Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La OPA de CaixaBank por BPI muestra dificultades para las fusiones entre bancos europeos

Bolsamanía Bolsamanía 18/04/2016 Bolsamanía

Banco BPI, el tercer mayor prestamista de Portugal, recibirá una oferta pública de adquisición (OPA) por parte de CaixaBank, después de que no hubiera acuerdo con Isabel Dos Santos, y pese a las críticas de legisladores, empresarios y analistas del país sobre que el banco español tome el control de la entidad lusa.

CaixaBank ha anunciado este lunes una OPA sobre BPI condicionada a la eliminación de la limitación de votos y a que sobrepase el 50% del accionariado. Actualmente controla el 44,1% de la entidad. La operación valoraría a la entidad portuguesa en 1.622 millones de euros.

Este movimiento se produce después de que el Banco Central Europeo (BCE) exigiera a BPI reducir su concentración de riesgos en Angola, fijando como límite para solucionarlo el pasado 10 de abril. “Ante la imposibilidad de materializar un acuerdo, BPI ha solicitado al BCE un plazo adicional para cumplir con esos requerimientos”, dice CaixaBank, que durante semanas habría negociado la posibilidad de hacerse con el control de BPI y a la vez que este banco saliera total o parcialmente de la filial angoleña.

Precisamente el BCE trata de que se produzcan más fusiones transfronterizas que garanticen la solvencia de las entidades financieras y aceleren la 'limpieza' del sistema bancario de países más pequeños. Según fuentes citadas por The Wall Street Journal, la institución que preside Mario Draghi habría fomentado esta operación en Portugal.

© Proporcionado por Bolsamanía

INTERÉS DE BANCOS ESPAÑOLES EN PORTUGUESES

Varios bancos portugueses recibieron ayudas estatales en 2012, pero a pesar de ello siguen luchando contra la baja rentabilidad, la morosidad y los niveles débiles de capital. Los bancos españoles están interesados en tomar posiciones en el país, donde encuentra entidades baratas y cercanas en términos geográficos y demográficos, según informa The Wall Street Journal.

En diciembre, por ejemplo, Santander adquirió por 150 millones de euros el Banco Internacional do Funchal (Banif). Se hizo con los activos buenos, después de que Portugal rescatara a la entidad. El Parlamento de Lisboa ha abierto una comisión para investigar la gestión de Banif.

Las operaciones de entidades españolas en el país vecino no han pasado desapercibida en Portugal. "No creo que la concentración de los bancos portugueses en manos de los españoles sea una buena cosa. En tiempos de crisis, ¿quién decidirá acerca de la entrega de crédito a nuestras pequeñas y medianas empresas? ¿España? Esto no es bueno", aseguró al respecto Luis Marques Mendes, un exlíder del Partido Socialdemócrata de centro-derecha y un influyente analista, según recoge The Wall Street Journal.

En este sentido, el diario estadounidense destaca que es una opinión generalizada, y que muestra que las intenciones del BCE de que haya fusiones entre bancos de distintos países de la zona euro, pueden tener zancadillas a la hora de ejecutarse.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon