Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La libra sufre un 'flash-crash' y se desploma más de un 6% en la sesión asiática

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 07/10/2016 Noemí Jansana

El gran colapso de la libra ha llegado antes de lo previsto. La fuerte presión vendedora a la que se ha visto sometida la moneda británica, por los temores en torno a un Brexit duro, se ha cebado en el cambio de la divisa británica contra el billete verde, que se ha desplomado hasta niveles cercanos a los 1,1840 dólares, y contra el euro, que se ha apreciado hasta casi 0,93 libras.

La debacle se ha producido poco antes de la apertura del Nikkei, cuando una combinación entre titulares sobre el Brexit, ansiedad entre los operadores y “fat fingers” -como se conoce a los errores de los brokers en la jerga del mercado- ha dejado precios por debajo de los 1,12 dólares en algunas plataformas de trading. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ya ha solicitado al Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés), que "analice los eventos ocurridos en torno al 'flash-crash' de la libra en la sesión asiática".

La situación ha durado cosa de unos segundos y la divisa británica en seguida ha remontado hasta los 1,25 dólares, pero se mantiene por debajo de este importante nivel de soporte, con caídas hasta niveles por debajo de los 1,23 dólares. “Oficialmente la excusa es que han fallado los algoritmos”, explica el equipo de analistas de Rabobank y añade: “Una explicación que es la nueva y tecnológica versión de ‘fat fingers”. Sin embargo, la última hora de los mercados es que el Banco de Inglaterra (BoE) ya está investigando el mini crash de la libra, aunque un portavoz del banco central ha declinado hacer más comentarios al respecto, según Bloomberg.

La virulencia de los movimientos se ha seguido sintiendo toda la sesión, porque la libra ha caído con fuerza. La divisa británica cede un 1,7% contra el dólar, hasta los 1,24 dólares, y un 1,8% contra el euro, hasta los 1,11 euros.

Gráfico intradiario del euro/libra, en libras por euro

© Proporcionado por Bolsamanía

"Parece que los algoritmos están detrás de la escasa liquidez que ha arreciado contra la libra", ha explicado un operador del Banco de Norte América a Reuters. "No hay razón alguna para que la libra se haya vuelto tan loca... Han sido unos minutos de infarto", ha relatado.

El experto en divisas Ashraf Laidi culpa también a la escasa liquidez del mercado que habitualmente se da en la sesión asiática. "No digo que no se deba a un error humano, pero no es el único factor". También explica Laidi que en las últimas seis semanas "hemos asistido a las reacciones de la libra ante la escalada de declaraciones entre el Ejecutivo británico y los dirigentes de la Unión Europea (UE) sobre cómo deben ser las negociaciones de la salida de Gran Bretaña de la Unión".

Analistas de JP Morgan, en cambio, descartan el error humano entre las causas del derrumbe de la divisa. “La autopsia post mortem del movimiento indica que sí había un elevado volumen en el mercado, la causa hay que buscarla mas bien en un mercado unidireccional donde la presión vendedora se vio exacerbada por el salto en cascada de posiciones stop-loss, incluso por parte de los operadores principales del mercado o ‘market makers”.

Desde el banco de inversión creen que, en cambio, la acción del precio es “consistente con el riesgo de un ajuste en la elevada volatilidad de la libra, que lleve a los inversores extranjeros largoplacistas a comenzar a repatriar su exposición a la libra, algo que no pasó en el período previo al referéndum o inmediatamente después”.

EL TRASFONDO POLÍTICO

JP Morgan también critica que se atribuya la acción del precio a cualquier catalizador en forma de noticias, sin embargo, la respuesta a las declaraciones de la primera ministra británica sobre un “Brexit duro” que han llegado de la mano del presidente de Francia, François Hollande, también se cuentan entre las razones del movimiento. Hollande ha dicho que la UE se tiene que mantener “firme” ante Reino Unido, informa Reuters. “Al menos esta vez no hay que culpar al Gobierno británico del desastre, un hecho que reconforta, aunque sea mínimamente, en un mercado absolutamente inundado por la libra”, explican los expertos de Rabobank.

Pero del otro lado del Canal de la Mancha, Theresa May ya había puesto a los mercados en vilo con sus mensajes a “los Veintiocho” sobre que el Brexit es una revolución silenciosa y que esperan unas duras negociaciones por delante.

También había “disparado” contra el Banco de Inglaterra (BoE), criticando el impacto de una política monetaria flexible. Los envites de la primera ministra habían dejado a la moneda del país en una precaria posición y expuesta a ataques especulativos.

La incertidumbre política no aflojará en los próximos meses, de hecho es más que probable que los nervios en los mercados y la volatilidad aumenten la vulnerabilidad de la libra contra sus principales rivales. De confirmarse en cierres una rotura de los 1,25 dólares, el siguiente destino para la Libra/Dólar son los mínimos de 1985 -que también lo son de los últimos 45 años- en los 1,05 dólares.

El brusco retroceso experimentado por la libra representa la mayor caída frente al dólar desde el descenso del 11% registrado el pasado 24 de junio, coincidiendo con la noticia la victoria del 'Brexit' en el referéndum del Reino Unido sobre la UE.

ANÁLISIS TÉCNICO

Por ahora, la moneda británica parece querer consolidar sus abruptas pérdidas en torno a los 1,2400 dólares. Michael Hewson, analista de CMC Markets cree que para que el precio se estabilice, debe alcanzar el nivel de los 1,2850 dólares para estabilizarse.

Sin embargo, la jornada de este 7 de octubre entraña otros riesgos: la publicación de los datos sobre el mercado laboral de EEUU. Un informe de empleo que supere el consenso de mercado en los 172.000 nuevos puestos de trabajo creados en septiembre, también afectará a la vulnerable libra, que podría experimentar nuevas caídas en la sesión de EEUU, explica Lukman Otunuga, analista de FXTM. “La ansiedad sobe el Brexit está tan fuertemente enraizada en la divisa británica que permanecerá deprimida por largo tiempo y deja los precios muy vulnerables”, asegura el experto.

Con respecto al Euro/Libra, José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía explica que ya "advertíamos de que el cruce Euro/Libra se encontraba atacando la resistencia de los 0,88. Pues bien, durante la sesión asiática hemos asistido a un hundimiento de la divisa británica que ha llegado a depreciarse un 5% contra el euro". Por encima de este nivel, el experto no descarta "la vuelta a los niveles máximos alcanzados en diciembre de 2008 en los 0,98045. Evidentemente estamos hablando de un potencial objetivo de medio plazo, pero sin lugar a dudas es objetivo probable a tener en cuenta".

Gráfico Euro/Libra

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon