Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La magistrada que investiga la filtración de los correos de Blesa rechaza la recusación presentada por Silva

Europa Press Europa Press 11/06/2014 europapress

La ve "manifiestamente infundada", niega tener interés en la causa y afirma que nunca ha ocupado un cargo que comprometa su imparcialidad

La magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Susana Polo ha rechazado la recusación que ha presentado el juez Elpidio Silva, a quien investiga por la filtración de los correos del ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, al sostener que no tiene ningún interés "directo o indirecto" en el pleito y tampoco ha ocupado nunca un cargo público no jurisdiccional o administrativo que haya tenido relación con los hechos "en detrimento de su imparcialidad".

El juez, ahora suspendido cautelarmente de sus funciones, ha logrado este miércoles retrasar la declaración que había sido llamado a prestar en calidad de imputado por un presunto delito de revelación de secretos al pedir la recusación de la magistrada instructora Susana Polo.

En un auto, que es recurrible ante la Sala de lo Civil y Penal, Polo rechaza de plano la petición de Silva por ser "manifiestamente infundada" y refuta su argumento de que tiene interés en la causa. "No conozco de nada al imputado y ninguna ventaja o beneficio podría obtener de la instrucción o del resultado del pleito, sin que por mi parte haya tenido un criterio previo perjudicial o prejudicial contra él", argumenta.

La magistrada califica de "manifiestamente arbitraria" la causa alegada por el acusado para que se aparte de la causa a tenor de que no ha concretado el interés que le atribuye en este procedimiento.

En cuanto a su participación en la instrucción de la causa abierta contra Silva por presunta prevaricación en el 'caso Blesa', afirma que este proceso no es "heredero" del otro, sino que es consecuencia directa de la investigación llevada a cabo en el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid. "Si bien coincide la persona del imputado, la investigación versa sobre hechos y delitos distintos", añade.

Rechaza también el motivo esgrimido por Silva, que decía que su imparcialidad estaba comprometida por haber ocupado cargo público o administrativo en el que ha tenido conocimiento del objeto del litigio. "Se trata de una causa totalmente infundada pues no he ocupado nunca un cargo público -no jurisdiccional-- o administrativo, sin que se aporte por el solicitante dato o indicio alguno al respecto".

En el marco de esta causa, Silva está imputado por un supuesto delito de revelación de secretos del artículo 417 del Código Penal, que castiga al funcionario que revele secretos de terceros de los que tenga conocimiento por razón de su oficio y que conlleva penas de multa, inhabilitación e incluso prisión.

TESTIGOS DESDE EL VIERNES

La instructora mantiene las citaciones en calidad de testigos, señaladas para el viernes y el lunes, de ocho personas que indiciariamente han sabido que Silva tuvo acceso al contenido de estos e-mails, "estudiaron con él su posible utilidad o le ayudaron a publicarlos". Entre ellas, se encuentran abogados, periodistas o peritos.

En el marco de esta causa, la magistrada ha requerido a la Editorial Planeta que remita a la sede judicial todas las versiones del libro 'La justicia desahuciada', del que es autor Elpidio Silva, y le conmina a especificar las fechas de recepción y las personas o direcciones de correo electrónico desde que se enviaron.

Polo ha tomado esta decisión después de que la Fiscalía solicitara abrir una investigación por la difusión de unos correos que fueron "ilícitamente obtenidos", tal y como declaró la Audiencia Provincial de Madrid y que ascendieron a 8.777 e-mails.

El fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, apuntó a la existencia de indicios de delito de infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos, después de que el magistrado Jesús Gavilán preguntara por la conveniencia de esclarecer estos hechos.

El afectado, Miguel Blesa, ha denunciado el "gran daño" personal y familiar que Silva le causó durante la instrucción y le ha acusado de intervenir sus correos para "arruinar" su "reputación personal y profesional" y de "auspiciar" que su contenido tenga la máxima difusión, según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press.

Por otra parte, Silva, suspendido provisionalmente de sus funciones, será de nuevo juzgado desde el próximo 7 de julio por presunta prevaricación continuada, retraso en la Administración de Justicia y dos delitos contra la libertad individual de Miguel Blesa, a quien envió en dos ocasiones a la cárcel. En esta causa ha recusado también a dos de los tres miembros del tribunal, Arturo Beltrán y Eduardo Urbano, y está pendiente que se resuelva este incidente.

El líder de Movimiento Red también ha sido denunciado por una testigo protegida por supuestos malos tratos psicológicos, una causa que será investigada en los Juzgados ordinarios de Madrid al concernir a hechos presuntamente cometidos al margen de su cargo como magistrado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon