Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La nueva cúpula del PSC se estrena tratando de reconstruir los puentes con el PSOE

Bolsamanía Bolsamanía 07/11/2016 Bolsamanía

Los socialistas catalanes han cerrado un congreso clave con una completa renovación de su cúpula directiva y la voluntad de volver a construir las maltrechas relaciones con el PSOE. El cónclave del PSC ha centrado parte de la atención el fin de semana, ya que se esperaba que el recién reelegido primer secretario del partido, Miguel Iceta, ofreciera la “pipa de la paz” a la gestora que dirige Javier Fernández a nivel estatal.

Iceta se ha mostrado conciliador y ha llamado a mantener el protocolo de relaciones entre los socialistas catalanes y el PSOE, que establece entre ambos una relación de hermandad. Asimismo, ha reivindicado que se reconozca a Catalunya como nación, especialmente desde el socialismo. En su discurso de cierre del XIII congreso del PSC ha señalado que "el compromiso del PSC con Catalunya es también un compromiso con España" porque todos los socialistas comparten un proyecto territorial y socioeconómico por el que lucharán con empeño, recoge Europa Press.

"El PSC no piensa renunciar a tener un proyecto para España, nos sentimos parte de este proyecto y no nos gustaría que algunos, por activa o pasiva, nos dejaran de lado y nos expulsaran de la posibilidad de compartir un proyecto conjunto", ha avisado en relación a la demanda de algunos barones socialistas de que el PSOE rompa sus relaciones con el PSC tras la ruptura de la disciplina de voto. "O nuevo inicio o inutilidad. Un nuevo inicio al servicio de la gente" como instrumento de cambio que representa el catalanismo no independentista y la socialdemocracia, ha defendido Iceta.

La gestora del PSOE ha recogido el testigo y en un apunte en Twitter se ha apelado a la “fraternidad” a la que hacía alusión Iceta.

Finalizado el congreso @socialistes_cat, mandamos un abrazo fraternal a los compañero/as y deseamos suerte a la ejecutiva entrante.

— PSOE (@PSOE) November 6, 2016

Este escenario hace pensar que de uno y otro lado se procederá al deshielo en las relaciones entre ambos organismos, que ha sido la tónica dominante después de que los diputados del PSC rompieran la disciplina de voto en la investidura de Mariano Rajoy, como presidente del Gobierno. Ahora, la decisión final sobre los vínculos que mantendrán ambos organismos se acabará de tomar en el congreso que también deberá celebrar el PSOE.

© Proporcionado por Bolsamanía

Varios barones socialistas se han significado a favor de romper con el PSC y expulsarlo de los órganos de decisión del PSOE por no haberse abstenido ante Rajoy, aunque es algo que debe decidirse en los congresos de ambos partidos como espacio para modificar los Estatutos, en los que se recoge la relación federal. Por ahora, la federación catalana ha optado por mantener el status quo entre ambos partidos.

REUNIÓN CON LA GESTORA

El futuro más próximo pasa por una reunión entre la gestora del PSOE y la nueva cúpula del PSC. La flamante número dos de Iceta, Núria Marín, ha dicho, en declaraciones a Rac1 que no tiene noticia de que se haya convocado aún el encuentro, pero no duda de que se celebrará en breve.

Iceta, por su parte, ha asegurado este lunes que llamará en las próximas horas al presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, para reunirse con él cuanto antes y defenderá un "tratamiento específico" para el PSC. En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha reivindicado que debe entenderse que el PSC no podía asumir la disciplina de voto del PSOE para facilitar la investidura de Mariano Rajoy porque a él le atribuye buena parte del bloqueo de relaciones entre la Generalitat y el Estado: "Es muy importante que en el PSOE haya plena conciencia de que la situación catalana requiere reconocer alguna excepción, como con la votación a Rajoy".

Iceta ha defendido que se mantenga la hermandad entre el PSC y el PSOE pese a esta discrepancia: "No me gustaría que se entendiera que el PSC se desentiende de España y que el PSOE se desentiende de Catalunya, sería un grave error".

CATALUÑA COMO NACIÓN

Iceta, además, ha expresado la voluntad del PSC de que es necesario que Catalunya sea reconocida como nación y "no hay que ver riesgo ni para la unidad de España ni para la fraternidad entre españoles" en ello. "Me siento español y no me da miedo decirlo, sobretodo si me quieren", ha ironizado Iceta después de las tensiones de las últimas semanas entre el PSC y el PSOE.

Iceta ha destacado que España es una comunidad de afectos y que es necesario luchar para que sentimientos distintos convivan en libertad y se enriquezcan, huyendo de etiquetas: "Se comenta mucho que si Picasso era malagueño, barcelonés o francés, y seguramente no era nada de esto: era Picasso".

Además del problema de reconocimiento de Catalunya como nación, Iceta ha dicho que se deben abordar tres cuestiones más en este ámbito: mejorar los recursos económicos -"Catalunya quiere ser solidaria pero también recibir un trato justo y equitativo"-, las competencias y la representación. Y ha apelado una vez más al diálogo, la negociación y el pacto como mejor receta para abordar el encaje de Catalunya porque "para no poner fronteras, alguien tiene que poner puentes" y ha recordado que el PSOE ha reclamado hasta en dos ocasiones que se abra una ponencia en el Congreso sobre este asunto pero el PP la ha rechazado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon