puestos de trabajo en septiembre es un “buen número”, con lo que el incremento del precio del dinero en diciembre, sigue siendo una opción.

Así, el billete verde sigue con el buen tono exhibido en el arranque del mes de octubre. De hecho, en su cruce contra el euro a duras penas deja que la moneda única mantenga el importante soporte en los 1,1120 dólares.

Michael Hewson recuerda que el Euro/Dólar presenta un mínimo de siete semanas en los últimos siete días, con lo que es más que probable que rompa el nivel de los 1,1100 dólares y visite los mínimos de agosto en los 1.1040 dólares.

José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía, advierte que, aunque el precio parece encaminado a perder los soportes, "si hay un momento ideal para intentarlo por el lado largo (o alcista) es ahora con un stop loss en precios de cierre por debajo de los 1,1100 y objetivo para el rebote en los 1,12400 (por donde pasa la directiz bajista que une los máximos decrecientes desde mediados de agosto)".

Gráfico Euro/Dólar

El avance del dólar también ha llevado a que se cambie cerca de los 104 yenes, con el Dólar/Yen operando en un rango de un 1% durante la sesión asiática. Sin datos económicos relevantes, se espera que la divisas operen impulsadas por el apetito por el riesgo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon