Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Playa de las Catedrales, un lugar único para las vacaciones de verano

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 10/06/2016 Bolsamanía

No hace falta viajar muy lejos para conocer lugares únicos y paisajes incomparables. A lo largo y ancho de España existen sitios especiales en los que podrás vivir experiencias magníficas durante tus vacaciones para ser la envidia de tus amigos. El verano está a la vuelta de la esquina y a quien no le apetece darse un chapuzón en la playa. La Playa de la Catedrales es un lugar único donde podrás estar rodeado por un entorno increíble entre las aguas del océano Atlántico y el mar Cantábrico.

La Playa de Las Catedrales se llama en realidad playa de Aguas Santas, pertenece a la parroquia de A Devesa de la localidad lucense de Ribadeo. Para llegar hasta esta playa tendrás que recorrer las playas de la Mariña Lucense, que es como se le a ese tramo de costa. La Mariña está compuesta de varias playas como la de Esteiro, la de Rinlo y, por supuesto, La Playa de Las Catedrales. Se encuentra en el punto en el que el Océano Atlántico pasa a ser el Mar Cantábrico y Galicia se da la mano con Asturias.

Un camino elevado de tablones de madera nos permite pasear entre las playas y acceder a ellas, al tiempo que protege el ecosistema dunar próximo a la costa, tal y como explica la web laplayadelascatedrales.net. Al caminar por el acceso es imposible ver la playa, ya que se paseamos por la parte superior de un acantilado de casi 50 metros de altura que nos permite disfrutar del paisaje a la izquierda y el espectacular horizonte del océano a nuestra derecha y La Playa de Las Catedrales tan solo es visible cuando nos acercamos al borde del acantilado.

Y aparece de repente, si vamos con marea alta, es probable que no veamos más que agua salvaje e indómita que choca contra las formaciones rocosas de la costa que no logran detener su batir contra las propias paredes del acantilado, pero si vamos con marea baja… aparece majestuosa, allá abajo y entendemos al momento por qué la llaman La Playa de Las Catedrales.

© Proporcionado por Bolsamanía

La acción constante del viento, la fuerza del mar bravío y el paso inexorable del tiempo, han conjugado su mano magistral para esculpir las paredes del acantilado como si se tratase de los arbotantes de una catedral de más de 30 metros de altura y las rocas próximas a la costa nos muestran caprichosas formas que recuerdan a esculturas.

Para bajar a La Playa de Las Catedrales debemos descender por unas largas escaleras conectadas con el paseo por el que caminamos. Hoy en día son unas seguras escaleras de madera con su barandilla para sujetarse que facilitan el acceso, pero hace años, se descendía por unos pequeños e irregulares escalones tallados en la roca, siempre húmeda por la acción constante del viento las olas y que acababan en un pequeño embarcadero en el que poder sentarse y mojar los pies cuando comenzaba a subir la marea.

A lo largo del paseo marítimo hay acondicionados unos miradores seguros para poder disfrutar del paisaje y no se recomienda el acceso al borde del acantilado en las zonas no protegidas. Asimismo, hay que tener mucho cuidado con las mareas cuando visitemos La Playa de Las Catedrales y no olvidar que al subir la marea, el agua inunda la playa colándose y batiendo por los recovecos de entre las rocas y creando peligrosas corrientes que recomiendan la prudencia ante todo.

No es una de las playas más recomendables para el baño, para eso es mucho mejor la playa de Esteiro, con la que La Playa de Las Catedrales se comunica al bajar la marea y que es la siguiente si seguimos nuestro caminar por el paseo marítimo, mas amplia y abierta, sin tantas rocas y con un acceso mucho más cómodo. Aún así no hay que olvidar que La Playa de Las Catedrales es bandera azul y que en sus alrededores cuenta con un gran numero de servicios e instalaciones para los visitantes.

La Playa de Las Catedrales es para mirarla, para disfrutarla, para fotografiarla, para ver como cambian las luces y las sombras a lo largo del día y como las rocas proyectan su silueta apagando los reflejos de la arena al caer la tarde; para escuchar el batir del agua entre las piedras milenarias yasombrarnos una y otra vez de lo bella que puede ser la naturaleza.

Para llegar a La Playa de Las Catedrales podemos hacerlo por la costera carretera comarcal LU-P-610 que podemos tomar en Ribadeo. En las proximidades encontraremos pequeñas localidades en las que buscar alojamiento e incluso hay un camping entre La Playa de Las Catedrales y la playa de Esteiro con un gran ambiente en verano y que tiene un chiringuito y restaurante que suele estar a rebosar de turistas y playeros. Para estar al tanto de las mareas se ha creado una aplicación para smartphones llamada As Catedrais que permite conocer las mareas vivas de la zona.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon